Internacionales

A una semana exacta de la cita con las urnas, Nicaragua inicia hoy la cuenta regresiva hacia las elecciones generales del 7 de noviembre, de las cuales saldrán las autoridades ejecutivas y parlamentarias para el quinquenio 2022-2027.

La toma de posesión este domingo de los miembros de las 13 mil 459 Juntas Receptoras de Votos (JRV), deja la maquinaria electoral a punto para que los casi 4.5 millones de votantes registrados en el padrón electoral participen dentro de siete días en el principal ejercicio democrático del país más extenso de Centroamérica.

Con la publicación el miércoles 3 del último sondeo nacional sobre la intención de voto por la firma nicaragüense M&R Consultores y el comienzo de la veda (silencio) electoral en la propia jornada comenzará a escribirse el epílogo de un proceso que comenzó el 4 de mayo con la aprobación por el parlamento de las reformas a la Ley Electoral.

El jueves anterior el Consejo Supremo Electoral entregó a los representantes de los partidos y alianzas políticas inscriptas para los comicios las credenciales de los fiscales propietarios y suplentes que defenderán el escrutinio en las JRV.

Como parte de la recta final del proceso preparatorio de los comicios el CSE trabajó durante los últimos días en el aseguramiento de la logística que será empleado el 7 de noviembre en los locales de votación.

Ese poder del Estado mostró a los medios de comunicación la cantidad y calidad de la tinta indeleble, así como la cadena de embalaje de las maletas electorales.

Durante la semana anterior, el Gobierno anunció la llegada al país del primer grupo de los 170 acompañantes internacionales previstos para dar fe del acto comicial.

Desde las anteriores elecciones generales (6 de noviembre de 2006) el CSE prescindió de la presencia de los llamados observadores internacionales.

En recientes declaraciones, el canciller Denis Moncada refirmó esa postura política y recordó ejemplos de observación electoral con resultados que calificó de lamentables en países de América Latina.

“La posición de nuestro Gobierno es no invitar a la OEA después de su participación en un golpe de Estado en Bolivia. Nosotros no podemos invitar a alguien que ha participado en la promoción y ejecución de un golpe de Estado contra un país democrático como es el caso de Bolivia”, argumentó el ministro de Relaciones Exteriores en el marco de una visita oficial a Turquía.

El 7 de noviembre casi cuatro millones y medio de nicaragüenses aproximadamente podrán votar por la fórmula presidencial, los 92 diputados a la Asamblea Nacional (Legislativo) y los 20 al Parlamento Centroamericano.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas