Opinión

En el escenario Político Dominicano Post elecciones Presidenciales del presente año 2024 el
presidente de la Republica reelecto Lic. Luis Abinader Corona y sus asesores, en un
comportamiento constante de sus últimos 4 años de ejercicio de gobierno de sorprender a la
población Dominicana con temas poco transparente, poco días después de este suceso, en sus
acostumbrada Rueda de prensa las Semanales, pone en agenda dos temas fundamentales
como prioridades de su nueva gestión de gobierno.

Estos dos temas son: primero Una nueva Reforma a la constitución dominicana y segundo
Una Reforma Fiscal, que les permita generar más recurso para poder cumplir con los
compromisos de gobierno, por la razón, que alegadamente, los recursos que genera el
gobierno bajo su administración son insuficiente.

Solo voy a referirme al tema Constitucional en este escrito, pues el de la Reforma Fiscal
requiere una valoración aparte.

Sobre la Reforma a la constitución, el presidente Abinader como vocero de su propio
gobierno, argumenta la necesidad de poner un candado a la constitución que impida la
aparición de un nuevo Trujillo en el siglo XXl. Ante esta argumentación, experto en derecho
Constitucional y estudioso de la misma constitución dominicana han señalado con sobrada
argumentación, que detrás de ese tema de reforma se esconden otros motivos que pueden ser
pecaminoso para el desarrollo de la Democracia en la República Dominicana en un futuro
cercano, pues precisamente el artículo 124 de la constitución dominicana actual sobre la
elección Presidencial nos dice:
» El presidente o la presidenta de la República podrá optar por un segundo periodo
Consecutivo y no podrá postularse jamás al mismo cargo ni a la Presidencia de la República.
Como se puede observar sería interesante que se explique cuál es el candado, si realmente la
constitución actual expresa claramente la imposibilidad de un continuismo que no esté acorde
con la misma. En este tema la misma constitución toma como modelo la Constitución
Norteamericana en lo referente a que un Presidente electo pueda optar por un nuevo periodo
constitucional.
Veamos que nos dice la constitución norteamericana:
Enmienda XXI Sección l:

Nadie podrá ser elegido Más de dos veces para la función de Presidente, ni nadie que haya
actuado como Presidente por más de dos años del término para el cual fue elegida, otra
persona podrá ser elegido más de una vez para la función de Presidente (Caso de Harris
Truman).

Como se puede observar la Constitución Dominicana actual tiene el mismo espíritu de la
Constitución Americana y vas más lejos , pues reitera el no poder aspirar con la Enmienda
aprobada en el año 2016 que estableció el nunca jamás. .

Ante esto hay que tratar de conocer el cojo sentado y observar si el tuerto está durmiendo
como decía el Profesor Juan Bosch, pues en el ejerció de la política y la lucha de poder hay
cosas que no se ven, pues en estas circunstancias el afán sobre una reforma Constitucional
lleva a tener que poner mucha atención sobre varias interrogante, pues la asamblea
constituyente es Soberana y puede someter a votación una agenda diferente a la sometida por
los proponente del poder ejecutivo, me atrevería a citar: Extensión del periodo Presidencial de
4 a 6 años, Habilitar al presidente quitando el nunca jamás, bajar el porcentaje de elección
menor del 50% para la elección del Presidente.
Lo citado anteriormente, son temas muy comentado por la dirigencia del Partido en el poder
en los corrillos tertulianos.
Otra Reforma planteada lo es:
La de la creación de un Ministerio de Justicia cuya reforma, no tiene sentido dentro del punto
de vista expresado de mucho constitucionalista ya que las funciones y la independencia de la
justicia está establecida en la misma constitución dominicana.
Cuando el presidente argumenta sobre un Ministerio Público independiente la misma
Constitución Dominicana lo refiere al artículo 169 párrafo I y ll, artículo 70 sobre autonomía y
principio de actuación.
Es importante considerar que en las constituciones occidentales y americanas con rara
excepcione el representante de la sociedad en la defensora de sus derechos, para nuestro caso
el procurador general de la republica es designado por el poder ejecutivo , ya el mismo,
representa la administración de justicia eficiente en un estado democrático y de derecho con
absoluta independencia y equidad como manda nuestra propia constitución en su articulo 169
párrafo 1, cuando dice textual mente lo siguiente: ¨en ejercicio de sus funciones el Ministerio
Publico garantizará los derechos fundamentales que asisten a cada ciudadano y ciudadana
promoverá la resolución alternativa de disputas, dispondrá la protección de víctimas, testigos y
defenderá el interés público tutelado por la ley.¨

últimas Noticias
Noticias Relacionadas