Políticas

Puerto Rico enfrenta desastre social

Puerto Rico enfrenta nuevamente hoy un desastre social, luego del paso del huracán Fiona, debido a décadas de mala o ninguna planificación, estableció el Movimiento Independentista Nacional Hostosiano (MINH).

Al solidarizarse con las miles de personas que sufren la pérdida de sus viviendas y otras pertenencias, o de algún ser querido debido al ciclón, la organización destacó la pobreza, la desigualdad y la marginación que por mucho tiempo se han pretendido esconder en Puerto Rico.
El MINH sostiene que a cinco años de que el huracán María pusiera de manifiesto la vulnerabilidad de cientos de comunidades en el archipiélago puertorriqueño y la necesidad de tomar acciones urgentes, comprobamos que las agencias estatales y las de Estados Unidos nos mantienen en el mismo lugar que en 2017, o en una situación peor.

“Gran parte de los fondos que nos corresponden por concepto del seguro de FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) no han sido desembolsados, no se hizo en un tiempo razonable o no se invirtieron en asuntos prioritarios”, denunció la agrupación política.

Como en ocasiones anteriores, anotó, vemos a un pueblo solidario que sale en auxilio de sus vecinos en los momentos de mayor necesidad; son, otra vez, las comunidades las protagonistas de su propia salvación.

El MINH denunció, además, “el nuevo saqueo al que los fondos públicos del país serán sometidos por la compañía privada a cargo de la transmisión de la energía eléctrica, LUMA Energy”.

“Luego de que este evento demostrara la falta de preparación de la compañía para atender una situación de emergencia, revelan la escasez de personal preparado y con experiencia para poder reparar el sistema de energía, tan vital para nuestro país”, destacó.

La dirección de la agrupación resaltó que LUMA Energy anunció a raíz de esta crisis la contratación de cinco mil trabajadores fuera del país con unos salarios que costarán millones de dólares al erario.

El MINH reclamó a los funcionarios gubernamentales que tengan el sentido de responsabilidad y la sensibilidad que brilló por su ausencia hace cinco años, cuando el devastador huracán María.

“Manifestamos nuestra aspiración de que podamos asumir como país una agenda hacia el futuro que reconozca que nuestro territorio nacional se encuentra en la ruta de los huracanes, que también es susceptible a movimientos sísmicos y que, por tanto, no podemos vivir de espaldas a la naturaleza”, resumió.

La Dirección Nacional MINH expuso que tampoco podemos olvidar que son los sectores empobrecidos y marginados los que suelen pagar más caro la falta de visión de la cual han padecido las estructuras gubernamentales y los poderes económicos en esta isla del Caribe, sometida hace 124 años al dominio colonial de Estados Unidos.

El MINH también expresó su solidaridad a la República Dominicana, nación con la cual compartimos tantos lazos históricos, étnicos y geográficos y que también se enfrentaron al huracán Fiona y a los retos sociales que estos fenómenos representan.

Noticias Relacionadas