Opinión

Con los agroempresarios

La crisis sanitaria no detuvo la producción de alimentos en nuestro país.

Una valiente y audaz decisión entre agroempresarios, supermercados, colmados, mercados, transporte y Gobierno garantizó que ningún alimento escaseara en la República Dominicana.

Solo así se comprende como, habiendo crecido 4.1 % en 2019, la producción agropecuaria creciera 3.8 % en 2020, solo por debajo de salud (obvio), servicios financieros y actividades inmobiliarias.

La agricultura, por ejemplo, creció un impresionante 4.7 % en 2020, 0.4 % más que en 2019, cuando alcanzó un formidable 4.3 %. En arroz, la producción en 2020 aumentó 9.2 %, con más tareas cosechadas, mayor productividad y calidad y total autosuficiencia.

Los productores del campo dominicano y sus empresas lograron que República Dominicana sea autosuficiente además del arroz, en pollo, huevos, yuca, plátano, guineo, papa, ñame, auyama, ajíes, batata y yautía.

Desde 2013 a 2020, los productores del campo dominicano y sus empresas prosperaron al aumentar la producción de alimentos en cantidad y calidad como resultado de la inversión en innovación y tecnología, incluyendo la biotecnología.

De 2013 a 2019 la agropecuaria dominicana creció 24.2 %, casi cuatro veces y media lo que creció América Latina (5.5 %).

Esta hazaña productiva tiene mucho que ver con la democratización del crédito a través del Banco Agrícola que favoreció a las mipymes del campo con 145 mil millones de pesos.

La crisis sanitaria reveló el carácter estratégico de la producción agropecuaria y sus empresas para la República Dominicana. Pero, también, la importancia de un Gobierno que lo entienda.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas