Internacionales

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió hoy compromisos financieros que se ajusten a la escala de las necesidades con un llamado a ampliar los montos para emergencias.

El Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF, siglas en inglés) demuestra su papel único e irremplazable para llegar rápidamente a las personas en crisis, dijo Guterres en el evento anual dedicado a las contribuciones de alto nivel celebrado en la sede de Naciones Unidas en Nueva York.

Guterres advirtió que la expansión y agravamiento de las tensiones demanda más donantes así como que se intensifiquen y amplíen la base de sus aportes.

Cuando estalló el conflicto en Sudán, el CERF puso a disposición fondos para ayudar a millones de personas atrapadas en los brutales combates y obligadas a abandonar sus hogares, recordó el titular.

Igualmente, canalizó otros montos a las agencias humanitarias de las Naciones Unidas en Gaza mientras luchaban por satisfacer las necesidades de cientos de miles de personas afectadas por el conflicto iniciado en octubre, agregó.

De acuerdo con el titular de la ONU, alrededor de una cuarta parte de las asignaciones del CERF se han destinado a responder a desastres relacionados con el clima, una proporción que aumentó a un tercio en 2023.

Durante este año, el fondo apoyó a personas en crisis olvidadas que pasan desapercibidas, desde Haití hasta Burkina Faso y Yemen, y se liberaron más de 270 millones de dólares estadounidenses para cerrar las brechas de financiación y reforzar las operaciones humanitarias en 26 países con emergencias y fondos insuficientes, la cantidad más alta jamás realizada, dijo Guterres.

Desde su creación en 2006, 126 Estados miembros y observadores de las Naciones Unidas, así como gobiernos regionales, donantes corporativos, fundaciones e individuos, aportaron más de cinco mil 500 millones de dólares destinados a la asistencia vital en más de 100 países y territorios a través de agencias de la ONU.

El CERF fue fundado por las Naciones Unidas para permitir la prestación de una asistencia humanitaria rápida y fiable a las personas afectadas por desastres y emergencias.

El 15 de diciembre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó por consenso la resolución que dio lugar a esta inciativa para promover la acción y respuesta temprana para reducir la pérdida de vidas, mejorar el respaldo ante las necesidades más inmediatas y fortalecer los elementos básicos de la ayuda humanitaria en crisis infrafinanciadas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas