Opinión

Rendición de cuentas (4)

No es recomendable la modificación de la Ley de Seguridad Social 87/01 sin que también la Ley 42/01 de Salud Pública sea revisada en una suerte de mancuerna legal. Son leyes codependientes, articuladas. El Congreso, que discute la 87/01 debería saber esto y revisar también la ley 123/15 del SNS y otras.

Pero del montón de reformas propuestas, la reforma Fiscal constituye el centro del conjunto de propuestas. La más urgente y necesaria ante la situación agravada por los préstamos y las obligaciones de pago generadas.

A pesar de la reactivación económica provocada por la “apertura”, la inflación, el desempleo, la fiebre porcina y la elevación de los medicamentos e insumos han ido creando una insatisfacción social al alza. Pero sobre todo, una clara intranquilidad en el gobierno que guiado por las opiniones de las redes sociales se muestra torpe e incoherente.

Entrar en una reforma fiscal es un incordio. Pero las cuentas públicas, el financiamiento del gobierno en la presente coyuntura hacen de esta no solo un mandato de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo sino un imperativo inaplazable.

Pero la reforma fiscal es un trago amargo que el gobierno no quiere asumir solo. De ahí el paso de una línea de confrontación y descrédito inmisericorde a la oposición política del PLD a una nueva línea de unidad y consenso sobre las reformas.

Que no se ilusione la oposición con los encuentros y discusiones planteadas. Resuelta y compartida la responsabilidad de la reforma fiscal, el PRM volverá a las confrontaciones y persecuciones en la línea de imponer la reelección presidencial a cualquier precio.

Alcanzada la reforma fiscal se ralentizan las demás. Lo veremos…

últimas Noticias
Noticias Relacionadas