Editorial

Cuidado: El virus no ha perdido capacidad de arrebatar vidas

El Ministerio de Salud Pública reportó el domingo 6,042 nuevos casos de coronavirus y cero fallecimientos. Los días anteriores se habían reportado también cinco y seis mil casos positivos al virus generador de la Covid-19, en medio de una situación de angustia y desesperación en la ciudadanía, que aumenta ante la indiferencia con que el Gobierno trata el tema.

Los aumentos de la positividad de los contagios confirman la agresividad de la variante del Sars Cov 2 identificada como Ómicron, con contagios sin precedentes que motivan una presión preocupante sobre los servicios de salud, las consultas ambulatorias, las emergencias, la solicitud de pruebas diagnósticas, de camas para internamientos y en la necesidad de fármacos, los cuales se han agotado en las farmacias y en las llamadas Boticas Populares o Farmacias del Pueblo, regenteadas por el Gobierno.

Al finalizar la pasada semana el Presidente de la República reiteró que todo está bajo control, reafirmando así la actitud permisiva en relación con una delicada situación de salud, generada por un virus del que se conoce muy poco, pese a los estudios y las investigaciones.

Aunque ningún sector ha hablado de volver a cerrar ni de confinamiento desde el Gobierno se da una respuesta desproporcionada a las asociaciones de especialistas y hasta al propio Colegio Médico Dominicano.

Se ha reclamado a las autoridades, sobre la base de datos que ofrece el sistema sanitario y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que se adopten medidas para evitar la propagación del virus y la saturación del sistema sanitario.

En medio del debate las autoridades se despachan fijando por resolución el tiempo de reposo o licencia que se debe dar a una persona contagiada por el virus, un nuevo invento desconocedor del rigor científico o distante de los resultados de una prueba de laboratorio.

República Dominicana minimiza los efectos de una enfermedad que ya ha superado los 300 millones de contagios en el mundo y acumula cerca de 5.5 millones de muertes.

Por encima de los consejos y recomendaciones se llama a la apertura de docencia presencial, no se adoptan medidas de control en los estadios y fiestas populares, mientras los contagios crecen de forma exponencial.

Motivado al parecer en la baja tasa de letalidad de la nueva variante se ha bajado la guardia, cuando la realidad es que el virus, generador de la COVID-19, no ha perdido su capacidad de arrebatar vidas, en menor o mayor escala.

Los contagiados crecen y crecen, mientras las autoridades declaran el sálvese quien pueda.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas