Opinión

La epopeya incompleta! (XIV)

El pueblo, soldados del Ejército y la Marina, combatían en diferentes lugares de la capital. En el transcurso de esa mañana abandonaran el refugio de las embajadas en las cuales habían pasado la noche diez o doce oficiales encabezados por el Coronel Francisco Caamaño Deñó; se trasladaron a la ciudad colonial frente al parque Independencia e instalaron un puesto de mando, convencidos de que debían luchar en defensa de los principios que habían enarbolado, como el respeto a la Constitución y el retorno de Bosch a la Presidencia de la República.

En las últimas horas de la tarde comenzó en el puente Duarte una batalla que se extendió cerca de seis horas, en la cual los soldados constitucionalistas bajo el mando de Caamaño Deñó y Montes Arache, apoyados por el pueblo, derrotaron a la Cuarta Brigada del Centro de Enseñanza de la Fuerzas Armadas (CEFA), considerada como una unidad élite del Ejército.

¨La Segunda Intervención norteamericana¨: El 28 de abril en horas de la madrugada, contingentes de la 42 División Aerotransportada de la Infantería de Marina de Estados Unidos desembarcaron en territorio dominicano. El objetivo real y expreso era impedir que Juan Bosch, exiliado en Puerto Rico, regresara triunfador, en hombros del pueblo, a la Presidencia.

Se inició entonces un episodio sin precedente en la historia de América. Bajo el liderato de jóvenes oficiales de las Fuerzas Armadas, muchos entrenados en Estados Unidos, encabezado por el Coronel Francisco Caamaño Deñó, un numeroso sector de soldados, marinos y policías y sectores populares se enfrentaron a los invasores, combatiendo con la firmeza y valentía que históricamente han demostrado los dominicanos, pueblo que ha sido ¨Actor Solitario de su Historia¨.

Bosch sorprendido por la precipitación abordada del Movimiento, prácticamente prisionero de las autoridades estadounidenses, se quedó en Puerto Rico. Desde allí y luego de la victoria de la batalla del Puente Duarte, asumió la jefatura política del Movimiento.

Dos o tres días después de la instalación del Comando Militar, Bosch ordenó a Caamaño Deñó que asumiera la Presidencia de la República en Armas.

En principio Caamaño Deñó opuso resistencia a la decisión de Bosch aunque luego, cuando don Juan explicó las razones de esa medida, aceptó con obediencia la designación que el líder había hecho.

Por teléfono designó Bosch el gabinete de Caamaño Deñó, e inmediatamente dirigió una dramática alocución al pueblo, la cual hacía referencia a que Charles de Gaulle, presidente de Francia, el último gran héroe vivo de la Segunda Guerra Mundial, ¨saludaba el heroico esfuerzo del pueblo dominicano por su independencia¨.

El Coronel Caamaño Deñó se juramentó como Presidente el 4 de mayo en una ceremonia celebrada en la Puerta del Conde, Altar de la Patria. Juan Bosch, patriota, símbolo del movimiento restaurador de la constitucionalidad, agigantó su figura defendiendo la soberanía y la dignidad de la nación dominicana.

A sus gestiones y autoridad en el campo internacional se debe que ese proceso culminará, en cuanto a pérdidas de vidas y otros valores, sin los perfiles de un genocidio debido a las intensiones de los jefes estadounidenses de las tropas de ocupación y la firme decisión de los combatientes dominicanos.

En el angustioso proceso que se extendió desde abril hasta octubre de 1965, el Gran Líder jugó un papel estelar como defensor de la supervivencia de su pueblo. Continuaremos…

Otras del Comité Político
últimas Noticias
Noticias Relacionadas