Hablan los hechos

Crisis climática y olas de calor

Por: Isbelia Farías

Con el avance de la crisis climática y el calentamiento global, las olas de calor son mucho más frecuentes e intensas.

En 1980, para el mes de julio, hubo una ola de calor en el sur de Estados Unidos (EE.UU.) en la que se registraron hasta 38,4 grados. Para 1985, en noviembre, Brasil alcanzó los 36,5 grados. Tres años después, en abril, el sureste asiático reportó 32,8 grados.

En marzo pasado, India y Pakistán registraron olas de calor prolongadas. Las condiciones de calor extremo han tenido consecuencias devastadoras para la agricultura y la salud pública.

La ola de calor se define como un evento que ocurre cuando “las temperaturas máximas y mínimas superan o igualan, por lo menos durante tres días consecutivos y en forma simultánea, ciertos valores umbrales que dependen de cada localidad”.( Servicio Meteorológico Nacional de Argentina)

En el caso del sector agrícola, si la siembra no se ha consolidado sobre el terreno, las plantas pueden morir, ya que las raícen no están a la profundidad requerida para buscar agua, siendo seca la superficie.

Sobre las frutas, estas llegan a deshidratarse y se marchitan; mientras que si aumenta el calor, los períodos de cosecha pueden adelantarse o retrasarse.

De acuerdo con la portavoz de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Clare Nullis, las altas temperaturas podían afectar la agricultura en el sur de Asia, lo que perjudica el rendimiento de las cosechas, tanto para el consumo interno como para la exportación.

En abril pasado, Nullis detalló que el deshielo de glaciares puede generar inundaciones torrenciales, ya que las temperaturas presentadas se mantenían entre cuatro y cinco grados más de las que son regulares para la época.

Solo en India hubo tres olas de calor entre los pasados meses de marzo y abril. En la primera, que duró una semana, la temperatura media llegó a los 33,1 grados centígrados (°C); la segunda fue entre el 27 de marzo y el 11 de abril, mientras que la tercera inició el 25 de abril y duró varios días, con temperaturas máximas de hasta 46°C.

Un informe reciente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por su sigla en inglés), enfatizó que «sin una reducción inmediata de las emisiones en todos los sectores, será imposible limitar el calentamiento global a 1,5 °C».

«En los escenarios evaluados, para limitar el calentamiento a unos 1,5 °C es necesario que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo antes de 2025, como muy tarde, y se reduzcan en un 43 por ciento para 2030», aseveraron.

Los planes de acción para hacer frente al calor incluyen alertas y acciones tempranas, mensajes de sensibilización y cambios de comportamiento.

Entre las consecuencias del cambio climático se pueden mencionar el incremento de la temperatura media mundial; la subida del nivel del mar; daños en la producción alimentaria y cosechas; sequías; inundaciones extremas; riesgos en la salud, fenómenos meteorológicos extremos, y más.

Para ello, hay diferentes acciones o medidas que se pueden implementar que contribuyen a contrarrestar los efectos del cambio climático, como hacer un uso racional del agua; utilizar el transporte público más que autos particulares; reciclar los desechos.

Otras opciones incluyen plantar más árboles; ahorrar energía, minimizar la aplicación de productos químicos; así como enseñar a otros para que también coloquen su grano de arena en la conservación del ambiente.

Cuidar el planeta es un compromiso de todos, con las pequeñas acciones y educación, se puede hacer una gran diferencia para construir un futuro sostenible, reduciendo los efectos para proteger al ambiente (Telesur)

Noticias Relacionadas