Hablan los hechos

Las dificultades al posponer elecciones en Chile

Por: Rafael Calcines

La posposición de las elecciones convocadas para el 10 y 11 de abril en Chile puso una vez más al gobierno de Sebastián Piñera en una situación demasiado incómoda, incluso con andanadas lanzadas desde sus propias filas.

El problema no es el cambio en sí, aprobado contra reloj por el Parlamento, luego que el mandatario presentara el domingo 28 de marzo la propuesta de postergar la consulta para el 15 y 16 de mayo.

Las críticas apuntan a que esa decisión confirma la errática política sanitaria para enfrentar la pandemia de la Covid-19, y al mismo tiempo enciende las alarmas por las penurias que se ciernen sobre millones de chilenos, nuevamente en confinamiento y sin recibir ayudas que les permitan permanecer en sus casas.

Oficialismo y oposición coinciden en que, una vez más, el Gobierno llegó tarde, pues hace semanas el cambio de los comicios fue alertado por el exministro de Salud Jaime Mañalich, muy cercano a Piñera, y por la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches.

El candidato presidencial por el partido Renovación Nacional, Mario Desbordes, opinó que esa decisión debió plantearse desde enero, cuando la debacle sanitaria se veía venir, y que la demora solo “muestra la parálisis del Gobierno”.

Hasta ahora las iniciativas del Ejecutivo estuvieron colmadas de requisitos y condiciones que impidieron a millones acceder a los beneficios, mientras que ha estado renuente a escuchar la propuesta opositora de entregar una renta básica universal a todas las familias.

El diputado socialista Gastón Saavedra alertó sobre el “riesgo de un nuevo estallido social”.

“Llevamos un año pidiendo un bono universal, pidiendo ayuda directa a las pequeñas y medianas empresas, y el presidente Piñera no escucha (…) ya los chilenos se están desesperando y si tomamos en cuenta la curva de contagios, se avizora un futuro negro para el país”, aseguró.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas