Internacionales

Declaraciones públicas de políticos rivales adversos a Pedro Castillo en el balotaje en el que superó a Keiko Fujimori confirman certeza de su condición de virtual presidente electo de Perú, decisión que solo espera el veredicto final de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE)

A primera hora, las cifras oficiales consolidan también esa convicción, pues Castillo figura con 60 mil 989 votos de ventaja sobre su rival, cuando se contabilizó 99,888 por ciento de las actas de sufragio.

Pese a persistir los reclamos fujimoristas de anulación de actas de regiones pobres en las que ganó contundentemente el maestro rural, las visitas recibidas se asemejan mucho a tempranos reconocimientos, inclusive de presidentes latinoamericanos.

Entre los visitantes destacó el excandidato presidencial George Forsyth, quien en la campaña de la segunda vuelta cerró filas con Fujimori y tras reunirse con Castillo dijo que aceptó una invitación de este a dialogar.

También el excandidato al parlamento Óscar Bravo, de Avanza País, partido por el cual postuló el economista Hernando de Soto, hoy dedicado a predicar en Estados Unidos la causa de ‘salvar al Perú del comunismo’, según afirma.

Fuentes del entorno de Castillo señalaron que las visitas descartaron que se haya tratado de posibles pactos en las visitas, que incluyeron políticos de nivel municipal ajenos a la izquierda que cerró filas con el candidato.

Entre quienes han visitado reiteradamente a Castillo en su local político o en su modesto departamento, figuran también los excancilleres Manuel Rodríguez Cuadros, vinculado años atrás a proyectos electorales de izquierda, y el conservador Óscar Maúrtua.

Ambos son considerados aspirantes a canciller del nuevo gobierno por su vasta experiencia como embajadores de carrera, según fuentes de la diplomacia local.

Entretanto, tras fracasar en el pedido de ampliar el plazo de presentación de nulidades de actas electorales, el principal abogado de Fujimori, Julio Castiglioni, declaró que insistirá en validar la gran mayoría de sus peticiones que fueron anuladas por extemporáneas y reducidas de 802 a 151.

El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) aceptó ayer un pedido de ampliar el plazo, tras expirar este la noche del miércoles, pero horas después dejó sin efecto la medida por impedimentos jurídicos que no habían sido considerados, según el presidente del máximo tribunal electoral, Jorge Salas.

La decisión inicial recibió duras críticas de representantes de Perú Libre y de todos los expertos en derecho electoral, pues la ampliación de plazos atentaba contra el principio de que los plazos electorales son inalterables.

Sin embargo, Castiglioni alega que las solicitudes fueron enviadas por Internet antes de las ocho de la noche del miércoles pero ingresaron al sistema del JNE pasada esa hora, argumento análogo al presentado en una situación similar en la primera vuelta electoral, el cual no fue aceptado por la corte.

El abogado confirmó la intención fujimorista de demorar el resultado final del balotaje, pues dijo que si sus nulidades fueran rechazadas por las cortes provinciales, apelarán al pleno del JNE.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas