Editorial

El debate sobre el adefesio en que se ha constituido la Ley 1-24 sirve para comprobar la sentencia del proverbio que dice “La verdad es como el aceite, siempre sale a flote”.

Insistir en mantener una ley que ha recibido amplio rechazo confirma la denuncia de la dirección del Partido de la Liberación Dominicana de que se pretende establecer en el país prácticas autoritarias y dictatoriales.

Los partidos políticos, la academia, la Iglesia, el sector empresarial, la comunidad jurídica, los legisladores se han manifestado contrario a los mandatos de la disposición aprobada a la carrera, en franca violación a protocolos legislativos.

La confusión primó al momento de su aprobación en vísperas del feriado de año nuevo y con una notoria manipulación de la sesión legislativa.

Una ley orgánica, porque regula derechos fundamentales, ha sido sancionada como ordinaria, un detalle, entre otros, que justifica su desapego de la Constitución de la República.

La insistencia en este despropósito permite confirmar las intenciones del presidente de la República de restringir libertades individuales y derechos fundamentales con el interés de tratar de mantenerse en el poder a como dé lugar, como se ha instruido en los encuentros de los afiliados al partido de gobierno.

La ley que crea la Dirección Nacional de Inteligencia, redactada y enviada al Congreso por el poder ejecutivo es un atentado contra las más elementales libertades civiles públicas, entre ellas, la libertad de expresión.

A la vista de todos están las caprichosas intenciones recomendadas por asesores y acogida por los actuales gobernantes de establecer prácticas antidemocráticas.

Así lo confirman la intolerancia puesta de manifiesto contra ciudadanos que de manera pacífica han expresado inconformidad con disposiciones del gobierno, la presión en los poderes públicos, las amenazas, imposición mediante el uso de la fuerza, judicialización de la política, violaciones de derechos fundamentales, acciones todas que retrotraen el país a prácticas dictatoriales que los dominicanos y las dominicanas habíamos visto superadas.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas