Hablan los hechos

Por: William Urquijo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) redobla las alertas en torno a la desigualdad en la distribución de vacunas contra la Covid-19, fenómeno considerado por expertos como un lastre a los esfuerzos por contener la pandemia a corto y mediano plazo.

El acceso de los países a los antígenos desarrollados constituye un reflejo de las asimetrías económicas existentes a nivel global, reveló un informe del Instituto Samuel Robinson.

De acuerdo con un artículo publicado por el centro de estudios para el Pensamiento Original, con sede en Caracas, la posibilidad de superar la situación pandémica en un tiempo razonable depende de un proceso equitativo en la adquisición de las vacunas.

Asimismo, resulta probable que la inequidad en el acceso a los compuestos pueda prolongar o perpetuar el ciclo de proliferación del virus, al generarse nuevas oleadas, con énfasis en naciones rezagadas en el proceso de inmunización.

El Instituto Samuel Robinson citó cifras de Our World in Data, acordes a datos de la OMS, según las cuales América del Norte y Europa presentan el mayor porcentaje de población vacunada contra la Covid-19, con el 14,3 y el 14,9 por ciento, respectivamente.

En contraste, en África solo han logrado inmunizar hasta la fecha al 0,2 por ciento de los habitantes de ese continente, situación apreciada también en Asia (0,5) y América del Sur (1,7).

Las cifras revelan que Estados Unidos y Europa son los principales beneficiarios, paradójicamente, países ricos que en términos generales tuvieron un manejo de la pandemia poco satisfactorio o por debajo de lo esperado, estimó la fuente especializada.

El 17 de febrero último, el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, alegó ante el Consejo de Seguridad que más de 130 países no han recibido ni una sola dosis de los preparativos contra la Covid-19.

En cambio, el 75 por ciento de las inmunizaciones aplicadas hasta ese momento se había concentrado en tan solo 10 naciones, escenario que permanece sin grandes cambios y constituye un factor relevante en la lucha contra la pandemia.

El titular de la ONU subrayó que la distribución mundial de las vacunas ha sido “tremendamente desigual” e injusta.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas