Políticas

Espacio para ideas nuevas

Por Waldo Mendiluza

El Partido Comunista Francés (PCF) cumplió en diciembre 100 años de fundado, una celebración en la que sus líderes piden no olvidar el pasado, pero sobre todo llaman a mirar a un futuro centrado en el ser humano y su bienestar.

Exposiciones y videoconferencias de dirigentes y personalidades marcaron las actividades del mes, en medio del impacto de la Covid-19, pandemia que deja escaso margen para el encuentro y el debate.

Ello no impidió que retumbara el espíritu de lucha en las paredes del emblemático edificio de la parisina plaza Colonel-Fabien, instalación diseñada y ofrecida a los comunistas franceses por el famoso arquitecto brasileño Oscar Niemeyer.

Muchas cosas cambiaron desde aquellas jornadas del 25 al 30 de diciembre de 1920, cuando el Congreso de Tours dio lugar a la creación de la Sección Francesa de la Internacional Comunista, considerada por la organización un acontecimiento en la historia política y social que ayudó a estructurar la izquierda y las luchas de clases en el país.

Sin embargo, como hace 100 años, el comunismo es la juventud del mundo, subrayó en su discurso a propósito del aniversario el secretario nacional del PCF, Fabien Roussel, quien señaló que, frente al viejo sistema capitalista, no existe otro camino que el de las ideas radicalmente nuevas, “y esta celebración es un comienzo”.

De acuerdo con el también diputado a la Asamblea Nacional por el departamento de Norte, el capitalismo ya tuvo su momento de guerras, crisis y enfrentamientos entre pueblos, inducidos por las políticas imperiales.

Necesitamos una era de paz, y es el comunismo el nombre de esta esperanza para la humanidad, afirmó en la intervención central de la jornada 100 años de historia y 100 años de futuro, que tendrá varias actividades en 2021, a partir de las limitaciones impuestas por el SARS-CoV-2 y las medidas decretadas para enfrentarlo.

En entrevista Roussel mencionó entre las prioridades del PCF defender el combate al desempleo y a la pobreza, fenómenos agravados por la pandemia.

Sufrimos un retroceso en el poder de compra y sucesos como la deslocalización de fábricas, con miles de personas que pierden sus puestos cuando los dueños deciden mover las empresas hacia otra nación, en una postura inadmisible y desleal, que podemos considerar una traición económica, advirtió.

El dirigente político demandó un espacio para todos los franceses en la recuperación y el crecimiento tras las consecuencias de la Covid-19, lo cual a su juicio pasa por la preservación del empleo, la erradicación de la pobreza y la igualdad de oportunidades.

Respecto a la proyección internacional, Roussel reiteró la solidaridad con los pueblos y el rechazo a las conflagraciones y los bloqueos que los agreden.

En ese sentido, condenó el cerco económico, comercial y financiero de Estados Unidos contra Cuba y compartió con este semanario sus expectativas de que el presidente electo en el país norteño, Joe Bi-den, ponga fin a la hostilidad hacia la isla, impuesta por el mandatario saliente, Donald Trump.

Esperamos que Biden marche hacia una paz real con Cuba, porque en estos tiempos de la Covid-19 necesitamos el cese de las tensiones y los bloqueos, para que los esfuerzos se concentren sin restricciones en la atención a los pacientes, los sistemas de salud y el acceso a la vacuna, insistió

últimas Noticias
Noticias Relacionadas