Internacionales

La prevalencia del hambre en América Latina y el Caribe es hoy la más alta de los últimos 15 años, por lo que es considerada una situación crítica en términos de seguridad alimentaria, afirmó la FAO.

Un informe de la oficina regional de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) precisó que una de cada 10 personas vive con hambre en Latinoamérica, una cifra que aumentó con la pandemia de la Covid-19 y puede crecer aún más con nuevas variantes del coronavirus Sars-Cov-2 y los bajos niveles de vacunación.

Con un incremento de 30 por ciento de personas padeciendo hambre, la región registró el mayor crecimiento de ese flagelo entre 2019 y 2020, en apenas un año el aumentó 13,8 millones de individuos en esa condición, para sumar 59,7 millones.

El texto aseguró que la mayor preocupación es lo impredecible de la pandemia y el tema asociado a los niveles de inmunización y su eficiencia, lo cual puede reducir más los ingresos y la posibilidad de acceso a alimentos, con un incremento del hambre.

América Latina y el Caribe, una región que concentra alrededor del 10 por ciento de la población mundial y una de las más desiguales del planeta, registra cerca de un 20 por ciento de los casos globales de contagios por la Covid-19, en tanto un 80 por ciento de la población vive en centros urbanos, lo que facilita la expansión de la enfermedad.

Igual resulta alarmante la inseguridad alimentaria que afecta a casi la mitad de las mujeres de la región, frente a un 32,2 por ciento de los hombres, una brecha que aumentó sensiblemente desde 2019 e impacta en especial a las féminas del sector rural.

Para 2022, la FAO prevé una situación que volverá a cuestionar el sistema económico imperante el Latinoamérica con menores ingresos y mayor crisis.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas