Hablan los hechos

Entre pandemia y pobreza

Por: Frank González

Poco más de un año después de su irrupción en Italia, la pandemia de la Covid-19 deja un saldo devastador en el plano sanitario, una economía maltrecha y un crecimiento de la pobreza absoluta, la cual pasó de 7,7 por ciento en 2019 a 9,4 en 2020.

Esas cifras revelan la existencia de alrededor de 5,6 millones de personas carentes de los recursos considerados esenciales para mantener un nivel de vida mínimamente aceptable.

Según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadísticas, la pandemia borró en 10 meses los progresos logrados respecto a la pobreza absoluta en los cuatro años anteriores y la elevó a los niveles de 2005, momento a partir del cual existen registros sobre ese indicador.

El impacto fue mucho mayor en los hogares. El por ciento en los núcleos cuyo sostén es únicamente una persona empleada pasó de 5,5 a 7,3, mientras que en las familias sin vínculo laboral alguno el índice se mantuvo alto, en 19,7.

A esa situación contribuyó la pérdida de 945 000 puestos de trabajo entre febrero de 2020 e igual mes de este año, presentando una disminución de 4,1 por ciento del nivel de ocupación y una tasa actual general de desempleo ascendente a 10,2 por ciento, con una incidencia de 31,2 entre los jóvenes.

Por su parte, el Centro de Estudios de la organización empresarial Unimpresa calculó en 10,4 millones la cantidad de residentes en Italia en el umbral de la pobreza, al sumar a los trabajadores en condiciones precarias o económicamente débiles y con perspectivas inciertas de estabilidad laboral.

A los “nuevos pobres” generados por la crisis se refirió también la organización católica de socorro Cáritas en su informe de 2020 sobre exclusión social, en el cual destacó un aumento de 31 a 45 por ciento del número de quienes buscan ayuda por primera vez.

El estudio comprobó, en ese grupo, una presencia mayor de familias con niños, mujeres, jóvenes y núcleos de familias italianas.

El problema tiende a agravarse a pesar de los cuantiosos recursos aprobados por el Ejecutivo para ayudar a los afectados por la pandemia, sobre cuyo impacto social reflexionó el actual primer ministro, Mario Draghi, en la presentación de su programa de gobierno ante el Parlamento.

“La pandemia —dijo— ha golpeado sobre todo a jóvenes y mujeres y generó un desempleo selectivo que pronto podría comenzar a afectar también a trabajadores con contrato a tiempo indeterminado”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas