Opinión

Estímulos económicos durante la pandemia

Ante la incertidumbre que se cierne sobre la población dominicana, que por diferentes causas se encuentra en sus casas y sin trabajo, el gobierno debería buscar soluciones que estimulen las economías de este segmento laboral que por la pandemia del coronavirus ha visto mermar sus recursos.

Muchas personas han tenido que devolver casas, carros, enseres del hogar y otros bienes ante la imposibilidad de seguir pagando las mensualidades por la difícil situación que atraviesan y que se ha agudizado por el COVID-19.

Hay voces que se han levantado a favor de que se deje sacar a los empleados una parte de los ahorros que por años les han sido descontados de sus salarios cuando se encontraban trabajando. Aunque no se permita retirar un gran porcentaje del dinero retenido por las aseguradoras podría estudiarse la posibilidad de que pudieran sacar por lo menos la mitad de lo que proponen algunos grupos, es decir un 15%.

En Estados Unidos el presidente Joe Biden acaba de anunciar un gran paquete de estímulos económicos para las familias que se encuentran desamparadas en esa nación del norte de América.

En estos momentos ese país se encuentra a punto de alcanzar las 500.000 muertes y luego de un año de esta pandemia que ha ralentizado la economía mundial, aumentado el desempleo, cerrado muchos negocios y destrozado familias las cuales han perdido dos y más miembros, Biden espera que los demócratas en el Capitolio aprueben un alivio masivo de US$1,9 billones de dólares con lo que se pone a prueba su capacidad de cumplir sus promesas. El objetivo es que el proyecto de ley se firme y se apruebe el 14 de marzo próximo.

Mientras, debido a la devastadora crisis económica que se deriva de la pandemia de COVID-19, varios países enfrentan la emergencia usando todas las herramientas que puedan conseguir, dentro de los cuales se encuentran paquetes de estímulo fiscal, así como políticas monetarias las cuales les han permitido reactivar la economía y asistir a los más afectados por la crisis generada por la enfermedad, en estos momentos.

Países como Chile permitieron que los trabajadores retiraran partes de los fondos de las AFP, en dos oportunidades, en partidas de 10% y se espera que el Congreso apruebe otra partida de 10%, en los próximos días.

En Puerto Rico tienen el “COVID- Related Tax Relief Act of 2020” que es una ley federal que se aprobó en diciembre de 2020 y que incluye asistencia financiera para las personas que cumplan con los requisitos, beneficios de desempleo extendidos, fondos para educación y ayuda para los sectores que han sido económicamente impactados por la enfermedad.

En nuestro país, al inicio de la pandemia, los bancos siguieron el pedido de las autoridades monetarias del gobierno de permitir que los clientes tuvieran un respiro de tres meses para pagar sus deudas lo que llenó de esperanzas a todos los que se beneficiaron de esta gracia. Esto pudiera repetirse, ahora, para las personas que se encuentran desempleadas hasta que se determine que ya han conseguido nuevos ingresos o por tres meses más hasta que los operativos de vacunación surtan efectos y se reduzca el número de contagios y de fallecidos por la enfermedad lo que se traduce en bienestar colectivo para los ciudadanos.

Actualmente hay varios programas sociales, por parte del Estado, que llegan a un gran número de afectados económicamente por la pandemia y que fueron iniciativa de la gestión pasada, pero que no cubre al grueso de la población que ha quedado sin trabajo y que en junio 2020 representaban el 14%, es decir 313,983 desempleados, de acuerdo a datos del Sistema Único de Información y Recaudo (SUIR) que no han vuelto a cotizar ni se encuentran registrados en los programas de ayuda gubernamental.

Noticias Relacionadas