Hablan los hechos

La educación inclusiva, la ciencia abierta, el combate a la desinformación, la defensa del patrimonio cultural de los pueblos y la preservación de la biodiversidad resaltaron en 2023 el accionar de la Unesco, que abordó estas cuestiones como herramientas para la paz y el desarrollo sostenible.

En su célebre preámbulo, el ente multilateral constituido en 1945 y activado en 1946 proclama que “puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”, una visión más vigente que nunca frente a desafíos existenciales para la humanidad.
Hay consenso en la comunidad internacional en torno al criterio de que la educación representa un arma efectiva para lidiar con retos de la envergadura de los conflictos, el cambio climático o las desigualdades.

Sin embargo, alrededor de 250 millones de niños están fuera de la escuela, tras los seis millones adicionales registrados durante el último año, advirtió en septiembre la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En el contexto de la celebración en la sede de la ONU en Nueva York de una cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el ente multilateral y su Instituto de Estadísticas divulgaron datos que demuestran la urgencia de actuar para que mejore el acceso a las aulas a nivel global.

Al respecto, señalaron que si los países estuviesen en el camino para cumplir la cuarta de las metas de la Agenda 2030, objetivo consagrado a la educación, casi 60 millones de niños, adolescentes y jóvenes más estarían ahora mismo asistiendo a clases.

También seis millones adicionales de menores de edad tendrían acceso al nivel preescolar y al menos un millón 700 mil maestros más habrían recibido capacitación.

El panorama no puede ser más alarmante, con una brecha financiera anual estimada en 100 mil millones de dólares para ayudar a los países a alcanzar de cara al 2030 el objetivo de “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

En ese sentido, la organización subrayó la necesidad de que un nuevo niño sea inscrito en la escuela cada dos segundos y de que un millón 400 mil sean registrados en la enseñanza infantil.

“Las estadísticas demuestran que el número de niños sin escolarizar está aumentando. Los Estados deben movilizarse urgentemente si no quieren vender el futuro de millones de ellos”, alertó la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, quien estimó que la educación se encuentra en estado de emergencia, pese a los esfuerzos considerables de las últimas décadas en el sector.

ESCASEZ DE DOCENTES

Otro gran desafío en materia de educación es la escasez global de docentes y la situación de esos profesionales, con un déficit estimado de 44 millones de profesores para alcanzar la meta de proporcionar educación primaria y secundaria para todos antes del 2030.

Azoulay llamó la atención el 5 de octubre, a propósito del Día Mundial de los Docentes, acerca de una importante crisis vocacional.

“Algunas regiones del mundo carecen de candidatos y en otras se enfrentan a una tasa de abandono muy alta durante los primeros años de trabajo. En ambos casos, la respuesta es la misma: debemos valorar, formar y apoyar mejor a los docentes», afirmó en su mensaje.

La Unesco recomendó acciones dirigidas a hacer más atractivo este puesto de trabajo, entre ellas, invertir en la formación inicial del profesorado y en programas de desarrollo continuo, implementar iniciativas de orientación y garantizar que los profesores reciban salarios y prestaciones competitivos.

Asimismo, abogó por agilizar las labores administrativas y la documentación para que los docentes puedan centrarse más en la enseñanza, fomentar un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal, y brindar un acceso más sencillo a servicios de salud mental y al asesoramiento en el manejo del estrés y de las dificultades emocionales.

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

El uso ético de la Inteligencia Artificial (IA) continuó este año en la agenda de la organización de 194 Estados miembros, cifra a la que llegó en julio con la reincorporación de Estados Unidos, país que la había abandonado en octubre del 2017 por decisión del entonces presidente Donald Trump.

Después de adoptar a finales del 2021 el primer marco ético sobre la IA, con valores y principios comunes para su uso y desarrollo, la entidad con sede central en París instó en septiembre a los gobiernos a garantizar mediante una regulación en las escuelas el enfoque humano de la aplicación de la IA Generativa, una rama que permite mediante comandos generar contenido original a partir de datos existentes, como textos, imágenes, música y otros.

En ese sentido, la consideró una tremenda oportunidad para el desarrollo, pero también esgrimió que puede causar daños y prejuicios.

Para la directora general de la Unesco, la IA Generativa no puede integrarse en la educación sin el compromiso público y sin las salvaguardias y regulaciones necesarias, con un enfoque centrado en el ser humano y un límite de edad mínima de 13 años para emplearla.

El ente multilateral aprovechó su llamado para alertar sobre el impacto que tiene la novedosa herramienta en el empeoramiento de las brechas digitales de datos.

PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

En su aporte en la batalla mundial para proteger la biodiversidad, la Unesco publicó a finales de agosto la primera evaluación del estado y las tendencias de las especies en los sitios del Patrimonio Mundial.

Expertos como Guy Debonnet y Tales Carvalho Resende compartieron con Prensa Latina las preocupaciones que motivaron el estudio sobre los sitios naturales del Patrimonio Mundial.

Representan menos del uno por ciento de la superficie del planeta, sin embargo, albergan a más de un quinto de la riqueza de especies mapeadas, entre ellas, unas 75 mil de plantas y 30 mil de mamíferos, aves, peces, anfibios y reptiles.

El cambio climático y la acción humana generan amenazas para estos mil 157 refugios, calificados por los especialistas y por el director del Patrimonio Mundial de la Unesco, Lazare Eloundou Assomo, de una última línea de defensa de la biodiversidad y de muchas especies en peligro de extinción.

Según las investigaciones, de las más de 100 mil especies mapeadas en los sitios del Patrimonio Mundial, al menos 20 mil entran en la categoría de amenazadas.

La relación incluye al 66 por ciento de los corales duros en riesgo de extinción, seguidos por las aves (48), los mamíferos (44), los tiburones y las rayas (35), los peces marinos (34), los invertebrados terrestres (32), los peces de agua dulce (23), los reptiles (22), los anfibios (19), los árboles (16) y las plantas (cuatro).

Debonnet mencionó desafíos para la preservación de la biodiversidad como el aumento de las temperaturas y de los cambios de los patrones climáticos y la acción humana, aunque no son los únicos.

Se trata de sitios que constituyen bastiones de la salvaguardia de la biodiversidad, amenazados también por los conflictos, en particular en África, la pesca ilegal, el uso de pesticidas, la deforestación, los proyectos de infraestructura y las especies invasivas, argumentó.

El experto mencionó los casos de sitios como los bosques lluviosos tropicales de Sumatra (Indonesia), atacados por la deforestación, y el Parque Nacional de los Everglades (Estados Unidos), en riesgo por la expansión agrícola, los pesticidas y las especies invasivas.

Por su parte, Carvalho Resende llamó a la comunidad internacional a invertir mayores recursos en los sitios naturales del Patrimonio Mundial, donde se concentra una buena parte de la biodiversidad del planeta.

De acuerdo con el especialista, uno de los autores del estudio, las investigaciones realizadas por la Unesco y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ratificaron la importancia de tales refugios, que acogen a especies como la vaquita, el cetáceo más pequeño del planeta, con apenas una decenas de individuos sobrevivientes en Baja California (México).

LOS PERIODISTAS

Durante el año, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura insistió en la urgencia de garantizar la diseminación de informaciones veraces, el uso responsable de las redes sociales y la protección de los periodistas.

El 2 de noviembre, en el Día Internacional para Poner Fin a la Impunidad de los Crímenes contra Periodistas, la Unesco denunció las agresiones que sufren los profesionales de la prensa y reclamó medidas concretas para prevenirlas y enfrentarlas.

“En este momento, los riesgos para ellos son más altos que nunca, y esto se manifiesta de manera más dramática en Oriente Próximo, donde la Unesco recientemente lamentó la semana más letal para los periodistas en cualquier conflicto reciente”, subrayó.

Particular mención realizó a la celebración el año próximo de elecciones que convocarán a las urnas a más de dos mil 600 millones de personas, comicios amenazados por fenómenos que proliferan y van desde la divulgación de noticias falsas hasta la polarización y los discursos de odio.

Los profesionales del sector no solo lidian con riesgos en escenarios de guerras y conflictos, y al respecto la organización alertó que entre enero del 2019 y junio del 2022 fueron documentadas 759 agresiones individuales, incluyendo cinco asesinatos, en el contexto de 89 elecciones en 70 países.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas