Hablan los hechos

Por Clara Zepeda

La baja capacidad de crecer, la alta desigualdad y baja movilidad social, así como la baja capacidad institucional y fallas de gobernanza, son las tres trampas en las que está atrapada América Latina que se auto-refuerzan y generan una crisis del desarrollo, afirmó Javier Medina Vásquez, secretario ejecutivo adjunto de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Durante la inauguración de la Quinta Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe desde Cartagena de Indias, Colombia, Medina Vásquez detalló que se ha identificado que América Latina y el Caribe, en el siglo XXI, avanzan con mucha dificultad en la implementación de la agenda 2030 (plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia).

“Como evidencia, sólo 22 por ciento de las metas están cumplidas o en transición de cumplirse y el resto están fuera de una trayectoria de cumplimiento. Por tanto, la trayectoria del desarrollo es urgente porque condiciona el objetivo del desarrollo sostenible y dado que estamos enfrentando tres grandes trampas que se auto-refuerzan y generan una crisis del desarrollo”, sentenció el directivo del organismo internacional.

La primera de las trampas, enumeró Medina, es la baja capacidad de crecer, que se manifiesta en el hecho de que entre 2014 y 2023 el producto interno bruto (PIB) de la región creció a sólo 0.8 por ciento en promedio, lo que es menos de la mitad de 2 por ciento al que creció en la década perdida de los años 80; es decir, “una década pérdida más perdida que la de los 80”.

La segunda trampa, continuó, es que la alta desigualdad y la baja movilidad social se agravan por la desigualdad de género, las deficiencias en educación y formación profesional, así como el bajo dinamismo en la creación de empleo, sistemas tributarios regresivos y políticas fiscales con importantes debilidades.

Y, la tercera trampa es la baja capacidad institucional, las fallas de gobernanza, y la falta de visión de futuro e instituciones para la gestión de transformaciones.

“Para superar estas trampas, y transformar el modelo de desarrollo regional, hacia uno de productividad, inclusión y sostenibilidad, la Cepal hace un llamado a los países para actuar de manera integral sobre las causas que están en la raíz de la desigualdad y sobre la baja movilidad social, poner especial atención de mejorar la gobernanza”.

Obstáculos

A la luz de los resultados alcanzados y los desafíos que se presentan en la región, es preciso concentrar los esfuerzos en profundizar el camino recorrido, así como en potenciar las fortalezas que han hecho del Consenso de Montevideo un instrumento tan potente, resaltaron en el foro.

Susana Sottoli, directora regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), sostuvo que la evidencia nos habla de los avances en América Latina y el Caribe en los últimos 30 años en salud materna, planificación familiar y transformación de normas de género discriminatorias. Pero los datos también revelan que millones aún enfrentan obstáculos para ejercer sus derechos.

En la inauguración, Noemí Espinoza, embajadora de Honduras en misión especial para asuntos de la mujer, enfatizó que la pobreza en todas sus manifestaciones representa en sí misma la negación de los derechos y que su erradicación es un imperativo moral para la región que los gobiernos deben asumir. (Tomado de la Jornada. México)

últimas Noticias
Noticias Relacionadas