Opinión

Los 2 Años del Grupo de Puebla

Fundado el 12 de julio de 2019 en la ciudad mexicana de Puebla, el Grupo de Puebla es un foro político y académico integrado por representantes de la izquierda política iberoamericana, que busca promover ideas, modelos productivos, programas de desarrollo y políticas de Estado progresistas en América Latina, Este espacio de pensamiento político surge para oponerse, desde la unidad regional, a los Gobiernos neoliberales que se extendieron en América Latina en la segunda década del siglo XXI.

En la primera reunión de este nuevo foro internacional, celebrada en Puebla, México, 30 líderes de 12 países coincidieron en unir fuerzas y propuestas para consolidar el nuevo eje, con el objetivo de “producir consensos regionales y articular políticamente al progresismo”. Esta corriente aspira a liderar y reunir al pensamiento progresista en América Latina, con elementos actualizados del Foro de Sao Paulo y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

El Grupo de Puebla que ya cuenta con 52 Lideres de unos 16 países, llega en este 2021 a su 2do. Aniversario, tiempo en el cual ha librado intensas luchas por la democracia, la paz, la justicia social, propiciando políticas progresistas y luchando contra la judicialización de la política (Lawfare), los golpes de Estado, la corrupción y dando seguimiento a las múltiples y diferentes urgencias que vive la comunidad internacional, como la desigualdad y los efectos del Covid-19.

El Grupo ha sido un importante factor en la unidad de las fuerzas del cambio en los países que integran la organización, trabajando especialmente, promoviendo la no violencia, el respeto irrestricto a los derechos humanos, la dignidad, la justicia social y la democracia., para el Grupo de Puebla el neoliberalismo es el responsable de la falta de crecimiento y el aumento de la desigualdad en América Latina , además critican que en la búsqueda del individualismo se acentuó la concentración de la riqueza y se fracaso en atender los reclamos de las clases más populares y postergadas.

Además respaldan las necesarias reformas estructurales al sistema de organización constitucional de los países y tienen una postura muy firme en cuanto a la intromisión de otras naciones en los asuntos propios y exclusivos de su autodeterminación, es por esto que han rechazado los pedidos del Grupo de Lima y de la Organización de Estados Americanos (OEA) para invocar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) en Venezuela, el cual permitiría una intervención militar en ese país, además de oponerse a la persecución política en contra del ex presidente Lula da Silva.

En estos 2 años el Grupo de Puebla, se ha consagrado como un espacio de reflexión, de integración y de debate democrático del cual han emanado numerosas propuestas progresistas encarnadas, en su mayoría, en el Manifiesto Progresista, un documento que consta de 33 puntos para afrontar la profunda crisis económica, social y política en el mundo post pandémico.

Este Manifiesto comienza de esta manera,” Como ciudadanos demócratas y progresistas, reunidos alrededor de la defensa de los principios básicos de la libertad, la igualdad, la solidaridad, la soberanía y la justicia social, declaramos nuestra coincidencia en este MANIFIESTO PROGRESISTA. Lo presentamos como punto de partida de un proceso de construcción colectiva de un proyecto político alternativo para América Latina y el Caribe. Esperamos que sirva de referencia para la formulación de propuestas nacionales progresistas en nuestros países”.

Agregando que, “La humanidad enfrenta el mayor de sus desafíos: la vida en el planeta está en peligro. En ese contexto, la trágica situación sanitaria desatada por el Covid-19 ha significado para América Latina pérdidas irreparables en términos de vidas, además de agravar y profundizar la crisis económica y social que venía arrastrándose por años, como consecuencia, entre otros, de los golpes brutales o híbridos asestados en contra de los gobiernos progresistas de la región.” “Asimismo, algunas administraciones han defendido posturas negacionistas sobre la pandemia dejando entrever su incompetencia y negligencia, y perjudicando con ello no sólo a sus respectivos países, sino al conjunto de la región”.

A dos años de su fundación el Grupo de Puebla se ha constituido en un importante foro político y académico que ha nacido, para renovar la agenda regional e incluir temas como la inclusión social, el modelo económico de desarrollo, el cambio climático, la paz o los derechos humanos, abriendo nuevos espacios progresistas en la región que permitan poner en marcha procesos de debate que garanticen la continuidad democrática.

Los aportes en este periodo de este importante foro latinoamericano y caribeño, están presentes en las acciones desarrolladas por el grupo, promoviendo en los casos de Chile y Colombia , la no violencia y el respeto a los derechos humanos, en la denuncia de la Guerra Jurídica y las constantes agresiones contra los líderes de la Revolución Ciudadana, en Ecuador, con las acciones desarrolladas para preservar la seguridad del ex presidente de Bolivia Evo Morales, en el momento que tuvo que abandonar el país tras el golpe de estado de la oligarquía boliviana.

Además su posición contra el injusto y abusivo Bloqueo contra Cuba, Exhortando al presidente estadounidense, Joe Biden, a continuar con el programa de normalización de relaciones con Cuba iniciado por Barack Obama y terminar el bloqueo ilegal impuesto a la isla y además abogó por la salida de Estados Unidos de la base naval de Guantánamo, en otro orden el grupo fue parte del primer encuentro del nuevo Presidente del Perú, Pedro Castillo, en la Conferencia “Defender la democracia y la soberanía popular en Perú”, con fuerzas progresistas de Latinoamérica, el Caribe, Europa y el mundo.

Los 2 años del Grupo de Puebla han sido de grandes esfuerzos e importantes avances para las fuerzas progresistas de América Latina y el Caribe, los hechos que se están produciendo en la región marcan el resurgimiento del movimiento progresista regional, lo que le da un nuevo aire de esperanza y articulación a las fuerzas progresistas de cara a los complejos desafíos que enfrenta el mundo por delante.

El Grupo de Puebla merece una sincera felicitación por este 2do.aniversario y que el mismo sirva para lograr en un futuro un proyecto latinoamericano y caribeño que permita la integración de la región y el desarrollo común que combata la exclusión social, las discriminaciones y los abusos y permita una democracia participativa que propicie el desarrollo económico y social de nuestros países.

Terminamos este escrito con la parte final del manifiesto progresista, que dice lo siguiente, “La utopía posible que hoy nos reúne es la construcción del nuevo ser progresista latinoamericano: más solidario en lo social, más productivo en lo económico, más participativo en lo político, más pacifico con la naturaleza, y, sobre todo, más orgulloso de su condición de ciudadana y ciudadano de América Latina y del Caribe”.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas