Economía

Con el Plan de Transformación Agropecuaria presentado por Abel Martínez, candidato presidencial del PLD, se volverá a comer barato, afirma el diputado Rafael Abel Lora

Rafael Abel Lora, diputado montecristeño y miembro del Comité Central del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), proclamó que, con el plan de Transformación Agropecuaria presentado por su candidato presidencial, Abel Martínez, se garantiza que el pueblo volverá a comer barato, dando por hecho el triunfo electoral de esa organización.

A seguidas manifestó que dado el manejo de las actuales autoridades a la producción agropecuaria ese sector debería ser declarado en estado de emergencia.

“Porque en su totalidad está quebrado. Y la evidencia está en la escasa producción nacional”, enfatizó el también diputado coordinador de la Comisión Agropecuaria de la Cámara Baja, citado en nota de la Secretaría de Comunicaciones del PLD.

Acotó que es una realidad palpable por más que el presidente reeleccionista Luís Abinader y su funcionariado se empeñen en negarla y pretender una percepción diferente mediante multimillonaria inversión en publicidad y medios.

Como argumento de sus aseveraciones, el diputado Rafael Abel Lora precisó que para agosto del año 2020 el gobierno peledeísta había importado 1,100 millones de dólares en alimentos y que al llegar al poder en tan solo cuatro meses el gobierno perremeísta 2,000 millones de dólares.

En ese sentido recordó como desde el mismo inicio del año 2021 los cosecheros de diferentes rubros comenzaron a quejarse porque los productos extranjeros estaban desplazando a los criollos, y que hubo manifestaciones frente a instalaciones oficiales donde los productores lanzaron su producción a las vías públicas.

“A botar las papas, a botar las zanahorias, a botar los ajíes, a botar los tomates, porque inundaron el mercado nacional de productos importados”, insistió el diputado Rafael Abel Lora.

Comentó que ahí radica la razón por las que han quebrado los productores criollos y se explica que el campesinado abandone los campos para marcharse a pueblos y ciudades.

Dijo que para el año 2000 la agropecuaria dominicana mantenía casi medio millón de empleos directos, de los cuales al día de hoy se ha perdido una parte significativa.

“Los sectores productivos nacionales están prácticamente abandonados. No hay una política oficial que devuelva la rentabilidad a la agropecuaria”, concluyó el legislador.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas