Seguridad Vial

Motoristas siguen provocando decesos en vías de RD

Por: María Hernández

Caminar por las aceras de nuestro país se ha convertido en un verdadero peligro, desde que a los motoristas les dieron riendas sueltas para que hagan lo que quieran en las vías de la República Dominicana, a pesar de casos aislados en los que a los motociclistas se les ha detenido por cometer infracciones en las vías como conducir en vía contraria, sin casco o echando carreras por dinero, como es lo más común en el Distrito Nacional y en diferentes provincias del país, ante la indiferencia del gobierno y de las autoridades, en general.

Ver un motor o varios provoca en los ciudadanos miedo e inseguridad por la gran cantidad de accidentes de tránsito en los que se ven involucrados y por la amenaza que representan dos personas en un motor en nuestro país, en los últimos años, por los atracos que cometen sin que sean castigados por nuestras leyes.

Se denuncian, a través de los medios de comunicación y las redes sociales, las principales vías por las que acostumbran a correr los motoristas y los tramos específicos que utilizan y aún así las autoridades del Gabinete del Transporte, Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestre (Intrant) ni de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) se animan a apresar a esos jóvenes a los que no les importa perder la vida en esas temerarias carreras y que provocan decesos y heridas a otros motoristas y peatones o a cualquier conductor de motos con los que choquen, porque si lo hacen con vehículos pesados la historia que cuentan será diferente, lamentablemente, siempre quedan debajo de los vehículos más grandes con los que colisionan.

Las vías más utilizadas para echar carreras, en horas de la tarde o la madrugada y, en algunos casos en la mañana, son la avenida Las Américas, en el tramo del túnel y en el kilómetro 12, en la autopista, no en la Marginal, 6 de Noviembre, la avenida principal de Najayo Arriba, en San Cristóbal, autopista Duarte, avenida Ecológica que lleva a la Ciudad Juan Bosch, entre otras.

En Santiago de los Caballeros han identificado siete puntos de carreras ilegales en motores, de acuerdo a una publicación de Diario Libre, hace unos años. Dentro de esas vías están La Barranquita, Baitoa, donde murieron 3 jóvenes en esas carreras, avenida Hispanoamericana, elevados de las avenidas Joaquín Balaguer y Salvador Estrella Sadhalá proximidades del Centro Regional Universitario (UASD), Circunvalación Norte, entre otros puntos para correr en motos que esperamos ya hayan sido eliminados.

En abril del 2020 miembros de la Comisión Militar y Policial del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) arrestaron a seis motoristas que estaban echando carreras clandestinas en la autopista Duarte. El arresto se produjo en el kilómetro 17 en dirección Santo Domingo- Cibao, cuando la patrulla de carreteras del Programa de Protección y Asistencia Vial se encontraba supervisando la zona, según se destaca en el portal de la institución.

Esa supervisión debe ser permanente y las autoridades tienen que acudir ante cualquier denuncia de los conductores que, indignados, siempre suben los videos e imágenes de los motoristas mientras están corriendo, muchas veces hasta en vía contraria, por dinero.
Lo más lamentable es que cada día varios motoristas pierden la vida en esas competencias en las que los que ganan no corren y ponen a otros a arriesgar sus vidas mientras ellos se enriquecen con el pujante negocio que deja muertes y lesionados, que en muchos casos no vuelven a recuperar por completo su salud o pierden extremidades u otras partes de sus cuerpos.

En los últimos cinco años, las colisiones en las vías a causa de motocicletas han dominado los registros de fallecidos en los operativos de seguridad desplegados durante diferentes asuetos y feriados largos, así como los fines de semana, en donde se produce la mayor cantidad de fallecidos en las vías.

En este 2022 las estadísticas de incidentes con motores aumentaron respecto al año anterior, cuando se contabilizaron 133 casos, cinco menos que los que se produjeron este año, del total de 163 accidentes de tránsito de este tipo a pesar de los operativos que realizaron las autoridades para el período de la Semana Santa de este año.

Mientras que en 2019 fueron 150 de 181, en el 2018 se produjeron 556 de un total de 741 y en el 2017 se produjeron 707 colisiones de motores de un total de 860 accidentes de tránsito.

En 2020 dos jóvenes murieron en un accidente de tránsito que ocurrió en la carretera de Guaymate, en La Romana, mientras echaban carreras y sus motores chocaron de forma violenta y fallecieron ambos en el acto. Uno de ellos tenía apenas 20 años. Hechos trágicos como estos no han servido de ejemplo para que los jóvenes detengan las letales carreras.

Mientras, el 69% de los accidentes de tránsito que se han producido en los últimos cuatro años en las carreteras y avenidas de nuestro país, durante los períodos navideños corresponden a incidentes que tienen como un común denominador a las motocicletas. Entre 2018 y 2021 se registraron 427 accidentes en las vías, de los cuales unos 300 se produjeron en motores, de acuerdo a organismos de emergencias como el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

En provincias como San Pedro de Macorís los comunitarios expresan constantemente su preocupación por las carreras de motores que se escenifican constantemente sin que las autoridades de la Digesett intervengan para detenerlas.

En este 2022 en esa provincia los ciudadanos denunciaron que las carreras de motores se escenifican a diario en el sector conocido como Santa Fe las cuales son un peligro no solamente para los peatones que utilizan las vías públicas sino para los jóvenes desaprensivos que las practican.

Las motocicletas siguen siendo las más expuestas a los accidentes de tránsito. Según publica el diario El Dinero, por cada milla que recorre un vehículo, los motociclistas tienen 30 veces más probabilidad de morir en un choque o colisión si se compara con los pasajeros que van en un automóvil, de acuerdo a un planteamiento de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en el informe acerca de la Seguridad Vial en las Américas, en 2015.

En investigaciones recientes de esa entidad de salud, a nivel regional, se destaca que «una de las razones de este aumento de las defunciones de motociclistas es que el desarrollo de las infraestructuras urbanas del transporte en América Latina no ha seguido el mismo ritmo que el rápido crecimiento de las ciudades y las poblaciones urbanas», resalta la institución en el documento «Estado de la seguridad vial en la Región de las Américas, 2019».

Mientras los conductores de vehículos pesados, livianos y los motoristas no cumplan las leyes de tránsito y crean que se desplazan solos en las vías, continuarán los accidentes de tránsito que a diario llevan el luto a las familias o dejan personas con lesiones permanentes por la imprudencia y el exceso de velocidad al conducir.

Los motoristas deben sentir el peso de las leyes y de las autoridades cuando cometan alguna infracción en el tránsito. Ellos muestran evidencias de sus hechos en las redes sociales y medios de comunicación en donde suben los videos de sus corridas motorizadas, que se han denominado «carreras de la muerte» por las secuelas que, desde hace años, dejan en los más jóvenes que, llevados por la adrenalina, emprenden esas carreras sin saber que la de este día, podría ser la última competencia que realicen durante toda su vida.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas