Opinión

Techo vacunal

La vacunación contra el COVID-19 en República Dominicana ha ido al ritmo de la llegada de las vacunas chinas.

La semana pasada, en la que recibimos otro millón más de vacunas chinas, se administraron 983,101 dosis.

Unos 2,500,000 de personas que recibieron la primera dosis deberán completar con la segunda dosis en los próximos días y semanas.

¿Tiene República Dominicana esa cantidad de vacunas aquí “en almacén”?

La respuesta es que nuestro país NO está desabastecido para los próximos 15 días, pues el Gobierno ha armado una inteligente sincronización entre vacunas en existencia y administración de las mismas.

En general, desde que inició la jornada de vacunación, no ha habido un significativo desfase entre oferta (disponibilidad de vacunas) y demanda (ganas de vacunarse) que permita decir que la gente NO quiere vacunarse.

Aunque hasta antes de ayer solo el 17 % de la población meta (7.8 millones de personas), es decir, 1,330,909 personas, ha completado con las dos dosis, la población de mayor riesgo (mayores de 60 años, diabéticos, hipertensos) y todo el que ha querido, ha sido vacunado.

El desafío lo tendremos en julio y agosto cuando lleguemos al techo vacunal y se imponga gestionar no a los “antivacuna” (reducto insignificante), sino a la indiferencia de la marginalidad cultural, social y económica, de aquellos que son y se sienten excluidos por una sociedad, por un gobierno que no los quiere y a los que no les importa su suerte y que ahora les ruega que se vacunen para ella y él no enfermar ni morir.

En EE.UU. los conquistan con un hamburguer con papas fritas, rifas, dinero, becas. ¿Aquí qué se te ocurre?–

últimas Noticias
Noticias Relacionadas