Opinión

Por: Charlie Núñez | En una ocasión, un hombre acompañado de una mujer, observaban un cuadro en una exposición de pinturas y el hombre exclamó: “yo pinto mejor que ese”; no se había percatado que el pintor estaba al lado de él, quien le respondió diciendo, es posible, pero usted se atreve a exponerlo?

Durante años, Luis Abinader y todos los dirigentes del PRM se la pasaron criticando los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana que encabezaron Leonel Fernández y Danilo Medina.

Prometiendo cambio y soluciones a todos los problemas del país y del mundo, llega Abinader y su combo, no solo al gobierno central, también a la mayoría de alcaldías.

Como ya es costumbre, como todos los gobiernos pasados de ese equipo, solo han sido buenos criticando desde la oposición y cuando se les ha brindado la oportunidad son un fracaso total, este gobierno de Luis que ha sido el peor de todos, como las buenas dictaduras, llegó a silenciar todas las voces que pudieran ser críticas.

Con un descomunal presupuesto publicitario callaba a los comunicadores, inició una persecución política disfrazada de combate a la corrupción y compra de adversarios vulnerables u oportunistas al mismo tiempo que disponen de los recursos del Estado como si fueran una herencia y repartir a troche y moche para conseguir adeptos.

Exponiendo solo su narrativa con medio mundo silenciado, llegó la hora de que el gobierno perfecto que dicen estar realizando sea analizado con otras visiones y otras ópticas que le permitan a la población hacerse el juicio que por años le han negado.

Como naciones civilizadas, grupos de medios y de la sociedad civil han planteado la realización de debates en los que cada candidato exprese sus ofertas y en el caso de los que quieren seguir, defiendan sus ejecutorias y sus acciones futuras.

Ahh caray!… adivinen, los candidatos del partido de gobierno, entiéndase los del PRM, no quieren debatir, andan corriendo más que Félix Sánchez y Marileidy Paulino.

Tienen cuatro años protegiéndose detrás de mentiras y manipulaciones, ahora quieren quedarse y no pueden dar la cara, no hicieron nada y no tienen nada que ofrecer a futuro, es muy fácil con los dineros del pueblo pagar para que mientan por ellos.

Como ya sabemos que los aspirantes alcaldes se mandaron, la pregunta del millón es, se mandará también Luis Abinader cuando le toque debatir con los candidatos presidenciales?.

Luis se la ha pasado desafiando la oposición, pero desde lejos, acompañado de un coro que le hace venias a todo lo que se le ocurre, esperamos que no intenten enredarnos “los tapa engaños” con que los candidatos no quieren debates, cuando la realidad es que los perremeista les corrieron al debate.

Presidente, las correderas rápidas dejémoslas a Marileidy y Félix Sánchez, a usted lo esperamos en esos debates presidenciales.

Noticias Relacionadas