Opinión

El año de la gente

La República Dominicana es una de las naciones del Continente Americano que mayor avance institucional en términos de modernización del Estado y de infraestructura física ha experimentado en las últimas seis décadas de vida republicana.

Pero paralelamente con esos avances, la nación dominicana ha caminado con una enorme deuda social acumulada que hace de sus ciudadanos en pleno siglo XXI, un simple objeto manipulable desprovisto de la mayoría de los elementos que definen la dignidad humana.

Los dominicanos y dominicanas arrastran, asimismo, sobre sus espaldas un fardo de carencias elementales de subsistencia que debería avergonzar a los actores nacionales que han tenido la responsabilidad de trabajar a través del Estado en programas de desarrollo y políticas públicas en diferentes tiempos y etapas.

Soy de lo que piensan, sin embargo, que se le podrá cambiar la faz física a una nación pero sí a su gente no se le provee una alimentación adecuada, buena salud, acceso a una vivienda digna y una educación de calidad de nada valen esos logros arriba mencionados.

Los partidos, los empresarios de avanzada, los gobernantes y gobernados, las iglesias y todos las fuerzas vivas del país tienen la tarea de emplearse a fondo para lograr en el menor tiempo posible una transformación radical del pueblo dominicano que garantice su bienestar.

No es posible, que en el ámbito de infraestructura física y modernización del Estado y otras áreas hayamos avanzado de manera extraordinaria, en cambio, el más reciente informe del Banco Mundial sobre Desarrollo Humano, indica que el 40,9 por ciento de los dominicanos y dominicanas están padeciendo los rigores de la pobreza.

Como es evidente, es imperativo que el centro de las políticas públicas de los gobiernos dominicanos en este nuevo siglo XXI debe y tiene que ser la gente. Basta ya de indelicadezas, pactos de silencios, vacilaciones, demagogias y corrupción.

La República Dominicana de hoy, obviamente, en términos de infraestructura física y fortalecimiento institucional no es la misma del Siglo XX, hemos avanzado mucho. ¿Pero y el hombre y sus necesidades básicas de subsistencia?.

El autor es periodista y magíster en Derecho y Relaciones Internacionales. Reside en Santo Domingo. Quezada. Alberto218@gmail.com.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas

La solución en Colombia es el diálogo, no la militarización Numerosas voces exigieron hoy al gobierno de Colombia poner fin a la militarización del país para solucionar la actual crisis cuya salida consideran que es el diálogo. Para el columnista Daniel Samper, el presidente Iván Duque debe intentar un diálogo real con los jóvenes en Cali: si la única salida real que contempla es la represión, el problema está apenas comenzando, dijo al referirse a la orden dada anoche. El senador Wilso Arias de Polo Democrático recalcó que lo inteligente sería sellar la espiral de violencia, con lucha civilista y evitando la provocación. Enfatizó en que Duque juega a lo mismo que el expresidente Laureano Gómez (1950-1951), reconocido como racista, fascista y segregacionista) y Álvaro Uribe, a sembrar violencia. Anoche el mandatario ordenó 'el máximo despliegue' de asistencia militar en el departamento de Valle del Cauca y Cali, su capital, tras la violencia en el contexto de las movilizaciones con saldo de cuatro muertos. 'A partir de esta noche empieza el máximo despliegue de asistencia militar a la Policía Nacional en la ciudad de Cali y en el departamento del Valle', instruyó. Aseguró que esa movilización de elementos 'llevará casi a triplicar nuestra capacidad en menos de 24 horas en todo el departamento, asegurando una asistencia también en puntos neurálgicos donde hemos visto actos de vandalismo, de violencia y de terrorismo urbano de baja intensidad', señaló. Ayer se completó un mes de paro en Colombia, y el colofón de las manifestaciones pacíficas fue una exacerbación de la violencia policial en muchos lugares del país, en particular en Cali, donde a plena luz del día, civiles acompañados de policías dispararon a los manifestantes