Opinión

Un Partido atrevido

Aunque algunos quieran ignorarlo y disminuirlo, el Partido de la Liberación Dominicana es el más osado y atrevido del sistema político de la República Dominicana y, muy probablemente, de toda la historia política de nuestro país.

La afirmación no es ociosa. Apenas han pasado 8 meses desde que el PLD perdiera las elecciones Presidenciales y Congresionales y menos de un año desde la derrota municipal, y ya el PLD ha realizado un amplio conjunto de reformas estatutarias y normativas validadas por las estructuras partidarias, así como la celebración de un proceso electoral interno exitoso, en el cual se eligieron los nuevos miembros de su Comité Central.

En medio de una pandemia que ha limitado la movilidad de los ciudadanos, el PLD ha apostado nueva vez por un proceso democrático al que acudieron alrededor de 50 mil Presidentes de Comités de Base, cuyo voto representa la voluntad de alrededor de un millón de personas, si tomamos en cuenta que un Comité de Base se conforma con un mínimo de 15 personas.

Mas aún, el proceso dejó un mensaje claro a la sociedad y al Partido. Lo que se manifestó en las urnas en los procesos electorales del año pasado llevó al PLD a una reflexión seria, que ha resultado en una combinación entre la fuerza renovadora de una nueva generación que busca un lugar en la dirigencia morada y lo mejor de la tradición peledeísta.

Hacia la sociedad, el PLD aporta un testimonio de fortalecimiento de los partidos políticos, una pieza clave de la paz democrática que debe vivir el país. No podemos ignorar que la mayoría, si no todos los países que se han volcado hacia el populismo y la inestabilidad política han sufrido la consecuencia la fragmentación de sus sistemas de partidos, una realidad que, sin importar el costo, debemos evitar en la República Dominicana.

El testimonio al que hacemos alusión se manifiesta en que ningún otro Partido del sistema político dominicano elige a los miembros de su organismo más representativo de la forma que lo ha hecho el Partido de la Liberación Dominicana. Para poner algunos ejemplos, el Comité Nacional del Partido Revolucionario Moderno, por ejemplo, integrado por hasta mil miembros, en lugar de someterse a elección nacional o local, surgieron de un conjunto de convenciones escalonadas que fueron conformando la dirigencia de dicho Partido.

En el caso del Partido Reformista Social Cristiano, su Comisión Política Nacional está integrada por 861 miembros escogidos en proporción a la población electoral. No se ha realizado un proceso democrático a nivel nacional para la elección de estos representantes.

Pero, además, el PLD marca un hito al realizar un proceso cuyos resultados fueron anunciados en su totalidad en menos de 48 horas. Los demás partidos han requerido de días, incluso semanas, para anunciar resultados. Más aún, hay casos en los que se vieron en la necesidad de hacer convenciones complementarias para completar las votaciones.

Finalmente, el PLD aporta un novedoso elemento a los procesos internos, que es el doble grado de jurisdicción interna, implementando la Comisión de Justicia Electoral, un órgano del Partido a cargo de los procesos de apelación de las decisiones tomadas por la Comisión Nacional Electoral.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas