Editorial

En el tramo final de un Congreso transformador

ntrando en el tramo final de la fase electoral del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), su Comisión Organizadora, que ha trabajado sin descanso, aprovechando el tiempo y adaptándose día a día a las circunstancias y retos de relanzar al Partido, ofrece una nueva muestra de transparencia, organización y disposición al trabajo.

Invitó a la representación de  medios de comunicación a la sede nacional del PLD para mostrarle el enorme taller informático en que se transformó su principal salón en donde se insertan las boletas y software para el voto de los electores el domingo 14 de febrero.

Se ha preparado un esquema técnico moderno, transparente, que garantiza el voto individual y secreto con un control  de calidad que certifica eficiencia y garantiza la sumatoria de los resultados totales y su transmisión  en tiempo prudente.

Mostrando lo que se hace al público, se presentaron también los números que describen el arduo trabajo que reafirman la democracia interna del PLD, colocándose nuevamente a la vanguardia del sistema de partidos.

En las elecciones de los nuevos 300 miembros estarán involucrados unos 6 mil miembros y dirigentes del PLD. Están convocados para ejercer el voto 164 mil 249 presidentes de Comités de Base, previa depuración de estos, entre los que se incluyen los miembros del Comité Central, los presidentes provinciales, municipales, de circunscripciones y de los Comités Intermedios, en todo el país.

Participarán 973 candidatos y candidatas por 110 plazas a nivel nacional y 190 a nivel local a la membresía del Comité Central.  Estarán habilitados 374 recintos electorales con 381 mesas para el voto electrónico.

Para las votaciones se ha previsto un protocolo sanitario y de distanciamiento que cumple a cabalidad con las disposiciones gubernamentales, razón por la cual no se permitirán más de 10 personas en cada mesa, en las que se dispondrá de materiales de desinfección para las manos, cumpliendo de esta forma con las medidas sanitarias correspondientes.

En medio de la tempestad que significa la pandemia Covid-19 y los virulentos ataques provenientes del Gobierno, del partido en el gobierno y de los grupos políticos de la oposición aliados al gobierno, se avanza al final de un Congreso transformador en el PLD, que pondrá a la principal fuerza política opositora  del país  en condición de enfrentar los desmanes e improvisación de una gestión que cada día se desdice de lo que prometió.

Resuena en los oídos de dominicanos y dominicanas el eco del cacareado “cambio”, que en verdad ha sido un recorrido   hacia atrás, en reversa, como dice el estribillo de la canción que alude la marcha de una guagua desvencijada y arruinada.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas