Hablan los hechos

Por Mario Hubert Garrido

Reactivación económica y empleo, inversiones, confianza y turismo son algunos de los compromisos del nuevo presidente de Panamá, José Raúl Mulino, para el mandato 2024-2029, la pregunta es las vías que utilizará, estiman analistas.
En el primer mensaje al país, tras su toma de posesión, Mulino reconoció los duros retos para sacar a Panamá del atolladero donde lo dejaron y adelantó que, ante el estado preocupante de las finanzas públicas, hará buen uso del dinero, replanteando prioridades.
“No vamos a empezar la gestión de cero. Nos tocará comenzar con menos de 50 mil millones de dólares en deuda”, remarcó.

AUSENCIA DE GOBIERNO

El flamante mandatario de 65 años de edad dijo que encuentra una economía alicaída por los excesos, irresponsabilidad y malas decisiones de un Gobierno ausente.

Mulino precisó que la nación no solo perdió el grado de inversión por la calificadora de riesgo Ficht Ratings, sino también miles de empleos y la confianza de invertir.

También admitió que desde el 2019 a la fecha, el presupuesto de la nación creció el doble, pero la calidad de vida de los panameños cayó. Este simple razonamiento da cuenta de lo mal que se gestionó, lo equivocado de las prioridades y el mal uso de los recursos nacionales, opinó.

A su juicio, la pesada herencia que encuentra genera impotencia e indignación. Se nota cómo unos pocos hicieron una gran fiesta y la cuenta la pagó la población con sacrificio, pérdida de ingresos y oportunidades, lo cual terminó dese ahora, precisó.

Su estrategia, dijo, se resume en hacer un Gobierno enfocado principalmente en resolver el problema de la gran mayoría de los panameños, lo que no significa acabar con la riqueza sino combatir la pobreza.

LAS PROMESAS

El recién instalado jefe de Estado adelantó varios proyectos de los cuales habló en campaña pero que desde ahora toman prioridad con una consigna clara, según insistió: menos gasto en política y más inversión en la gente.

En ese sentido mencionó el programa Mi Primer para mil jóvenes, el plan nacional de reconstrucción vial y atender la la licitación del nuevo Hospital Oncológico entre otras iniciativas.

Anunció cambios además en la recolección y tratamiento de basura, la construcción de viviendas sociales y el cierre de la frontera con Colombia, en la selva de Darién, para frenar la creciente migración irregular hacia Estados Unidos.

En el ámbito de la educación, la construcción de la Ciudad Universitaria es otra promesa, junto a la titulación de los pequeños productores, pues el agro contará con un presidente aliado que es parte del sector, indicó.

También enumeró el manejo eficiente de la distribución de agua potable, la apertura de cuentas bancarias como derecho universal y reactivar el turismo a nivel nacional de manera urgente.

El presidente reiteró que la obra insignia de su administración será el tren David – Panamá, para conectar el país de forma integral, con un decisivo impacto en la economía, el agro, empleo, movimiento de mercaderías y transporte de nacionales y extranjeros.

OTRA CARA DE LA MONEDA

Expertos como René Quevedo señalan los enormes desafíos económicos del entrante Ejecutivo, en los que más allá de cumplir con los compromisos de pago, tendrán que buscar el dinero para crear las obras prometidas, cuando la pregunta sin responder es como hará todo eso.

El también consultor laboral comentó que la economía enfrenta una severa crisis de liquidez y una importante contracción del consumo por lo que, ante la precariedad de las finanzas públicas, la capacidad de estimular la generación de empleo determinará la efectividad gubernamental para canalizar recursos, particularmente de la banca nacional, hacia el sector productivo.

De igual manera, el estudioso Adolfo Quintero opinó que el escenario para el gobierno es bien difícil, ya que un alto porcentaje de los ingresos que recibe no son tributarios.

En una reflexión con El Periódico de Panamá, el economista Juan Jované consideró que, para poder llevar adelante los proyectos de obra pública, Mulino enfrentará un problema porque el presupuesto que va a recibir este año estará a la mitad y para que pueda funcionar se tendría que subejecutar por dos mil 600 millones de dólares.

Cuestionó que este es un tema que no se aclaró y la pregunta es ¿cómo lo van hacer, en el caso de que se efectúen las inversiones? “Bajar el presupuesto de la Asamblea Nacional no será suficiente, comentó sobre anuncios al respecto.

“El presidente tiene claro que su primer reto es generar confianza, ya que sin confianza no habrá inversiones, empleo y mucho menos “chen chen” (dinero) en el bolsillo de nadie, agregó.

Para varios estudiosos, el problema tradicional y básico con el listado de proyectos anunciados es que, aun cuando el propio Mulino, que aboga por la empresa privada como principal motor- admitió que sabría cómo financiarlos, lo cierto es que esto no quedó claro.

El presidente hablo de combatir la corrupción y el despilfarro, obviamente sin decir cuantas administraciones hacia atrás deberían ser revisadas, según Jované.

También obvió la corrupción del sector privado que significa una evasión tributaria de más de 11.0 por ciento de Producto Interno Bruto.

Por otro lado, instó a los movimientos sociales a estar alertas ante la reforma estructural anunciada para el sistema de pensiones o la idea de abrir la mina de Donoso en Colón para luego cerrarla, lo cual desconoce la voluntad el pueblo que en las calles a finales de 2023 dijo no a la minería metálica a cielo abierto.

últimas Noticias
Noticias Relacionadas