Opinión

Distraídos de lo importante

Hace ya mucho tiempo que vivimos con prisa. Y claro, hace poco más de año y medio que estamos en una especie de montaña rusa de situaciones, decisiones y emociones.

Y esa prisa nos lleva a quererlo todo para rápido, para ya. El internet falla, el mundo se detiene. Si se caen las redes o plataformas de mensajería instantánea, ese mismo mundo se viene abajo. Dependientes y sometidos, libres y rehenes, ya lo he escrito antes.

Quiero pensar que la pandemia ha servido para recomponer un poco de lo que somos, de la forma que vemos el mundo. Que hemos aprendido a ver más allá de la prisa, de lo irrelevante y de las pantallas.

Y Ojalá veamos cuán distraídos estamos de lo que realmente importa. De ese abrazo, del contacto, de los «te quiero». Que no nos ahoguemos, por ejemplo, en la locura de ponernos miles de metas difíciles de cumplir para este nuevo año, porque ya hemos visto que en cualquier momento todo cambia.

Recordemos, por un instante, que tenemos que cuidar la mente y el corazón, así como cuidamos otras partes de nuestros cuerpos. Ya habrá tiempo de rescatar y reconstruir muchas cosas, porque ahora toca hacernos más resilientes y aprender que, para todo en la vida, las pausas son necesarias.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas