Hablan los hechos

Pueblos indígenas de Ecuador en fila cerrada por reivindicaciones

Por: Sinay Céspedes Moreno

Los pueblos ancestrales de Ecuador, representados por varias organizaciones, cierran filas en demanda de reivindicaciones y justicia, tras ser uno de los grupos sociales menos favorecidos en el país.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, la población de la nación andina, hasta febrero de este año, era de 17 millones 895 mil 131 habitantes y de ellos, más de un millón pertenecen a las 14 nacionalidades: Tsáchila, Chachi, Epera, Awa, Kichwas, Shuar, Achuar, Shiwiar, Cofán, Siona, Secoya, Zápara, Andoa y Waorani.

De acuerdo con la distribución geográfica, el 68,20 por ciento de los descendientes de comunidades autóctonas habita en la región Sierra, el 24,06 en la Amazonía y un 7,56 está establecido en la Costa.

Sin embargo, la mayoría está representada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), ente aglutinador de las comunas, comunidades, asociaciones, federaciones y poblaciones ancestrales.

DEFENSA DE LA ANCESTRALIDAD Y LOS DERECHOS COLECTIVOS

La Conaie tiene como fundamento principal la defensa de las nacionalidades indígenas ecuatorianas en los frentes económico, socio-cultural y político, mientras busca impulsar el respeto a la autodeterminación, el autogobierno, el pleno ejercicio de los derechos colectivos, la conservación de la naturaleza y recursos, entre otros.

Asimismo, aboga por mantener la cultura, identidad, saberes ancestrales, está a favor de la Educación Intercultural Bilingüe, promueve la equidad y la participación política.

Entre sus objetivos consta: consolidar la unidad orgánica de los pueblos y nacionalidades indígenas del país, luchar por la defensa de las tierras, territorios y los recursos naturales, así como hacer frente a las políticas extractivistas, con resistencia y alternativas desde los territorios. Promover el ejercicio de los 21 Derechos Colectivos reconocidos en la Constitución Política de la República, construir una sociedad intercultural y promover la participación mediante el establecimiento de una democracia participativa, con fines de alcanzar la descentralización del poder y los recursos económicos, la solidaridad y la equidad, son otras metas.

También prevé mantener las relaciones internacionales entre las nacionalidades indígenas del Continente para consolidar una unidad regional.

RECLAMOS ACUMULADOS Y DESOÍDOS POR EL GOBIERNO

En los últimos años, la Conaie ha estado al frente de las luchas sociales, en acciones como las protestas de octubre de 2019 y el paro nacional efectuado del 13 al 30 de junio de este año.

Las marchas recientes fueron el resultado de todos los reclamos ciudadanos acumulados y desoídos por el Gobierno después de diferentes reuniones y promesas de respuestas. Cumplir con una agenda de 10 puntos con temas sensibles, presentada al Ejecutivo en tres ocasiones y sin soluciones en un año, fue el detonante de las manifestaciones de 18 días, que tuvieron carácter nacional y territorial.

Como colofón, y ante la resistencia popular, el levantamiento concluyó con un Acta por la Paz y el compromiso de realizar un diálogo entre Gobierno y el movimiento indígena, para crear mesas técnicas hacia obtener acuerdos concretos en una decena de tópicos previamente consensuados.

Focalización (atención especializada) a los subsidios a los combustibles y la Banca Pública y Privada, asuntos altamente sensibles para el movimiento indígena y otros sectores sociales sumados a las movilizaciones fueron los primeros tópicos incluidos en las negociaciones.

Otros puntos comprenden el Fomento Productivo, Empleo y derechos laborales, Energía y recursos naturales, Derechos Colectivos y Educación Superior, Protección a inversiones nacionales, Control de precios, Acceso a Salud y Seguridad.

Desde el pasado 13 de julio y hasta el venidero octubre se llevarán a cabo las mesas, con la mediación de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y el apoyo de la academia y otras instituciones especializadas en los temas tratados.

El objetivo es concretar de una vez por todas, políticas beneficiosas no solo para los olvidados pueblos ancestrales, sino también para la ciudadanía de los grupos con menos ingresos en este país sudamericano.

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas, que cada 9 de agosto recuerda la primera reunión del Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías de las Naciones Unidas, realizada en 1982, encontró este año a un Ecuador que alza la voz en las calles.

Para el movimiento indígena nacional, luchar por el respeto a los derechos y por una vida digna, es hoy un imperativo y una meta en la cual pone todo su empeño, haciendo frente a todos los obstáculos interpuestos en el camino hacia las reivindicaciones.

En medio de ese panorama, cada consenso es visto como un avance y un logro de la resistencia, que no cesará hasta obtener los resultados esperados, por el buen vivir en un Ecuador plurinacional y multiétnico.

Noticias Relacionadas