Seguridad Vial

Por: María Hernández

Sin importar que los peatones pagan impuestos al igual que ellos y que merecen un trato preferencial por encontrarse dentro de las víctimas más vulnerables cuando se habla de los involucrados en los accidentes que se producen en las vías, cientos de negociantes, de todo tipo, se adueñan de las aceras ante la mirada indiferente de las autoridades de distintas alcaldías que tienen en su poder leyes y reglamentos para actuar cuando se invadan estos espacios con chatarras, materiales de construcción, sillas, negocios improvisados, entre otros, que obstaculizan el libre tránsito de los que se desplazan por las aceras de calles y avenidas.

Desde hace algún tiempo, observamos como las aceras han sido utilizadas como depósitos de basura, escena que no se ve en ninguna otra parte del mundo y que es sumamente criticada por los turistas que cada año visitan la República Dominicana y por nuestros propios ciudadanos.

Estos turistas vienen a nuestro territorio de países en donde peatones y ciclistas tienen privilegio al momento de desarrollar cualquier planificación urbanística, en las vías, donde se les reserva un espacio específico que no puede ser utilizado por otros actores o usuarios de las calles como los conductores de vehículos pesados o livianos y tampoco por motoristas, como ocurre aquí, donde estos motociclistas no solo se suben por las aceras sino que lo hacen por vía contraria, sin importar que con su accionar priven de la vida a cualquier peatón.

Hay zonas específicas que parecen verdaderos mercados y en donde las aceras son utilizadas para la venta, en el suelo o encima de sacos, de yuca, plátano, frutas, ensaladas, cocos y otros productos en avenidas como la Duarte, José Martí, avenida Mella, la Barahona, y la Manuela Diez, en Villa Consuelo, en las inmediaciones del mercado, Isabel Aguiar, Kilómetro 9 con autopista Duarte y otras.

Además, desde la Manuel Ub­aldo Gómez hasta la ave­nida Juan Pablo Duarte y desde el Expreso V Cente­nario hasta el Expreso 27 de febrero y la avenida San Martín.

Muchas tiendas sacan afuera sus exhibiciones y los peatones tienen que caminar por una especie de túnel donde no pueden pasar dos personas, una al lado de otra, sino que tienen que ir una detrás de la otra por el estrecho carril que les han dejado para desplazarse.

Desde hace algún tiempo, ayuntamientos como el de Santiago vienen realizando operativos de recuperación de espacios públicos que buscan dejar libre de obstáculos las principales aceras del municipio. En un centro comercial del lugar estaban establecidos negocios ventas de ropas, talleres, electrodomésticos, comedores, ferreterías, cafeterías, y otros, que usan las aceras para exhibir sus mercancías y para prestar servicios de mecánica entre otros servicios, que se constituían en gran problema para los peatones y los cuales fueron retirados.

Mientras, las autoridades del ayuntamiento del Distrito Nacional comenzaron, tímidamente, a retirar chatarras, gomas viejas y otros enseres que obstaculizaban aceras de avenidas muy transitadas de la capital, por donde cruza una gran cantidad de vehículos, lo que ha llevado tranquilidad a los residentes en esos entornos y a los peatones que han visto liberar las aceras que son espacios construidos para ser usados por ellos, únicamente.

Noticias Relacionadas