Seguridad Vial

Parqueos improvisados generan caos y accidentes

Por: María Hernández

El desarrollo de un país se mide por la forma en que fluyen los servicios en cada uno de los renglones de la economía y cuando salimos a las calles nos damos cuenta de que el desorden impera en cada una de las principales vías en donde son los ciudadanos los que deciden dónde se estacionan y dónde no.

La falta de parqueos hace difícil la vida a conductores y peatones que ven ocupados sus espacios sin que el Estado decida intervenir esas zonas, bien conocidas por todos en donde las calles han quedado limitadas a un solo carril de circulación porque los dos carriles laterales usualmente los utilizan como parqueos sin que las autoridades pongan control a la situación.

Las aceras, contenes y entradas de marquesinas se utilizan sin permiso de las autoridades ni de los dueños de las viviendas en donde se encuentran esas entradas que al quedar ocupadas por otros vehículos no les permiten a los propietarios de esos lugares sacar sus medios de transporte si tienen que salir a realizar alguna diligencia a diferentes centros de trabajo o de estudios, entre otros.

Tampoco se respetan los parqueos que están señalizados frente a instituciones bancarias y de otro tipo para embarazadas, envejecientes y otros con discapacidad, pero que son utilizados, de manera alegre, por personas que no tienen ningún tipo de problema de salud o movilidad.

Se han hecho muchas promesas de erigir parqueos, pero en la actualidad los parqueos que todos recuerdan por su eficiencia en el Distrito Nacional son el parqueo del Banco Central, Banco de Reservas, Superintendencia de Bancos, el de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) y otros.

En universidades como la O & M los estudiantes denuncian el peligro que les representa la falta de parqueos porque tienen que dejar sus vehículos en las aceras de la institución a expensa de los malhechores.

También se preocupan por construir estacionamientos los bancos y las grandes plazas comerciales. Algunas iglesias tienen parqueos que dependen, en muchos casos, del tamaño de la edificación.

La mayoría de hospitales y clínicas poseen sus grandes parqueos a diferencia de muchos centros comerciales que no estiman la importancia de construir un parqueo como parte integral de la obra por lo que se producen estacionamientos improvisados que entorpecen el flujo normal de vehículos livianos y pesados.

Cuando se conoce cómo funciona el sistema de parqueos en países organizados como Estados Unidos, Suecia, Alemania, España, Dinamarca, Noruega y otros, lo primero que observamos es la rigurosidad de las autoridades de esos países en hacer que los ciudadanos cumplan con su deber de pagar sus impuestos de parqueos que son tan importantes como llenar su tanque de gasolina, gas o poner a cargar su vehículo, en casos de los que son eléctricos.

En Suecia los estacionamientos públicos tienen los precios más caros de 3 a 6 euros por hora por el parqueo. Los parqueos que se encuentran en las afueras de las principales ciudades son más económicos. En Alemania los precios de los parqueos van desde 10, 20, 30 y hasta 70 euros anuales, pero estudian la posibilidad de subirlo de 80 a 500 euros, de acuerdo a expertos. En la capital de Dinamarca, Copenhague, cobran 160 euros al año y en Estocolmo, la capital de Suecia, 825 euros al año.

En Barcelona, España, han entrado en vigor nuevas tarifas ambientales para los vehículos que estacionen en las denominadas zonas azules y en las verdes. A los que estacionen en las zonas azules no se les cobrará si sus vehículos tienen 0 emisiones de gases contaminantes, como lo destaca el periódico El País en un escrito, y los denominados residentes anuales pagan menos de 25 euros. Si esa es la condición para no pagar en nuestro país pagarán todos por su parqueo si se toma en consideración la gran cantidad de vehículos que se desplazan llenando de humo tóxico las vías.

En Estados Unidos se acostumbra a parquear los vehículos en algunos aeropuertos, durante las vacaciones y uno de los más baratos es el Denver International donde se cobra un promedio de $2.50 por día y el más caro es el Logan International Boston que puede costar $21.76 dólares cada día.

En enero de 2021, el gobierno dominicano anunció un plan de más de 16 edificaciones con más de 2,109 parqueos tanto en la Capital como en Santiago con una inversión público- privada, pero hasta el momento solo se ha inaugurado el parqueo La Atarazana, en la Zona Colonial, en agosto del pasado año. De acuerdo a estudios recientes, en esa zona existe un déficit de por lo menos 440 parqueos en toda esa zona.

Los principales estacionamientos de la Ciudad Colonial son el Parqueo Casas Reales, Parqueo José Reyes, Parqueo Municipal de la Meriño, Parqueo Banreservas y Parqueo Av. Del Puerto.

El sector de Gascue es uno de los que mayor problemas presenta para estacionar los vehículos por el gran movimiento comercial de esa área y por los centros educativos y de salud que hay en esa zona, a parte de las limitaciones de espacio que tienen esas vías, que se reduce más con hileras de vehículos parqueados a cada lado como es el caso de las calles Cervantes, Pasteur, Socorro Sánchez, Josefa Perdomo, Lea de Castro y otras.

En municipios como Baní, en la provincia Peravia, impera el caos en las vías por las faltas de señales en el tránsito, además, falta de sincronización de los pocos semáforos que tienen, mal estado de sus calles y especialmente la falta de parqueos que afecta muchos de los establecimientos comerciales del lugar, como se ha denunciado en diferentes medios de comunicación. Igual situación afecta a la provincia de San Cristóbal, en el área del Parque Central y en la Gobernación. Haina, municipio de esa provincia también es afectado por la falta de estacionamientos y por la gran cantidad de motores que se detienen en paradas improvisadas y sin supervisión de las autoridades del lugar.

En Santiago, la construcción y la puesta en funcionamiento del primer parqueo público con capital privado se ha convertido en un alivio y en parte de la solución al caos vial que siempre ha prevalecido en esa zona. Es un edificio de parqueos que contempla 8 niveles y que se levanta por las calles Restauración y Cuba con capacidad para 50 vehículos en cada nivel, a parte del sótano. Se encuentran funcionando el sótano y cuatro de los seis niveles de la obra y los usuarios pagan 30 pesos por cada hora de estacionamiento.

Esa provincia también posee un sistema de parqueos múltiples computarizados como una búsqueda de soluciones a la falta de estacionamientos del lugar con lo que ahorran dinero y espacio.

Recientemente, durante la celebración de la XXIV Feria Internacional del Libro, el pasado mes de abril, en la Zona Colonial, la secretaria de Cultura del Partido de la Liberación Dominicana (PLD),  Mery Kasse, denunció que por la falta de estacionamientos algunos parqueos, que fueron habilitados por particulares, cobraban hasta 500 pesos sin que ninguna autoridad lo impidiera porque los parqueadores no tienen quien los regule.

El Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) a través de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) debería poner el orden en las calles y prohibir que desaprensivos se aprovechen de la necesidad de parqueos de los conductores y cobren tarifas que solo van a los bolsillos de gente no especializada ni autorizada para realizar ese oficio y que en muchos casos amenazan a los propietarios de vehículos si se estacionan en una zona y no les pagan lo que les exigen.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas