Editorial

Del lado del pueblo, en defensa de sus intereses

Los relatos influenciados por los intereses del conquistador europeo cuentan que tras dos años y medio de viajes hacia el sur, Francisco Pizarro recibió órdenes de cancelar la expedición al Perú y regresar a Panamá.

Pizarro estaba convencido de que era la empresa más importante de su vida, y entonces trazó una raya en la arena y dijo: “Por este lado se va a Panamá a ser pobres. Por este otro al Perú a ser ricos. Escoja el que fuere buen castellano lo que más bien le estuviere”.

Sólo 13 hombres de los 112 que componían en ese momento su expedición decidieron cruzar la célebre raya para «ser ricos y conquistar el Perú”.

Es historia acomodada, tipo crónica o novela, pero la sentencia ha quedado a la posteridad para expresar los retos que se tienen por delante y por donde se avanza o se retrasa.

El Partido de la Liberación Dominicana, justo al año del gobierno del PRM, trazó su raya. Hacia un lado una gestión de gobierno improvisada, falaz, que pregona mentiras y promesas incumplidas; hacia el otro lado el Partido de la Liberación Dominicana, que ha dado por terminado el plazo del primer año para asumir un rol opositor más activo, sin olvidar el aspecto constructivo, comprometido, porque se trata del país.

El 19 de agosto, en un encuentro con la prensa, desde la Casa Nacional peledeísta, se definió el rol de un partido opositor: Hacer oposición, que el PLD lo sabe hacer, como ha sabido gobernar, diferente a las autoridades actuales, que a un año de instaladas, continúan improvisando, manipulando, encaminando el país a un callejón sin salida.

Punto por punto, a horas de pronunciado un discurso en un costoso escenario en la explanada del Palacio Nacional, el PLD respondió con un documento expuesto por su Secretario General, pero que en su elaboración participaron los dirigentes y técnicos de cada una de las áreas abordadas.

Como se dijo, la alocución referida engrosó la larga lista de promesas, sin tomar en cuenta que son muchos los compromisos que aún están pendientes.

El compromiso del PLD de una oposición constructiva llevó a poner a disposición del Gobierno sus técnicos y personal preparado, para apoyar el desarrollo del país al igual que participar en un proceso de diálogo que el propio presidente aseguró iniciaría ante el Consejo Económico Social, lo que hasta el momento no se ha producido.

Al trazar la raya, el Partido de la Liberación Dominicana ha dejado claro que estamos y estaremos siempre del lado del pueblo dominicano en defensa de su honra y las conquistas con que desde el gobierno lo hemos beneficiado.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas