Hablan los hechos

Por: Joel Michel

La restauración de los ecosistemas terrestres, marinos y costeros en la presente década es una prioridad establecida en las estrategias trazadas por las naciones de América Latina y el Caribe en defensa del medioambiente.

El esquema funcionará teniendo como guía el Plan de acción del decenio sobre la restauración de los ecosistemas, acordado en la XXII Reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, cuya sede fue Barbados.

Ese esfuerzo voluntario, único de su tipo, está destinado a revertir los efectos actuales de la degradación, así como los que podrían surgir en el futuro, según los organizadores de la cita virtual, finalizada el 3 de febrero.

La labor se vincula con el Decenio de las Naciones Unidas sobre la Restauración de los Ecosistemas 2021-2030, una iniciativa global para prevenir, detener e invertir la pérdida de esos conjuntos biológicos en todo el mundo.

Tal plan de acción se basa en mecanismos de cooperación y abarca diez líneas de trabajo, organizadas en tres vías a seguir.

La primera de ellas es promover un movimiento regional, que se logrará mediante la concientización pública, la visibilizarían de los defensores de la restauración de los ecosistemas y la introducción de esta problemática en las escuelas.

El compromiso político es la segunda línea, con la creación de liderazgo en la restauración medioambiental, el desarrollo de una estrategia de financiamiento innovadora y el diálogo regional de alto nivel.}

La tercera acción es impulsar la capacidad técnica, que se concretará a través de la inversión en investigación científica a largo plazo, un mayor acceso al conocimiento, el fomento de la colaboración y la enseñanza a profesionales en materia de restauración de ecosistemas.

América Latina y el Caribe constituye una región particularmente rica en términos de biodiversidad, con siete de los países más representativos de esta condición en el mundo.

A pesar de que el 24,2 por ciento de sus áreas terrestres y el 17,5 de las marinas están protegidas, muchos ecosistemas se degradaron de modo significativo, lo que amenaza el bienestar de las personas, el potencial de adaptación de los países al cambio climático y, en última instancia, la viabilidad de un futuro sostenible.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas