Seguridad Vial

Por: María Hernández

Cuando presenciamos un accidente de tránsito lo primero en lo que se piensa es que eso no nos pasará a nosotros. Sin embargo, nadie escapa a la inseguridad que se siente al manejar por las vías de la República Dominicana y otras a nivel mundial.

De acuerdo a datos recientes, en las carreteras de todo el mundo fallecen más de 3,500 personas, lo que significa que casi 1,3 millones de personas son víctimas que se pudieron evitar y unos 50 millones de lesiones al año, se lamentó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS junto a otras organizaciones internacionales como las comisiones regionales de las Naciones Unidas han publicado un Plan Global que tiene el objetivo de prevenir por lo menos el 50 por ciento los fallecimientos y traumatismos.

Dentro de las causas más comunes que provocan accidentes de tránsito están la condición de la carretera, la salud del conductor y el estado en que se encuentra el vehículo.

En una nota alentadora, el director de la Policía Nacional dominicana advirtió que someterá a la justicia a los agentes que violen las leyes de tránsito. Se han hecho virales los videos en donde se ve a policías y militares conduciendo motocicletas por elevados, manejando en vía contraria, haciendo rebases temerarios, entre otros.

Una de las vías que debe ser supervisada y restructurada es la carreteras principal de Villa Altagracia, en la provincia de San Cristóbal, debe ser intervenida con urgencia por la gran cantidad de accidentes que se producen entre cuatro y cinco por días dejando como resultado decesos y lesionados. Es una vía muy estrecha con dos carriles a ambos lados de la autopista, en ambas direcciones y una franja de zona verde en el centro muy profunda e irregular a todo lo largo de la vía, sin protección en todos los tramos y por la que puede caer cualquier vehículo tanto en el día como en horas de la noche. En un solo día de trayecto pudimos observar también varios vehículos pesados volcados con toda la carga en el pavimento.

Los conductores deben respetar los límites de velocidad, siempre, para evitar que ocurran tragedias que no se puedan prevenir. Cuando se conduce a una velocidad moderada se tiene la oportunidad de esquivar y proteger a cualquier persona o animal que cruce rápidamente la vía, o cualquier obstáculo que aparezca repentinamente en las calles, lo que no puede hacerse si se va a una velocidad muy alta.

Las cifras diarias de muertes por accidentes de tránsito , en nuestro país, superan a las de todas las enfermedades conocidas, hasta a la pandemia del COVID-19 que este martes (2-11-2021) ascendían a 4,138 los fallecidos y a 383,317 los nuevos contagios de acuerdo a datos del Ministerio de Salud Pública.

A nivel mundial los accidentes de tránsito también son la principal causa de muerte, por lo que los gobiernos de los distintos países procuran implementar programas que logren bajar tan alarmantes datos.

Los Estados a nivel global reconocieron la urgencia y la importancia que reviste el problema por lo que han declarado la necesidad que hay de actuar al aprobar, de manera unánime, en la Asamblea General de las Naciones Unidas una Resolución, A/RES/ 74/299 la cual establece la Década de Acción para la Seguridad Vial 2021-2030, a lo que la República Dominicana debe sumarse, aunque lo que vemos en la actualidad es una indiferencia de las autoridades que tienen que ver con el tránsito ante tal calamidad.

Ese Plan Global no solo está dirigido a los responsables políticos que tienen alto nivel, sino además a las otras partes interesadas y que puedan influir, en todas sus partes, en la seguridad vial, dentro de las que se encuentran la sociedad civil, los que integran el mundo académico, el Ministerio de Educación con sus escuelas y liceos, los colegios privados, todas las universidades, el sector privado, las iglesias, líderes deportivos y comunitarios y los sectores juveniles, que se encuentran dentro de los más afectados, con los accidentes de tránsito, específicamente los que se desplazan en motores.

La situación es tan alarmante que los implicados en todas las propuestas y planes de trabajo han advertido que como van las cosas, los accidentes viales provocarán durante la próxima década otros 13 millones de muertes a nivel mundial y 500 millones de lesionados, de manera específica, en los países que tienen ingresos bajos y medianos, en este último caso, como la República Dominicana.

Un dato que nuestras autoridades del Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (INTRANT), el Ministerio de Obras Públicas y otras del área deben tener en cuenta es el dinero que se gasta en la recuperación de los pacientes que quedan lesionados en los accidentes de tránsito los cuales cuestan a la mayoría de sus países el 3% del PIB de cada nación.

En nuestro país, el 25 por ciento de los fallecimientos por accidentes de tránsito ocurrieron en las vías troncales. En esas vías mueren como promedio 2.4 personas de cada 10 accidentes viales . De todas estas infraestructuras viales la Autopista Duarte continúa siendo la vía donde se producen más accidentes. La 6 de Noviembre es otra vía donde ocurren siniestros viales con frecuencia. Este miércoles un total de dos personas muertas y cuatro heridas dejó como resultado un accidente de tránsito en el municipio de Haina, en la provincia de San Cristóbal.

En el 2020, se confirmó que durante los últimos 20 meses habían perdido la vida 3,168 personas en accidentes de tránsito, en el país, de todas estas muertes 822 se produjeron en las vías troncales que son las que nos conectan al Sur, Este, Norte y Nordeste del territorio nacional.

Mientras, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo esta semana: «La pérdida de vidas y medios de subsistencia, las discapacidades ocasionadas, el dolor y los costos financieros originados se añaden a un costo intolerable para las familias, las comunidades, las sociedades y los sistemas de salud».

La República Dominicana tiene que comenzar a implementar planes de prevención y campañas de concienciación que nos ayuden a preservar la vida de conductores y peatones y a reducir el número de muertos y lesionados por esta causa. Las instituciones deben desarrollar mejoras permanentes en todas las calles, avenidas, autopistas y carreteras con la supervisión continua de esas estructuras y no solamente actuar cuando los medios de comunicación denuncian los daños a las mismas.

En algunos casos, los ciudadanos se cansan de denunciar los problemas, como la destrucción por el salitre que han sufrido las barandas del Puente Elevado que conduce a la avenida Hípica, en el kilómetro 14 de las Américas el cual ya se encuentra en una situación deplorable sin que las autoridades de Obras Públicas anuncien cuando comenzarán a reparar la importante vía de interconexión que conduce a la intersección con la avenida Ecológica y la autopista de San Isidro.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas