Opinión

La víctima es la verdad

Por Ramón Tejeda Read

Ver a Julián Assange casi extraditado hacia Estados Unidos estremece. De rabia. De dolor. De impotencia.

Es presenciar de nuevo aquel espectáculo sádico de un ser humano cargando su cruz. Torturado. Burlado.

Hace rato que Pilatos se lavó las manos con el mismo desparpajo, la misma irresponsabilidad y el mismo cinismo.

Contemplamos a la verdad camino de nuevo al sacrificio. A la inmolación. Víctima del crimen de Estado, mientras ciertos monopolios mediáticos callan, edulcoran, justifican.

Dan asco ciertos “ministerios de la verdad”.

Julián Assange va camino a la prisión perpetua. Ya han sufrido él y su familia cuanta vejación pueda sufrir un ser humano.

Ahora va hacia el encierro definitivo en el paraíso de la democracia “y boten la llave”.

Porque reveló los crímenes de guerra de Estados Unidos en Irak y Afganistán.Pueblos y Estados destruidos, arrasados con mentiras y con bombas para saquear sus recursos naturales.

Assange reveló la sordidez de un sistema podrido dirigido por cerebros podridos que mantienen al mundo en vilo.

Dejó ver los intersticios de guerras asquerosas en las que se cometieron crímenes espantosos contra la población civil. Que siguen y seguirán impunes.

De nuevo se degüella impunemente la verdad. En la cara del mundo. En nombre de una “democracia”, de un “orden” y de unos “valores” contrahechos.

Julián Assange va camino a su tumba en Estados Unidos. Condenado por hacer el periodismo que necesitamos.

La gran víctima es la verdad. Degollada frente a todos. Callado el crimen y hasta celebrado por muchos que dicen defenderla.¡Viva Assange! ¡Viva la verdadera verdad!

Noticias Relacionadas