Internacionales

La presidencia de Filipinas descartó hoy cualquier posibilidad de juicio político al presidente Rodrigo Duterte por su política respecto al mar de Filipinas occidental.

En conferencia de prensa, el portavoz, Harry Roque, restó importancia a las acusaciones hechas por el juez adjunto retirado de la Corte Suprema Suprema Antonio Carpio, quien dijo que Duterte supuestamente cometió una traición a la ‘confianza pública’ por su postura respecto a esa zona marítima.

Una persona que es nueva en política dirá todo lo que pueda para hacerse notar y este es el caso del juez Carpio, diciendo cosas solo para llamar la atención, declaró el vocero.

Roque señaló que es poco probable que el jefe de Estado haya cometido una traición a la confianza pública porque es el principal arquitecto de la política exterior del país, y Filipinas nunca perdió territorio bajo su administración.

Por su parte, el mandatario enfatizó este lunes que nunca prometió recuperar el mar de Filipinas occidental de manos de China cuando buscaba el puesto más alto del país en 2016.

Yo, nunca en mi campaña presidencial, le prometí a la gente que volvería a tomar el mar de Filipinas occidental. No prometí que presionaría a China, nunca mencioné nada sobre China y Filipinas en mi campaña porque era un asunto muy serio, dijo Duterte durante su discurso nacional semanal.

El Mar de Filipinas Occidental es la designación oficial del Gobierno filipino a la región oriental del mar de China meridional, que se incluye en la zona económica exclusiva de Filipinas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas