Editorial

La celebración en grande del 48 aniversario del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) confirma lo dicho por nuestros dirigentes: el PLD es un ente vivo, que jamás ha estado dormido o postrado como vanamente han pretendido sus adversarios.

Las direcciones municipales, provinciales y de seccionales peledeístas acogieron el llamamiento de la Secretaría General de organizar actividades de celebración del cumpleaños del PLD, con las que se movilizaron alrededor del día 15 de diciembre miles de dominicanos y dominicanas.

Las variedades de actividades confirman la creatividad del militante peledeísta, pues sin opulencia, con los pies sobre la tierra, se organizaron veladas artísticas, presentación de documentales, conferencias, charlas, encuentros navideños, ofrendas florales o simples encuentros de reflexión sobre los aportes a la institucionalidad y a la democracia en República Dominicana, tal y como lo expresara la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) en una misiva al presidente del PLD, Danilo Medina.

Las felicitaciones de la organización que agrupa a los partidos progresistas de la región son por el 48 aniversario y el enorme aporte que el PLD ha dado a la construcción del proceso democrático e institucional de la República Dominicana, siendo un ejemplo.

Aquel objetivo trazado por el Profesor Juan Bosch en el discurso de inicio del PLD de que se propuso completar la obra de Juan Pablo Duarte y los Trinitarios, en gran medida se avanzó bastante en esa dirección en las gestiones de gobierno del PLD.

Esos logros y conquistas, apreciados por la población, se hacen más notorios ahora que se han ido perdiendo a causa de una gestión ineficiente e ineficaz, que se sustenta en una publicidad engañosa.

Con la forma alegre, entusiasta, participativa, reflexiva de celebrar el aniversario se confirma la decisión adoptada por dirigentes y militantes de reencontrarnos para superar errores y traspiés y avanzar hacia la reconquista de lo perdido, como consecuencia de la gran conspiración en contra de nuestra fuerza.

Es la sociedad son los sectores pobres, los pequeños y medianos empresarios; son los profesionales, los empresarios, quienes apuestan a su país, quienes están reclamando el regreso del PLD al gobierno, por lo que debemos seguir preparando nuestras filas para avanzar cada día, conservando la esencia y la identidad partidaria.

Es el PLD el instrumento idóneo para una democracia que avance y se consolide en República Dominicana.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas