Internacionales

La actual pandemia de Covid-19 debilitó en las Américas sistemas primarios de salud y muchos países reportan interrupciones en servicios esenciales como los programas de inmunización de rutina, informó hoy la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Durante conferencia de prensa virtual, la directora general de la entidad, Carissa Etienne, aseveró que mientras las naciones de la región trabajaban en pos de construir rápidamente unidades de cuidados intensivos y aumentar los servicios hospitalarios para atender pacientes con Covid-19, otras consultas médicas, sufrieron.
Las asistencias de salud reproductiva, la atención nutricional y el apoyo para el manejo de enfermedades crónicas se interrumpieron en más del 40 por ciento de los territorios del continente, explicó.

Etienne reafirmó que la atención primaria es la columna vertebral de los sistemas de salud y con una estructura sólida pueden satisfacer las necesidades de la mayoría de las personas.

“La construcción de sistemas de salud más resilientes debería comenzar en el primer nivel de atención. Esto fue realmente probado durante la pandemia, ya que es en la atención primaria donde se realizan las pruebas Covid-19, rastreo de contactos y vacunación”, apuntó.

Hizo un llamado a mejorar el acceso sanitario para todos, pues incluso antes de la pandemia, casi 30 por ciento de los habitantes de la región no podían permitirse asistir a servicios de salud por su origen, lugar de residencia o elevados costos.

“Para abordar estas inequidades, los países deben priorizar las inversiones públicas en sus sistemas de salud para no dejar a nadie atrás. La subinversión crónica ha hecho que la región sea vulnerable a la Covid-19”, recalcó.

Aclaró que no se trata de gastar más, sino de hacerlo de manera inteligente y así los sistemas de salud pudieran ser administrados adecuadamente y guiados por evidencias para garantizar su efectividad.

También necesitamos un mayor diálogo entre la salud, las instituciones financieras y los socios de la industria, así como la sociedad civil, aseveró Etienne.

“Como aprendimos con esta pandemia, la salud es el núcleo de sociedades vibrantes. Mantiene a la gente trabajando, los niños en escuelas, las empresas productivas y las economías en crecimiento Sin salud, somos más vulnerables a la inestabilidad económica y política”, concluyó la directora general.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas