Cultura

Joya histórica en República Dominicana

Por Edilberto F. Méndez

El Museo de Cera Juan Pablo Duarte, ubicado donde vivió el héroe independentista en la capital dominicana, recrea el Santo Domingo de mediados del siglo XIX, cuando ocurrió la lucha emancipadora.

Inaugurado el 15 de marzo de 2017, en la pasada gestión de Gobierno, en la calle Isabel La Católica 308 de la Ciudad Colonial, el inmueble posee dos exposiciones, una sobre la existencia del prócer y otra de su familia, de tal forma que quienes lo visitan pueden conocer los capítulos más importantes en la vida del gestor de la independencia de República Dominicana.

Entre los 13 dioramas y las 900 figuras de cera que componen la exhibición, destacan por su acabado y realismo la representación de Duarte guitarra en mano entonando una canción a su amada Prudencia Lluberes y el momento cuando instituye la sociedad La Trinitaria.

Este último aconteció en la casa de Josefa Pérez de la Paz (Chepita), el 16 de julio de 1838, y a los visitantes les parece escuchar a los fundadores en las discusiones sobre el destino de la fraternidad y proclamar el juramento que les comprometía con la libertad de la patria.

Igualmente, sorprende la escena del fallecimiento del trinitario en su lecho final en Caracas, Venezuela, el 15 de julio de 1876, acompañado por sus hermanos Rosa, Filomena y Manuel, algunos familiares y el sacerdote que le dio la extremaunción.

Otra representación digna de apreciar es la ocupación haitiana del 9 de febrero de 1822, donde aparece él con solo nueve años junto a su madre, en su casa en Las Atarazanas, viendo el avance de las tropas invasoras hacia la ciudad de Santo Domingo.

Y como colofón, otro instante de mucho simbolismo, su regreso al país el 15 de marzo de 1844. Ese espacio permite presenciar la bienvenida que le da al gran héroe la comisión designada por la Junta Central Gubernativa, encabezada por el también padre de la patria Francisco del Rosario Sánchez y por el arzobispo Tomás de Portes e Infante.

En el lugar se muestran, además, importantes piezas históricas, entre las que sobresalen el Acta de Bautismo de Duarte, la urna que guardó sus restos, retratos, y proyectos de constitución, entre otros.

El Museo es considerado un sitio emblemático de la urbe que preserva la memoria histórica y a la vez invita a volver sobre él para observar, como si fuera real, la fascinante vida del ilustre dominicano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas