Hablan los hechos

Bienal por la paz

Por: María Julia Mayoral

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) respaldó la celebración en Angola de un foro panafricano sobre la paz, amenazada por conflictos internos y el terrorismo.

El representante de la agencia en Luanda, Vicenzo Fazzino, informó que los preparativos para el evento, del 4 al 8 de octubre de 2021, cuentan con el apoyo reforzado de otras instituciones de la ONU, las cuales coordinan gestiones con la Unión Africana (UA) y el Gobierno angoleño.

Según afirmó, el interés común es convertir la Bienal de Luanda-Foro Panafricano de Cultura de Paz en una plataforma permanente y sustentable, luego del éxito de su primera edición en septiembre de 2019.

La cita tendrá como rasgo distintivo el acompañamiento internacional por medio de diversas actividades, antes, durante y después de su realización, dijo el experto, al intervenir en un seminario organizado por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Entre los momentos relevantes estarán los asociados a los días mundiales del Jazz (30 de abril), de la Liberación Africana (25 de mayo) y de la Paz (21 de septiembre), ejemplificó.

El directivo de la Unesco y coordinador general de la Bienal distinguió que la segunda edición será una importante contribución a los esfuerzos con vistas a silenciar las armas en el continente y avanzar en términos socioeconómicos.

Por su parte, el representante permanente de Angola ante la UA, Francisco da Cruz, remarcó la compleja situación en países de la región debido a confrontaciones político-militares, étnicas, religiosas y por la acción de grupos violentos, con probados nexos a las redes terroristas de Al Qaeda y el autodenominado Estado Islámico.

Actualmente, la ONU cuenta con seis misiones para la mantención de la paz en territorios africanos como Mali, República Centroafricana, Sahara Occidental, República Democrática del Congo, Sudán y Sudán del Sur, con decenas de miles de militares, recordó.

Cinco escenarios del continente, estimó, registran un incremento notable de ataques terroristas, cuyos perpetradores aprovechan la fragilidad de los Estados nacionales para generar mayor violencia e inseguridad.

El embajador subrayó la necesidad de enfrentar las causas profundas de esos flagelos, que dañan el ejercicio de los derechos humanos, el desarrollo industrial, la existencia del estado de derecho y la creación de ambientes de justicia social

últimas Noticias
Noticias Relacionadas