Internacionales

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva pidió hoy que la celebración del Día Internacional de los Trabajadores sea también una jornada de esperanza para Brasil, país que se volverá a reconstruir nuevamente.

‘Este es un 1 de mayo triste para los hombres y mujeres trabajadores de nuestro país. Un día de luto. Por las 400 mil vidas perdidas por la Covid-19, muchas de ellas porque el gobierno de (Jair) Bolsonaro se negó a comprar las vacunas que le ofrecían’, denunció Lula en su discurso por la jornada en un acto virtual.

También aludió a ‘los 14 millones de parados, víctimas de una política económica que enriquece a millonarios y empobrece a los trabajadores… Por los 19 millones de brasileños que hoy pasan hambre, abandonados a su suerte por este desgobierno’.

El fundador del Partido de los Trabajadores admitió que conocían de la magnitud del reto de reconstruir, pues el país ‘está siendo devastado por el gobierno del odio y la incompetencia. Pero también conocemos nuestra fuerza’.

Alertó que ‘el pleno empleo, conquistado por nuestros gobiernos, ha dado paso a una tasa récord de desempleo y desánimo’.

Enumeró que además de los 14 millones de brasileños en paro, seis millones renunciaron a buscar trabajo porque saben que no lo encontrarán.

Precisó que 38 millones están subempleados, sobreviviendo con trabajos esporádicos. ‘En total, 58 millones de trabajadores sobreviven en condiciones precarias’, recalcó.

Aun así, el Gobierno niega una ayuda de emergencia de 600 reales (108 dólares), para que la población pueda cubrir sus necesidades básicas, indicó.

El exdirigente obrero lamentó que la economía nacional se contrajo y ahora es un siete por ciento menor que en 2014. ‘Alguna vez estuvimos entre las siete mayores economías del mundo. Hoy hemos descendido, hasta el duodécimo puesto’, aseguró. Señaló que la desarticulada operación judicial Lava Jato destruyó sectores estratégicos de la economía, especialmente la construcción civil y la cadena de producción de petróleo y gas, beneficiando a empresas y gobiernos extranjeros.

‘Mi indignación ante tanta injusticia es muy grande. Pero aún más grande que la indignación es mi confianza en el pueblo brasileño. Son más grandes que estas personas destructoras de nuestro país. Brasil dará la vuelta. No podemos perder la esperanza’, subrayó.

La fecha por el Día Internacional del Trabajo se conmemoró sin los multitudinarios y tradicionales actos en las calles, pero con discursos y conciertos musicales transmitidos por televisión, redes sociales y otras plataformas de internet.

Hubo manifestaciones en los que movimientos sociales denunciaron en las calles la falta de vacunas antiCovid-19. Carteles con frases como ‘Bolsonaro genocida’, ‘Fuera Bolsonaro’, ‘Impeachment ya’, ‘Vacuna ya’ fueron enarbolados en esas protestas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas