Hablan los hechos

Conflictos obstaculizan ayuda y aumentan el hambre en el mundo

Los conflictos persisten como principal impulsor del hambre aguda en el mundo y junto a la burocracia y carencia de financiamiento es el obstáculo mayor para socorrer a los hambrientos, según informe publicado hoy aquí.

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Programa Mundial de Alimentos (FAO y el PMA), respectivamente, en un nuevo reporte conjunto denunciaron que los esfuerzos para combatir el aumento repentino de la inseguridad alimentaria aguda en el mundo se ven “obstaculizados por combates y bloqueos”.

También inciden, acorde con el texto, las conmociones económicas, incluidos los precios mundiales de los alimentos, los impactos de la Covid-19 y mayores amenazas climáticas y de los fenómenos meteorológicos extremos.

Señalaron asimismo que los obstáculos burocráticos, más la falta de financiación, frenan las iniciativas de ambos organismos para “proporcionar asistencia alimentaria de urgencia y permitir que los agricultores siembren a escala y en el momento adecuado”.

Alertan, además, que de agosto a noviembre de este año es previsible un incremento mayor de la inseguridad alimentaria aguda en 23 países y en situaciones particulares, y mencionan a Etiopía y Madagascar como nuevos puntos críticos de máxima alerta.

En la primera al menos 410 mil personas se encuentran en hambruna, clasificada como fase 5 y máxima de inseguridad alimentaria, entre julio y septiembre próximo, debido al impacto del conflicto en Tigray región, detalló el informe.

En la segunda otros 28 mil seres humanos corren riesgo de hambruna a finales de 2021, debido a la peor sequía del país en 40 años, en tanto Sudán del Sur, Yemen y Nigeria se mantienen como puntos críticos y en el nivel más alto de alerta.

Desde su introducción el reporte indica que en 2020 al menos 155 millones de personas están en situación de inseguridad alimentaria alta aguda en 55 países y territorios, 20 millones más que en 2019, “tendencia negativa que persiste hasta bien entrado el 2021”.

El hambre aguda aumenta no solo en escala, sino también en gravedad: en general, más de 41 millones de personas en todo el mundo ahora corren el riesgo de caer en hambruna o en una situación similar, a menos que reciban ayuda y medios de subsistencia de manera inmediata, apunta.

El informe FAO y PMA llama a una acción humanitaria selectiva urgente para salvar vidas y medios en las 23 naciones más críticas y hace recomendaciones específicas a cada país sobre las prioridades para respuesta de emergencia.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas