Hablan los hechos

Danilo y el PLD reclaman que se escuche el clamor de la gente

La costosa movilización de funcionarios hacia provincias del país, con la etiqueta “El Gobierno en las Provincias”, además de sustituir la ausencia del Jefe del Estado y procurar restar impacto al acto de juramentación de nuevos miembros del Partido de la Liberación Dominicana en Azua, se quedó solo en planes y en las mentes de los caros estrategas del Gobierno.

Gobierno va a las provincias por lana y sale trasquilado

En lugar de acercar la gestión a los ciudadanos, la acción reforzó el alejamiento, porque la población, hastiada de los apagones, del alto costo de la comida y los servicios, de la inseguridad ciudadana, entre otros problemas, exacerbó la indignación, que tiene un carácter colectivo.

En las imágenes que llegaron de los lugares a donde acudieron los elitistas funcionarios predominaron las quejas ciudadanas, mientras arrogantes coordinadores de conversatorios apagaban micrófonos o invitaban a salir a quienes criticaron al Gobierno por enviar dos años después a los burócratas.

De nuevo las mismas promesas de la campaña y anuncios de cuantiosas inversiones que no acaban de llegar, mientras se sazonan los dígitos de millones, miles y centenares, que solo se ven en el papel y en las declaraciones de prensa.

Los comunitarios se sintieron burlados con el aparataje montado solo con allegados al partido de gobierno, de los que están en las nóminas públicas o a los que ellos mismos bautizaron con el mote de bocina.

Impactante acto en Azua

El pomposo anuncio gubernamental del desplazamiento de funcionarios a provincias pretendió restar impacto a la actividad organizada por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), con la que retoma las juramentaciones de nuevos miembros.

Los medios tradicionales de comunicación y las llamadas redes sociales colocaron en primeros planos la actividad de la heroica Azua de Compostela en donde predominaron la organización y el entusiasmo.

En tres etiquetas o ‘hashtag’ creados por la producción para dirigir los mensajes relativos al acto marcaron tendencias, más allá de aproximadamente dos horas de la concentración.

La televisión dominical dio cobertura en directo al acto y al día siguiente los impresos colocaron en portada el contundente discurso del ex Presidente Danilo Medina.

El exmandatario fue lo suficientemente descriptivo y explicativo del proceso de reestructuración que desarrolla el PLD, en el que se validan sus miembros y militantes, sincerando el padrón y con las puertas abiertas para recibir la avalancha de nuevos miembros.

Unos 15 mil se asentaron en la plataforma digital en los municipios y distritos municipales de Azua, anunciándose solo 13 mil y juramentando en vivo unos 3 mil, que pudieron entrar al polideportivo de Azua o se quedaron en los alrededores.

Con el tacto de estadista que le caracteriza, Danilo Medina reclamó del Gobierno que no haga retroceder el país 20 años, como está sucediendo.

El exmandatario dijo no esperar milagros, pero sí que se tenga compasión, que se mire alrededor y que se escuche el clamor de la gente.

Derechos fundamentales que se garantizaron en el pasado gobierno ahora están en peligro, el primero de ellos el de la alimentación.

El Gobierno sabe que por el alto costo de los alimentos y la reducción del poder adquisitivo la gente está comiendo menos o no está comiendo, lo que se refleja en la pérdida de calidad de vida.

Se garantiza la soberanía alimentaria de un país apoyando a los productores, sembrando y produciendo los alimentos que se consumen, pero el actual gobierno ha preferido privilegiar un pequeño grupo de importadores para traer productos importados, caros, es decir traer más inflación.

Con una verdad que mueve montaña el presidente del PLD le enrostró al PRM que en su gestión los niveles de pobreza han aumentado y que no se culpe de ello a la situación internacional, porque en países de la región, con las mismas características de República Dominicana, las cifras dicen lo contrario.

Sin tener que decirlo, al informar sobre la consulta popular que organiza el PLD para seleccionar al o la aspirante de mayor nivel de simpatía en octubre próximo, Danilo Medina dejó claro su condición de árbitro y el compromiso de acompañar al o la aspirante que se escoja.

Quien resulte escogido tendrá la ventaja de que será acompañado por el gran estratega y armador político, quien renunciando de la presidencia de la Cámara de Diputados llevó al solio presidencial a un candidato de estreno y luego, en una segunda contienda, sacrificó una candidatura suya para favorecer a quien la población inclinaba su simpatía por ser la cabeza de una gestión de gobierno transformadora y progresista, sustentada por el principal partido político del país, el PLD.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas