Opinión

El gobierno de los Estados Unidos de América, que es el nombre oficial de la nación más poderosa e influyente del continente Americano hace muchos años, pide a los ciudadanos estadounidenses que residen en Haití, el conglomerado humano como lo calificó Juan Bosch, con el cual compartimos el pueblo y la nación, que es la República Dominicana, que abandonen Haití porque no hay seguridad y razones de ningún género para que permanezcan en ese territorio un minuto más.

Para esos fines hicieron que se trasladara a territorio haitiano un funcionario de tercera categoría llamado Todd Robinson, que desempeña las funciones de subsecretario de Estado. Igual decisión tomó el gobierno de Canadá pidiendo a los que tienen esa ciudadanía, que abandonen territorio haitiano inmediatamente.

Estos dos países, Estados Unidos de América y Canadá, a los que debemos sumar Francia, son naciones capitalistas con una influencia extraordinaria en el escenario mundial y ellos han decidido que quien debe asumir la responsabilidad del presente y del futuro del conglomerado haitiano, es la República Dominicana: ¡Así no! Ni los estadounidenses, franceses ni canadienses son dueños del presente y el futuro de los dominicanos.

Ellos saben muy bien que este pueblo, nuestro, es el único pueblo de América y del mundo, que ha combatido por su Soberanía e Integridad, desde su génesis aquí en este territorio, contra ejércitos españoles, ingleses, franceses, haitianos, españoles otra vez en 1863, y estadounidenses, y vamos a morir combatiendo, sin que nos impongan cargar en nuestros hombros con el conglomerado humano que recibe el nombre totalmente equivocado de república de Haití o Estado haitiano: ¡Así no! ¡Coño!.

Que actitud y comportamiento más irresponsable y cobarde, el de estas naciones poderosas como son Estados Unidos de América, Canadá y Francia y como al igual que ellos la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la basura internacional que se llama Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo recuerdo servil, irresponsable y cobarde tenemos presente.

El presidente Luis Abinader, actuó con responsabilidad, y el autor de esta columna se lo agradece públicamente, que en el seno de la ONU, denunció la situación por la que atraviesa ese conglomerado humano haitiano, que perjudica el presente, futuro y la existencia del pueblo dominicano; que debemos repetir que Fidel Castro Ruz calificó como pueblo ¨Legendario, Veterano de la Historia y David del Caribe¨.

Todo esto va también para los dominicanos que en todas esas organizaciones fantasmas, financiadas por USAID, en todos los aspectos, negando nuestro pasado histórico, preparémonos para enfrentar este peligro inminente.

¡Así no!: ¡Patria o Muerte¡, esa es la consigna que está enarbolando nuestro pueblo, que ha comenzado a conformar grupos de ciudadanos, veteranos de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional, y Veteranos Próceres de la República, de esa Epopeya Incompleta que se inició el 24 de abril 1965, que enfrentó la cobarde y abusiva intervención de los ejércitos de los Estados Unidos de América, legalizada por la basura de la Organización de Estados Americanos (OEA), que obligó a sentarse en una mesa a negociar un acuerdo que lo obligaba abandonar el territorio nacional gobernado, física y moralmente por el Gobierno Constitucional de la República en Armas, que presidía el Coronel Francisco Alberto Caamaño Deñó. Estados Unidos de América, Canadá, Francia, la ONU y la OEA: ¡Así no!

últimas Noticias
Noticias Relacionadas