Hablan los hechos

Por: Moisés Saab

Tras 11 días de sufrir oleadas de bombardeos israelíes, la franja de Gaza vive una calma expectante a partir de la entrada en vigor del cese al fuego decretado por el Gobierno de Tel Aviv, bajo una fuerte presión internacional.

Sin embargo, esa decisión, desde las 2:00 hora local del viernes (21 mayo), deja latente las causas del estallido de violencia iniciado el pasado 10 de mayo.

Los bombardeos incesantes e indiscriminados contra la franja de 385 kilómetros cuadrados, que tiene casi dos millones de habitantes, causaron la muerte de 243 personas, de ellas 66 niños, 39 mujeres y 17 ancianos, según el Ministerio palestino de Salud.

Por su parte, los comunicados oficiales israelíes identifican a las víctimas fatales como miembros de Hamas (Fervor, en árabe), el movimiento islamista palestino que gobierna Gaza.

El reporte de fallecidos aumentó por una decena de cadáveres extraídos por socorristas de los escombros de viviendas en los distritos de Al Hawa, Jan Yunis y Al Karara, entre ellos el de una menor.

La información del ente sanitario palestino registró además 1 ,910 heridos, de los cuales un número indeterminado morirá por falta de equipos y medicamentos debido al bloqueo que mantiene Israel desde hace casi tres lustros.

Del lado israelí, los misiles palestinos causaron 12 muertos, incluidos dos ancianos atropellados por sus vecinos durante una alarma de bombardeo.

Los daños materiales en Gaza aún están por cuantificar, pero su magnitud puede estimarse por las declaraciones del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien manifestó ante el plenario de la entidad internacional que la vida en esa zona “es un infierno en la tierra para los niños”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas