Editorial

El PLD es un partido mayoritario; quienes obtuvieron menos del 5 por ciento de los votos, no lo son.

Es a grandes rasgos las conclusiones de la decisión adoptada por la Junta Central Electoral al dar a conocer la Resolución 01-2021 sobre los criterios que serán tomados en cuenta para establecer el orden numérico en que los partidos deberán figurar en los documentos oficiales electorales y en los recuadros de las boletas y el Reglamento para la contribución económica del Estado.

Los criterios adoptados fueron en base a los votos válidos obtenidos de manera individual por cada partido político en los niveles presidencial, senatorial y de diputaciones en las elecciones del 5 de julio de 2020.

La declaratoria de mayoritarios a los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Moderno (PRM) lleva consigo la asignación del 80% de la contribución económica del Estado, tras obtener de forma individual más de un 5% del total de los votos emitidos en las elecciones del pasado 5 de julio, tal y como lo ordena la Ley.

Es en ese aspecto que se presenta el absurdo del partido que, apenas alcanzando el 4.54 por ciento, pretende que se le reconozca como mayoritario, con los contradictorios argumentos del derrotado candidato presidencial, quien arguye inconstitucionalidad en la decisión de la JCE.

Se recuerda que una resolución anterior igual a la ahora adoptada, que favorecía a una de las agrupaciones que cargó su candidatura, la consideraba un triunfo de la razón y de la verdad, lo que a su juicio permitía que la boleta electoral fuera más plural.

La alianza de unos supuestos opositores con el Gobierno ha quedado desenmascarada, porque los números no mienten.

El mensaje está bastante claro son los números y la identificación de los electores que demuestran que el PLD sigue siendo una organización fuerte y que se consolida con la transformación que se impulsa en la amplia consulta que es su IX Congreso Ordinario.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas