Opinión

Día Internacional de la Mujer

La mujer es un ser humano con cualidades inigualables e insuperables cuando se le compara con el hombre. Es capaz de romper barreras sin importar qué tan difíciles sean, a la hora de obtener sus objetivos.

Han demostrado su grandeza en diferentes momentos de la historia y en todos los países del globo con su ingenio y capacidad de resistencia a cualquier fenómeno o turbulencia social, por indestructible que parezca.

Su destreza ha quedado plasmada hasta en las guerras y recuerdo cuando, hace apenas unos meses, una señora de unos 90 años empuñaba con valor su escopeta en la guerra de Armenia y Azerbaiyán para defender con firmeza su territorio.

También observamos como grupos de los derechos humanos y otras organizaciones no gubernamentales orientan a la población de muchos países, sobre todo de África, a cerca del atraso y maltrato que significa para las mujeres una práctica que las castiga, sin piedad, una cultura ancestral y que se trata de eliminar, mediante la cual se mutila a las mujeres en sus genitales provocando, en muchos casos infecciones severas que las llevan hasta a la muerte.

El desarrollo de un país no es un indicativo de que el trato a la mujer será mejor. Algunas naciones como las de origen árabe mantienen un maltrato constante hacia las mujeres donde hasta hace poco el salario de los hombres las superaba, por mucho, sin contar con los vejámenes que tienen que vivir producto de acciones como la poligamia que caracteriza a muchas sociedades en las que este tipo de conducta varonil es ampliamente aplaudida. La religión es la causante, en algunos casos, de este tipo de comportamiento que para ellos es normal, sin importar las consecuencias que en el futuro pudieran desencadenar estas prácticas milenarias.

En muchos países con esos rasgos culturales, hasta hace unos años fue que se permitió a la mujer conducir, como en Arabia Saudita que autorizó en agosto de 2019 que las saudíes pudieran desplazarse por las vías, sin la ayuda de un acompañante.

En la República Dominicana, se le dio el derecho a votar a la mujer en 1942, lamentablemente, durante la tiranía de Trujillo, el mismo que asesinó a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, 18 años después.

Una de las prácticas más atacadas por los gobiernos de diferentes naciones es el feminicidio que cada año se lleva la vida, de forma trágica, de cientos de miles de mujeres en distintos países de la mayoría de los continentes.

Según la Organización de las Naciones Unidas, en promedio, fallecen diariamente 137 mujeres en todo el mundo, a manos de sus parejas o por algún miembro de la familia.

La mujer se ha destacado tanto que han demostrado su fuerza y don de mando cuando se les ha colocado al frente del Estado para tener en sus manos el rumbo de la economía en numerosos países. Estados Unidos tiene a Janet Yellen su primera secretaria del Tesoro desde 1789. La Organización Mundial del Comercio (OMC) tiene a Ngozi Okonjo-Iweala, de Nigeria, desde febrero de 2021, la primera mujer en dirigir la entidad. El Fondo Monetario Internacional es dirigido por Kristalina Georgieva, por solo mencionar algunos organismos internacionales que rigen la economía local y mundial.

A pesar de estos datos impactantes, cerca del 60 % de las mujeres en el mundo trabajan en la economía informal, ganan menos que los hombres por lo que también ahorran menos. Las mujeres ganan 23 por ciento menos que los hombres en todo el mundo.

Además, en beneficio de las féminas, tenemos que, de acuerdo a algunas investigaciones de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, las mujeres tienen mejor respuesta inmunitaria al virus del COVID-19. A cuidarnos, de todos modos, ante este enemigo que por ahora parece que puede ceder con la aplicación de vacunas que se agiliza en numerosos países en hombres y en mujeres.

Aunque el 8 de marzo desde el año 1977 es reconocido por la Organización de las Naciones Unidas como el Día Internacional de la Mujer, en países como Rusia se celebra el último domingo de febrero.

Noticias Relacionadas