Hablan los hechos

A penas horas de que el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana, Abel Martínez, presentara el formidable plan de Transformación de la Agropecuaria, el presidente de la República, Luis Abinader, se despachó con una nueva mentira de la que ya tiene acostumbrado al país desde la pasada campaña electoral.

En una actividad de la Asociación Dominicana de Hacendados y Agricultores (ADHA), el mandatario soltó una prenda, aquí les va: «El desempeño del sector agropecuario ha sido fundamental para que nuestras familias se beneficien del crecimiento económico con estabilidad de precios”.

Expuso que el gobierno ha trabajado arduamente para elevar la productividad y la rentabilidad del sector, propiciando la tecnificación de la actividad agropecuaria, ampliando la cartera de crédito al campo, aplicando tecnologías avanzadas, capacitando recursos humanos y mejorando las infraestructuras del campo; un verdadero ‘guayabazo’, como en el argot popular se tipifican las mentiras y engaños.

Es conocido que el sector agropecuario hoy vive su peor momento porque ha sido completamente abandonado por un gobierno que castiga la producción local, poniendo en riesgo la seguridad y soberanía alimentaria de la población dominicana al tiempo que beneficia a importadores amigos.

En el diagnóstico del Plan de Transformación Agropecuaria se precisa que de 400 mil dominicanos que en el 2020 producían alrededor del 88 % de los alimentos de la canasta básica, han sido ahogados por las políticas desproporcionadas de importaciones que promueve este gobierno que, además, con su improvisación, también ha llevado a la quiebra a más de 350 productores de huevos, equivalente a más del 50 % del total de productores que había en el 2019.

Recordamos la cancelación indiscriminada de más de 700 técnicos agropecuarios que debilitó la vigilancia sanitaria, resultando la entrada al país de la Peste Porcina Africana, lo que provocó pérdidas a los productores nacionales por más de 2 mil millones de pesos.

Por la situación de crisis productiva se está comiendo menor cantidad y con menos calidad que hace tres años; así lo confirman organismos internacionales que han visto cómo hoy estamos pagando los precios más altos de la historia por la canasta básica alimenticia.

A partir de ese diagnóstico, que es una complicada y mortificante realidad, Abel Martínez planteó en un enfoque acompañado de gráficos y titulares ilustrativos un conjunto de soluciones prácticas.

Prometió que desde el gobierno financiaría al sector con 4 mil millones de dólares, con tasas bajas de interés, a largo plazo y con períodos de gracia para productores agropecuarios.

También creará un fondo de 500 millones de dólares para financiar el 100 % de la introducción de nuevas tecnologías, la contratación de 2,500 técnicos especializados para el acompañamiento, supervisión y asesoría a los productores.

De igual modo, la creación de diez centros de producción, procesamiento y almacenamiento de pastos y forrajes, lo que garantizará una reserva estratégica de alimentos para el ganado.

Abel Martínez garantiza el apoyo a la pesca y acucultura para mejorar rentabilidad, así como la promoción de una Ley de Incentivo y Desarrollo Agroindustrial para respaldar el procesamiento.

En cuanto a la ganadería, Abel informó que su gobierno implementará un programa de inseminación artificial y transferencia de embriones para aumentar la productividad; también donará padrotes y novillas para incrementar la productividad en leche, carne y sus derivados.

Es un plan que trae certidumbre al sector productivo nacional y garantiza el rescate del sector agropecuario y alimentos a precios asequibles al consumidor.

Nuevamente Abel Martínez traza la pauta empujando a los demás candidatos a la presidencia a presentar sus propuestas. El candidato del PLD las tiene basado en una amplia consulta ciudadana y la asesoría de experimentados técnicos y consultores.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas