Editorial

Búsqueda de editoriales

Se han encontrado 456 editoriales

Con experiencia para hacer frente a las mezquindades

Los primeros cien días de gobierno marcan el comportamiento de un nuevo proyecto político en la administración pública, lo que representa ante la población una primera impresión de lo que se pretende hacer y cómo funcionará el nuevo estilo de gestión.

Se ha hecho costumbre desde las primeras tres décadas del pasado siglo otorgar en los sistemas democráticos los primeros cien días para que las nuevas autoridades puedan presentar sin inconvenientes sus credenciales.

Mientras los gobiernos que se estrenan deben acogerse a un plan de acción que busque producir efectos políticos concretos y sintonía con la población que le respaldó en la consulta cívica en que obtuvo ganancia de causa, la oposición política, como ha procedido el Partido de la Liberación Dominicana en esos cien días, se torna reservada, quizás conservadora, para dar oportunidad de actuación a las nuevas autoridades.

Los objetivos de los primeros días de gestión deben asegurar el compromiso de transformación hacia los ciudadanos y comenzar a cumplir las promesas hechas en la campaña electoral.

Se vendió una propuesta de cambio del que aún no se ven señales mínimas; por el contrario, la improvisación ha predominado en las ejecutorias públicas, que denotan desconocimiento, impericia e incompetencia.

En ese sentido, son muchos los desatinos, descuidos y torpezas en que se ha incurrido desde las diferentes instancias del Gobierno, los cuales son temas de comentarios del día a día en los diferentes núcleos sociales y han generado el rechazo de la población y el retiro temprano de las adhesiones conseguidas en la campaña.

Precisamente, el rechazo a las iniciativas y las inconformidades expresadas por la ciudadanía son las que llevan a los mercadólogos al servicio del gobierno a recomendar, conjuntamente con el aliado que ha recibido los favores políticos, el ataque sistemático al Partido de la Liberación Dominicana en procura de disminuirlo.

Una estrategia de dos contra uno que el Partido de la Liberación Dominicana tiene la experiencia acumulada para enfrentar y derrotar, con fortaleza y determinación.

Ante los abusos y las mezquindades el Partido de la Liberación Dominicana responderá de lo simple a lo complejo, mientras se fortalece en el proceso introspectivo de su IX Congreso Ordinario, con una militancia activa que confía en su transformación.

Por: Redacción | 23 Nov 2020 | En:  Editorial
El Congreso fortalecerá la identidad del PLD

En la semana en curso avanzamos al segundo mes del desarrollo del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina, que celebró el 11 de octubre su Plenaria de Apertura con un majestuoso acto en el Pabellón de Voleibol del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte en el Distrito Nacional.

Desde antes, la Comisión Organizadora, estructurada por el Comité Central el 4 de octubre, reunida en sesión permanente organizó el acto de apertura, dirigió los trabajos de las comisiones temáticas y continúa en la semana en curso con la ejecución de un plan de asambleas regionales y provinciales con excelentes resultados.

Los comisionados han peinado el país con informaciones precisas sobre el evento. En cada lugar han recibido de los dirigentes municipales y provinciales del Partido el diagnóstico de la situación partidaria y el avance en las deliberaciones de los temas.

Encuentros interactivos entre la dirigencia del Partido, representada en la Comisión Organizadora y la dirigencia local en toda la geografía nacional.

El mensaje de la inclusión ha llegado al más alejado rincón de República Dominicana, como única organización con equipos en todo el país.

El llamado es reiterativo a que se toquen las puertas de los compañeros y las compañeras y que se escuche también la opinión de los amigos, de los relacionados y de las mujeres y hombres del pueblo con admiración hacia el PLD.

Al tocar puertas se averiguan las razones por las que un afiliado no pudo ir a una sesión de trabajo y se le invita a integrarse y hacer sus aportes, porque para transformar el Partido se requiere la opinión de todos y todas.

Las expectativas son favorables. Los debates en todas las comunidades, partiendo de propuestas temáticas, objetivas, bien elaboradas, consensuadas, ayudarán a que se cumplan los objetivos transformadores propuestos.

Asimismo se da como un hecho el fortalecimiento de la identidad del Partido de la Liberación Dominicana al finalizar el Congreso, pues somos partido político con ideología definida y claridad programática, teniendo de guía el Boschismo y el servicio y entrega al pueblo, al que nos debemos y agradecemos su respaldo.

Por: Redacción | 16 Nov 2020 | En:  Editorial
Un golpe a la democracia

El 3 de septiembre último el presidente de la República, Luis Abinader, en compañía de tres ministros de su gobierno, giró una visita a la Dirección del Partido de la Liberación Dominicana. Les recibieron el presidente del PLD, Temístocles Montás; el expresidente Danilo Medina; la exvicepresidenta Margarita Cedeño y los miembros del Comité Político Francisco Javier García, José Ramón Peralta y Francisco Domínguez Brito.

Al concluir el encuentro el propio jefe de Estado, quien calificó la reunión de cordial y fructífera, informó a los medios de comunicación que el tema de la designación de los miembros de la Junta Central Electoral fue abordado y reiteró allí la decisión de su gestión y la del Partido Revolucionario Moderno de que se escojan personas apolíticas y de consenso entre todos los partidos y sectores políticos del país.

El compromiso asumido por el mandatario duró menos de lo que dura una cucaracha en un gallinero, como dice el pueblo. En apenas un mes incumplió su palabra y rompió unilateralmente el compromiso con el diálogo y el consenso.

Como lo expresó el Comité Político de nuestro Partido, el gobierno asestó un duro golpe a la democracia, impidiendo la renovación institucional e ignorando al primer partido de oposición y a diferentes sectores opuestos a la elección de una Junta Central Electoral sesgada.

Ha acontecido lo que nadie preocupado por el fortalecimiento institucionsl del pais quería: Se ha impuesto una JCE de forma unilateral, sin el consenso con los partidos políticos, cuyos procesos internos ha de arbitrar además de organizar elecciones municipales, congresuales y presidenciales confiables e imparciales.

Contrario al deseo del país, ha resultado una Junta que carece de legitimidad porque no cuenta con el respaldo de actores fundamentales en el proceso. Ahora se teme un retroceso en materia electoral a situaciones que se habían superado. Solo hizo llegar un grupo con antecedentes antidemocráticos al control del gobierno para imponerse, seleccionando un órgano de comicios a todas luces nada representativo.

La imposición de los miembros de la JCE demuestra que se está ante un gobierno atrapado por el pacto con una minoría que quiere ganar con demandas desproporcionadas y acuerdos a puerta cerrada lo que el pueblo le negó en las urnas.

Al igual que el organismo de dirección política del PLD, “Vanguardia del Pueblo” invita al electorado, a los sectores sociales y políticos a estar alertas para evitar que también en la elección de la segunda mayoría en el Senado o la elección del Tribunal Superior Electoral el Poder Ejecutivo actúe unilateralmente, traicionando el espíritu democrático y de diálogo que le prometió al pueblo dominicano.

Por: Redacción | 09 Nov 2020 | En:  Editorial
A 19 años de su partida, Juan Bosch vive

“Nadie se muere de verdad si queda en el mundo quien respete su memoria” es frase del ideario del profesor Juan Bosch, recreada este 1 de noviembre en el 19 aniversario de su partida.

En las palabras pronunciadas en los actos de su recordatorio este domingo aquella lapidaria expresión resonó entre los dirigentes, militantes, simpatizantes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), organización política que fundara en 1973.

En los gobiernos del PLD la memoria del profesor Juan Bosch estuvo siempre presente aliviando pesadas cargas, superando los niveles de pobreza, combatiendo las injusticias y dando un rostro humano al progreso, trabajando, en fin, de manera consistente por el bienestar y la paz social.

Desde el PLD se ha respetado la memoria de su líder histórico ofreciendo oportunidades, formando dirigentes, apoyando al pueblo con constante servicio desde la política.

Servir a los demás fue una práctica constante en la vida del expresidente de la República, la que llegó a ser parte esencial de la organización política que fundó justo en la edad que va marcando el retiro de las actividades productivas del hombre y la mujer.

Con un puñado de jóvenes, don Juan emprende la titánica labor de hacer una nueva organización política, con un modelo único en América, que con esfuerzo, sacrificio y una militancia aferrada a la disciplina, logró romper el bipartidismo y, dos décadas después, llegar al poder y gobernar 20 de los últimos 24 años.

En los objetivos fundamentales del ejercicio en la política del Profesor Juan Bosch se encuentran las razones por las que fraguó una organización de firmeza ideológica y de principios, que la llevaron a convertirse en la de más éxito político del país: Contribuir con la educación política del pueblo dominicano.

La formación en política y la vocación para el servicio conformaron una fórmula que ganó adeptos y amplios niveles de simpatías en el electorado.

En su concepción de la política el profesor Juan Bosch animó siempre a realizar acciones en beneficio de los demás.

A la pregunta de qué puede hacerse por el pueblo, cuyo bienestar es desde siempre el objetivo del Partido de la Liberación Dominicana, Juan Bosch respondía con palabras que cada peledeísta ha hecho suya desde el gobierno y desde la oposición:

“Aliviar el dolor, aliviar la miseria, combatir la injusticia y desde luego tratar de propagar la justicia, reconocer la belleza humana donde esté, reconocer lo justo donde esté, reconocer lo propio y lo correcto”.

Ahora que se cumplen 19 años de su partida es bueno recordar que Juan Bosch sigue siendo nuestro guía y su ejemplo de vida política e intelectual motivo de inspiración para todo dominicano interesado en el bienestar de su pueblo.

Por: Redacción | 02 Nov 2020 | En:  Editorial
Una respuesta responsable

En el encuentro de la semana anterior, el Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana, una reunión altamente participativa con enfoques de varias aristas sobre lo planteado por el presidente de la República de reducir el 50% de los recursos que otorga el Estado a los partidos políticos a través de la Junta Central Electoral por mandato de la Ley, se llegó a la conclusión de instruir a los legisladores de la organización para que se opongan a la idea del jefe del Gobierno, si es sometida al Congreso Nacional.

Se fue preciso en decir “si la propuesta es sometida al Congreso Nacional”, porque de eso se trata. Se deduce un interés de puro populismo con esta propuesta, la que se ha presentado, como muchas de las cosas de la actual gestión, con un interés mercadológico de vender la imagen del jefe del Estado, quien el 16 de agosto dejó ser candidato para convertirse en el presidente de los dominicanos y las dominicanas.

Esa idea presentada, como asunto cosmético para quitar impacto a otros temas cuestionados por la población, ha sido catalogada por la opinión pública como un cohete chino que hace mucho ruido y solo espanta.

La asignación de recursos a los partidos se fundamenta en leyes, por lo que para su modificación debe someterse un proyecto, pues solo una ley deroga o modifica otra ley.

En lo relativo al patrimonio de los partidos, agrupaciones y movimientos políticos la Ley núm. 33-18, de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos establece que se integrará con las contribuciones del Estado en la forma y la proporción establecidas por esta ley y la legislación electoral vigente.

En el Presupuesto de los Partidos establecido en la Ley No. 15-19 del Régimen Electoral se hace la precisión de que la contribución del Estado a dichas organizaciones se contabiliza dentro de los aportes que reciban del monto total de los ingresos percibidos.

Los enunciados de estas dos leyes tienen de base la Ley Electoral 275-97, que consigna en el Presupuesto General de la Nación y la Ley de Gastos Públicos un fondo equivalente al medio por ciento (1/2%) de los ingresos nacionales en los años de elecciones generales y un cuarto por ciento (1/4%) en los años que no haya elecciones generales como contribución del Estado a los partidos políticos de acuerdo con lo dispuesto en la citada ley.

Las leyes Nos. 15-19 y 33-18 son orgánicas, por lo que para su modificación se requiere de las dos terceras partes de los congresistas presentes en las sesiones en que se conozcan.

Los partidos políticos son fundamentales para el desarrollo de la democracia y el fortalecimiento del proceso democrático en el país; por consiguiente, la democracia se debilita cuando los fondos que se les asignan de manera legal a través del presupuesto nacional se les quiere reducir sin que haya justificación. Eso es lo que precisamente sostiene el Partido de la Liberación Dominicana, que ratificamos en estas líneas, como respuesta a la ligereza con la que un funcionario palaciego ha pretendido desdecir de esta posición arribada con la cabeza fría y a sabiendas de que ahora se baila la música que proviene de los acólitos al gobierno.

Por: Redacción | 01 Nov 2020 | En:  Editorial
Cientos llegan al PLD en procura del bienestar y tranquilidad del pueblo dominicano

El Domingo siguiente a la Plenaria de Apertura del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina , el Partido de la Liberación Dominicana vuelve a ser centro de la opinión pública con la organización de un nuevo acto, ejemplo de organización y orden

Cientos de jóvenes, empresarios, ex militares y profesionales, decididos a cerrar filas en el Partido de la Liberación Dominicana, lo hicieron juramentándose de forma simultánea ante la dirección política del PLD, la que delegó en el ex presidente, Danilo Medina, para el solemne acto del juramento.

“Juran ustedes ante Dios, por la Patria y por su honor respetar y hacer respetar los Estatutos y Reglamentos del Partido de la Liberación Dominicana y someter su vida pública y privada a los principios de nuestra organización, Juran Servir al Partido para Servir al Pueblo”, dijo Danilo Medina, guiando el juramento y a seguidas el potente coro respondiendo: Juramos.

Así se asume el compromiso de cientos de jóvenes y connotados profesionales de distintas áreas para trabajar sin descanso para que el PLD vuelva a tomar las riendas de la conducción del Estado y continúe el desarrollo y crecimiento económico de República Dominicana.

Entre los juramentados por el expresidente Danilo se encontraban jóvenes y destacados profesionales de diversos sectores, como maestros, abogados, arquitectos, ingenieros, comunicadores, exmilitares y excandidatos a cargos congresionales y municipales de otras agrupaciones políticas en las pasadas elecciones.

Un organizado acto al estilo PLD con testimonios de la representación de quienes serán nuevos miembros y las explicaciones que ofreciera Danilo Medina, de que no basta con esa decisión individual, se requiere dar el paso ante la Secretaria de Organización, porque estos nuevos integrantes necesitan ser ubicados en una estructura orgánica.

Seguro que ese paso se dará en las próximas horas, mientras el ex mandatario recuerda el carácter de partido de organismos que es, desde su fundación, el Partido de la Liberación Dominicana.

Mientras se procura con acciones mediáticas presentar debilidades inexistentes en el PLD, esta organización recibe a cientos de personalidades, quienes han optado por cerrar filas en el partido morado, para desde allí seguir dando lo mejor de sí en procura del bienestar, desarrollo y tranquilidad del pueblo dominicano

Por: Redacción | 22 Oct 2020 | En:  Editorial
MÁS Y MEJOR PLD

Con una entusiasta participación de los delegados, que llegó en el inicio al 85.6 por ciento del quórum, quedó instalado el domingo nuestro IX Congreso ordinario José Joaquín Bidó Medina, cuyo lema “Hacia la transformación y el fortalecimiento de la identidad partidaria”, visto el desarrollo del acto que motiva la presente nota editorial, empezó a cumplirse ese mismo dia .

Se trató de un acto solemne realizado, en la forma y el contenido, al estilo del Partido de la Liberación Dominicana. El desarrollo del acto hace recordar la expresión de José Martí cuando hablaba de la buena poesía, de la que decía la forma tenía que avenirse al contenido como la espada a su vaina.

Particularmente emotiva resultó la parte dedicada al compañero José Joaquín Bidó Medina, miembro fundador del Partido con cuyo nombre se honra el Congreso. En este segmento fue leída una semblanza del compañero Bidó Medina y le fue entregada a familiares una placa en la que se destaca parte de los motivos que llevaron al Comité Central en pleno a identificar el IX Congreso con el nombre de tan destacado discípulo de Juan Bosch. Esta parte quedó coronada con la interpretación de algunas de las canciones preferidas por el compañero Bidó Medina, realizada por Sabrina Stephan.

Como lo informó en el discurso de rendición de cuenta de lo realizado hasta ese día la compañera Cristina Lizardo, coordinadora de la Comisión Organizadora del IX Congreso, se ha ejecutado un arduo trabajo que garantiza que en los próximos días bajen a la base y demás estamentos del Partido los documentos que serán discutidos por los compañeros y las compañeras. Se trata de los proyectos de Estatutos, Declaración de principios, Línea política nacional y la internacional, entre otros, con los que el Partido se pondrá a tono con el desarrollo que nuestros propios gobiernos le han dado a nuestra sociedad y con el que ha alcanzado el mundo en término general.

Es oportuno mencionar el discurso pronunciado por Temístocles Montás, presidente del Partido de la Liberación Dominicana, en el que destacó parte de los beneficios que ha recibido la sociedad dominicana de los gobiernos dirigidos por el Partido. Conforme la enumeración que hizo de esos logros, no hay un renglón de la vida nacional que no haya sido impactado de manera positiva por las administraciones gubernamentales del PLD.

La parte final del acto fue reservada al expresidente Danilo Medina, quien en tono crítico y autocrítico habló de los retos que enfrenta el PLD en este Congreso y del partido que resultará del mismo.

Se identificó con un partido ágil y eficiente, con una militancia con vocación de estudio, al día en el quehacer político nacional e internacional, y que maneje las herramientas que la tecnología pone a su servicio para la solución de los conflictos y una comunicación eficaz. De manera particular Danilo Medina destacó la atención que debe dárseles a los jóvenes, cuyos intereses difieren en gran medida de los de los mayores.

Como puede apreciarse, en el país hay PLD para rato. Y en atención a una ley del desarrollo y a la vocación de los peledeístas, no sólo habrá más PLD, sino mejor PLD, para la dicha y beneficio del pueblo dominicano

Por: Redacción | 12 Oct 2020 | En:  Editorial
Separar la reforma tributaria del Presupuesto, un clamor nacional

“Separar el trigo de la paja con su rastrillo. Luego limpiará la zona donde se trilla y juntará el trigo en su granero”.

Es una cita de la Biblia, el libro sagrado del cristianismo, que guardando la diferencia, sirve para interpretar la situación de malestar creada con la introducción de nuevos impuestos dentro del proyecto de presupuesto del Estado para el año 2021.

Conforme los medios de prensa, es una situación que mantiene en jaque al gobierno y se convirtió en centro de polémicas y de reacciones airadas de personas afectas a la actual Administración.

Tal fue la reacción que el sábado en la noche el Jefe del Estado se vio obligado a ofrecer una rueda de prensa sobre el tema, en la que se comprometió a consensuar con la población estos aspectos.

Partiendo de que nadie quiere que le pongan más peso a su pesada carga, se duda de la efectividad de este consenso, pero por lo menos se da a conocer la intención y no de forma subrepticia, como se ha pretendido introducir nuevos tributos.

Entre los gravámenes introducidos en el presupuesto del próximo año y que más discordia trajo sobresalen el del salario de Navidad o sueldo 13, el cual desde siempre ha estado libre de impuestos, y el de aplicar una tasa del tres por ciento sobre las compras en moneda extranjera, lo cual afectaría el comercio electrónico y los servicios de internet y otros tantos detalles que se desconocen, porque la pieza ni siquiera se ha colocado en los portales y la copia impresa, hasta el inicio de la semana, no había sido distribuida.

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que ha dicho que respeta la tradicional tregua de los cien días a los nuevos gobiernos, tras deducir que en el proyecto de Presupuesto del Estado para el próximo año subyace una Reforma Tributaria, considera que dicha reforma debe ser desvinculada del Proyecto de Ley presentado.

No es prudente que un tema tan vital para el país, para su economía, se coloque subrepticiamente en otro proyecto de Ley, también importante como el Presupuesto. Reforma Tributaria por un lado y Presupuesto por otro lado, es separar la paja del grano, como recomienda la Biblia.

El PLD tiene ya sus técnicos y especialistas analizando las particularidades del proyecto presentado, y vía sus congresistas, opinará en el hemiciclo o en las diferentes comisiones que lo analicen, pero, en procura de mayor claridad, considera oportuno separar de él el tema tributario. Si el Gobierno quiere hacer una Reforma Tributaria, que proceda en esa dirección.

Por: Redacción | 05 Oct 2020 | En:  Editorial
Es torpeza pretender desacreditar las visitas sorpresa

Dos funcionarios de la presente gestión de gobierno a los que les asienta con propiedad el título de sabelotodo, en sendas declaraciones a los medios de comunicación procuraron estigmatizar el exitoso programa de las visitas sorpresa implementado por el presidente Danilo Medina en sus dos períodos de gobierno.

El primero de los funcionarios afirmó que se formatearon los discos de las computadoras, aprovechando el período de transición, borrando así las informaciones relativas a los proyectos acometidos por las visitas sorpresa.

Es el mismo denunciante quien más adelante dijo que, “por suerte”, encontraron una memoria USB con “parte de la información”.

El segundo de los burócratas que aludimos incurre el tremendismo de denunciar que 200 vehículos del Instituto Agrario Dominicano fueron “repartidos” y “no se sabe dónde están”, señalando que una parte de ellos fueron “repartidos en las visitas sorpresa”, en beneficio de particulares y asociaciones de agricultores.

Mediante documentaciones e informes que se publicaban de forma constante, con los que se confeccionaron impresos y se colocaron en línea, se explicó que por intermedio de diversas instituciones del Estado, entre ellas el Fondo Especial para el Desarrollo Agropecuario y el Instituto Agrario Dominicano, el Gobierno asumió la responsabilidad de 2,461 proyectos, según un corte realizado en julio último.

Con el empleo del término ‘reparto’, desde el IAD se está consumando el atropello de asaltar asociaciones campesinas e incautar maquinarias agrícolas, empleadas por los núcleos de labriegos y pequeños productores para producir y hacer sus aportes a la economía y al suministro de alimentos.

Desarrollándose al margen de la politiquería, el programa de las visitas sorpresa permitió a numerosas comunidades tener acceso al Presidente de la República y expresarle necesidades puntuales para impulsar proyectos de desarrollo, que se convirtieron en realidad.

Porque se conoce que las cuentas de esos proyectos están claras y que sus resultados han sido beneficiosos para los productores a los que se les ha destinado, sectores de la opinión pública están reclamando respeto para con este programa, y en lugar de torpedearlo o intentar desacreditarlo recomiendan seguir acompañándolo.

Por: Redacción | 28 Sep 2020 | En:  Editorial
Con la disposición de poner la casa en orden

Estando en la mirilla de sectores foráneos, grupos económicos, mediáticos y de sus adversarios políticos, el Partido de la Liberación Dominicana ofrece nuevas muestras de fortaleza como organización política.

Pese al natural desgaste de cuatro periodos gubernamentales consecutivos en los que la atención al gobierno restó vigilancia a la estructura partidaria, el PLD exhibe eficacia y capacidad de renacer.

El PLD es más fuerte de lo que pueden imaginarse quienes lo ven desde fuera o de quienes tienen por objetivo aminorarlo o reducirlo.

Estando literalmente “como la arepa”, un dominicanismo que significa tener fuego por arriba y fuego por abajo, es decir estar entre fuego cruzado, el Partido de la Liberación Dominicana y su dirigencia salen a camino demostrando capacidad para el trabajo político y la aplicación de los métodos para hacerlo.

Recibiendo las embestidas de una campaña descomunal la dirección política peledeísta se reúne, hace un autoanálisis y adopta la decisión de convocar a su Congreso Ordinario, un tema pendiente en la agenda partidaria.

Se conforma una comisión que de inmediato se involucra en los detalles organizativos del más alto organismo de dirección partidaria, mientras comisiones designadas por el Comité Político adelantan las documentaciones que servirán de guía para las amplias discusiones del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina.

Bidó Medina está en el cuadro de honor del PLD como uno de sus miembros fundadores, integrante del Comité Político desde la fundación del Partido en 1973. Es un referente moral en República Dominicana y un consagrado dirigente político, auténtico discípulo del Profesor Juan Bosch, abanderado de los principios éticos enarbolados por el maestro.

Que a unanimidad se escogiera este nombre para designar tan magno evento obliga a todo el Partido a actuar de forma coherente para así honrar la trayectoria de vida ejemplar de este bastión del peledeísmo.

La disposición mostrada para poner la casa en orden, pasar por una sincera introspección, corregir lo que no ha estado funcionando, de seguro que ofrecerá como resultado una organización con más vigor y fortaleza, con una estructura funcional sobre el fundamento de la dirección colectiva y de la división social del trabajo, uno de los principios fundamentales del PLD.

Por: Redacción | 21 Sep 2020 | En:  Editorial
Una JCE por consenso

El Senado de la República dejó abierta la inscripción de los aspirantes a miembros titulares de la Junta Central Electoral (JCE), tal y como lo dispuso la comisión especial designada con ese propósito.

El plazo de admisión para ser candidato a miembros de la JCE será de siete días hábiles que culminarán el lunes 21, para iniciar las sucesivas fases de entrevistas, informes y finalmente llevar al pleno las recomendaciones.

En la Constitución de la República se establece que la Junta Central Electoral estará integrada por un presidente y cuatro miembros y sus suplentes, elegidos para un período de cuatro años por el Senado de la República, con el voto de las dos terceras partes de los senadores presentes.

La Ley Sustantiva atribuye esas responsabilidades al órgano electoral el cual velará por que los procesos electorales se realicen con sujeción a los principios de libertad y equidad.

Con ese propósito y el de lograr una Junta con credibilidad y la mayor aceptación, el Partido de la Liberación Dominicana sugirió la conformación de una JCE que responda al consenso de la sociedad y de las fuerzas políticas.

El planteamiento del PLD se le presentó al Presidente de la República, Luis Abinader, en el encuentro realizado el 3 de septiembre último, quien se manifestó en total acuerdo.

Para beneficio de la democracia dominicana la elección debe responder al consenso, sostiene el PLD, organización con experiencia acumulada en esa práctica cuando disponía de mayoría en la Cámara Alta.

Más allá de la independencia partidaria, que sugieren entidades de la denominada sociedad civil, el PLD considera que debe imperar el consenso en la elección, como lo han manifestado sus dirigentes, acorde a las decisiones adoptadas.

El consenso traduce, semánticamente, un acuerdo producido por consentimiento entre todos los miembros de un grupo o entre varios grupos, que es a lo que aspira el Partido de la Liberación Dominicana para evitarles al país, a su democracia y al sistema de partidos el daño que generaría una elección de los integrantes de la Junta Central Electoral dejando al margen a algunos de los sujetos políticos del sistema.

Por: Redacción | 13 Sep 2020 | En:  Editorial
PLD ofrece garantías de que situación creada por Covid-19 no se politizará

El botón del pánico se oprimió el jueves 3 de septiembre con la emisión del boletín especial de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública en el que se reportaron mil dos nuevos casos de Covid-19 en 24 horas, para así llegar a los 96 mil 629 contagiados durante la pandemia y 36 decesos en un día, con los cuales sumaron en ese momento mil 801.

Los nuevos contagios y fallecimientos alarmaron a la población, lo que motivó las explicaciones del Ministerio de Salud sobre el contenido de las estadísticas de la pandemia, apuntando que en los últimos cinco días hasta esa fecha no se había notificado deceso por el nuevo coronavirus tras aclarar que las 36 muertes reportadas correspondían a las últimas cuatro semanas.

El viernes 4 septiembre no se emitió boletín aunque al día siguiente, sumando dos boletines, se reportaron 39 muertes por COVID-19 y 2,137 nuevos contagios, para un acumulado de 1,840 decesos y 98,776 casos positivos.

La preocupación ciudadana y de las autoridades llevó al presidente de la República, Luis Abinader, a colocar en el primer punto de la agenda del diálogo con los partidos políticos de oposición el tema de la pandemia por el Covid-19 y la situación de crisis en el país y el mundo.

Avanzamos a los seis meses desde que se detectó el primer caso de esta enfermedad, que ha impactado los sistemas de salud, la economía del mundo, creando una nueva realidad en la que se tiene que convivir con muertes, contagios, reducción de las actividades cotidianas entre ellas las productivas y formativas y una convivencia social diferente al comportamiento humano en el que predominan la cercanía y la manifestación de afectos.

De forma dramática el jefe del Estado presentó la situación, que la dirección del PLD no desconoce, en razón de que hace apenas unos días culminó una gestión de Gobierno con grandes esfuerzos por contener el virus y sus efectos en la salud y la economía.

De forma sincera el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) manifestó al Presidente de la República la firme voluntad de sus miembros y dirigentes de colaborar con las autoridades para enfrentar la situación de dificultades vividas como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

“Cuente con nosotros, Presidente. En lo que se necesite el PLD colaborará”, se le dijo al mandatario quien anotó en sus apuntes y notas las sugerencias e ideas de un experimentado equipo al que le correspondió manejar una situación totalmente desconocida por la ciencia, que tiene de rodilla al mundo.

La dirección política del PLD y el expresidente de la República, Danilo Medina, ofrecieron garantía a la comitiva del Gobierno con la que dialogó el jueves 3 de septiembre en la Oficina del Comité Político peledeísta de que esa situación no se usará para críticas o reproches. Ese tema jamás será politizado por el PLD. Así lo garantizan la madurez política de la organización y de su liderazgo.

Por: Redacción | 07 Sep 2020 | En:  Editorial
Cuidado con el circo

La segunda semana de la nueva gestión de gobierno, iniciada conjuntamente con el impacto de una tormenta tropical en sectores vulnerables y concluida con un aumento considerable de los contagios del nuevo coronavirus Covid-19, se caracterizó por las primeras presentaciones de supuestas irregularidades de la pasada administración.

Desde el mismo palacio presidencial, quizás influenciado por los asesores de la recién concluida campaña electoral, se hace una denuncia que resulta un absurdo tecnológico, desmentida por cualquier bisoño en tecnología.

Pero como la declaración proviene del superior gobierno, se tiene que justificar y ofrecer una explicación a lo expuesto por el mandatario ante un selecto auditorio, compuesto por reputados y experimentados hacedores de opinión.

Se ha captado la señal y desde los ministerios, direcciones y departamentos gubernamentales comienzan a replicarse “revelaciones” de supuestas irregularidades, destrucciones, inoperancia, nóminas abultadas, duplicidades de funciones e infinidades de anomalías, que contrastan con la moderación y respeto con que las anteriores autoridades manejaron la transición y el compás de espera que han dado a los nuevos inquilinos del Gobierno.

A distancia se intuyen directrices de posicionamiento del nuevo gobierno sustentada en el descrédito a pasados funcionarios y a la gestión en general, una maniobra riesgosa por las dificultades que pudieran ocasionar a la gobernabilidad, ahora más necesaria que antes para enfrentar la crisis generada por la pandemia del Covid-19.

No es conveniente al país, a sus instituciones, convertir el espacio político en una pista circense, en cumplimiento de aquello de “Pan y Circo”, práctica con que en la antigua Roma se procuraba retener popularidad y aceptación proporcionando trigo gratis y entradas para los espectáculos en los coliseos como forma de mantener al público distraído de la política.

Por: Redacción | 31 Ago 2020 | En:  Editorial
Para contener el Covid-19 se hace necesaria la colaboración ciudadana

En una comparecencia desde el Palacio Nacional, en los días finales del pasado mes de julio, Gustavo Montalvo, a la sazón ministro de la Presidencia, en su calidad de coordinador de la Comisión de Alto Nivel para la Prevención y el Control del Coronavirus (COVID-19), dio a conocer una serie de medidas para contener la expansión del nuevo coronavirus, causante de la pandemia que ha arrodillado al mundo.

Se avanzaba en la etapa de transición, en los días finales de una excepcional gestión de gobierno, lo que no se constituyó en obstáculo para proseguir protegiendo vidas y trabajar hasta el último día, cumpliendo con responsabilidad las funciones y el compromiso con la ciudadanía.

En una revisión de las medidas anunciadas encontramos: La prórroga hasta el 31 de agosto de las coberturas para los afiliados afectados por el coronavirus que necesitaran atención médica o internamiento en centros de salud; prórroga para que durante los meses de julio y agosto se entregaran los incentivos salariales correspondientes al personal de salud y de seguridad, junto al aumento a nivel nacional de capacidades de unidades de cuidados intensivos (UCI) y de hospitalización del Servicio Nacional de Salud, donde ya incorporaron más de 500 camas hospitalarias, incluyendo 185 camas UCI.

Montalvo anunció el aumento de capacidad diagnóstica de la virosis al pasar de 4,000 pruebas diarias a 5,000 en todo el país. Recordó que a inicios de abril se emitieron dos órdenes de compra por un total de 100,000 reactivos para pruebas diagnósticas gratuitas.

Precisó que se dispuso la toma de muestras para prueba en los hospitales Santo Socorro, Marcelino Vélez, Darío Contreras, Los Girasoles, Ramón de Lara, Central Militar y de la Policía; en San Pedro de Macorís en el Hospital Oliver Pino; en San Cristóbal, en los centros Rafael A. Mañón y el Hospital de Villa Altagracia; en Santiago en el Hospital Estrella Ureña; en Espaillat, en el Toribio Bencosme; y en La Vega, en el Luis Morillo King. En el Hospital Taiwán de Azua y Alejandro Cabral en San Juan de la Maguana.

Lo citado, entre otros detalles, lo escuchamos en el plan para enfrentar la emergencia del Covid-19, anunciado desde el Palacio Nacional por las nuevas autoridades, un explícito reconocimiento a las medidas sanitarias adoptadas por las salientes autoridades, confirmando la continuidad del Estado, una de las reglas fundamentales de la democracia.

El Plan esbozado ha sido recibido con aceptación por los sectores nacionales entre los se encuentra el Partido de la Liberación Dominicana, que por experiencia recuerda que se requiere de la colaboración de la población para que las previsiones fructifiquen.

Junto a las acciones médicas y procedimentales se requiere de motivaciones para lograr la mayor colaboración posible de ciudadanos y ciudadanas. Y es que como se ha dicho en otras ocasiones: la lucha contra el Covi-19 es una lucha de todos.

Por: Redacción | 24 Ago 2020 | En:  Editorial
Una obra de ocho años a favor del pueblo

El trabajo sin descanso del Presidente Danilo Medina en la etapa de transición a un nuevo Gobierno, de un partido político opositor al PLD, es una clara señal de una obra realizada a favor del bienestar del pueblo dominicano.

La frase “no es como se comienza, sino como se termina”, cae perfectamente al momento de la culminación de una labor de ocho años de dedicación y trabajo constante que tuvo tambien el acierto de empezar bien.

Se despide el Presidente cercano a la gente con la satisfacción del deber cumplido. Deja una obra extraordinaria como activo importante, que desde ya valora y aquilata en su justa dimensión gran parte del país.

Y bien lo dijo al entregar un anhelado centro hospitalario en Neyba: “No hay un rincón del país donde la mano solidaria del Gobierno no haya llegado”.

La mano amiga del Gobierno llegó a la gente, a los más vulnerables, sin importar banderías políticas.

Junto a la solidaridad y a la consolidación de las instituciones se encuentra, por donde quiera que se transite, una obra material manifiesta en autopistas, carreteras, puentes, calles y caminos vecinales; escuelas, hospitales y una mejorada calidad de los servicios de salud, electricidad, transporte de carga y de personas, entre otros.

Nunca como ahora los servicios públicos han tenido la dimensión y la cobertura con que los deja como legado el gobierno que ha culminado.

Durante ocho años se impulsaron políticas públicas para beneficiar a la población, cumpliendo así el compromiso de colocar como prioridad el bienestar colectivo, en especial de los más vulnerables.

Y es que como ha sido dicho, en el cumplimiento del deber está la verdadera gloria.

Danilo Medina se despide con la frente en alto dejando un legado de importantes obras que han transformado el país, impactando directamente de manera positiva en el bienestar de la gente.

Lo vivido en los últimos días motiva se dirija una mirada a José Martí, quien trabajó siempre por el enaltecimiento del hombre, cuando escribió la célebre reflexión que ha trascendido en el tiempo: “El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz”.

Por: Redacción | 17 Ago 2020 | En:  Editorial
Una obra de ocho años a favor del pueblo

El trabajo sin descanso del Presidente Danilo Medina en la etapa de transición a un nuevo Gobierno, de un partido político opositor al PLD, es una clara señal de una obra realizada a favor del bienestar del pueblo dominicano.

La frase “no es como se comienza, sino como se termina”, cae perfectamente al momento de la culminación de una labor de ocho años de dedicación y trabajo constante que tuvo tambien el acierto de empezar bien.

Se despide el Presidente cercano a la gente con la satisfacción del deber cumplido. Deja una obra extraordinaria como activo importante, que desde ya valora y aquilata en su justa dimensión gran parte del país.

Y bien lo dijo al entregar un anhelado centro hospitalario en Neyba: “No hay un rincón del país donde la mano solidaria del Gobierno no haya llegado”.

La mano amiga del Gobierno llegó a la gente, a los más vulnerables, sin importar banderías políticas.

Junto a la solidaridad y a la consolidación de las instituciones se encuentra, por donde quiera que se transite, una obra material manifiesta en autopistas, carreteras, puentes, calles y caminos vecinales; escuelas, hospitales y una mejorada calidad de los servicios de salud, electricidad, transporte de carga y de personas, entre otros.

Nunca como ahora los servicios públicos han tenido la dimensión y la cobertura con que los deja como legado el gobierno que ha culminado.

Durante ocho años se impulsaron políticas públicas para beneficiar a la población, cumpliendo así el compromiso de colocar como prioridad el bienestar colectivo, en especial de los más vulnerables.

Y es que como ha sido dicho, en el cumplimiento del deber está la verdadera gloria.

Danilo Medina se despide con la frente en alto dejando un legado de importantes obras que han transformado el país, impactando directamente de manera positiva en el bienestar de la gente.

Lo vivido en los últimos días motiva se dirija una mirada a José Martí, quien trabajó siempre por el enaltecimiento del hombre, cuando escribió la célebre reflexión que ha trascendido en el tiempo: “El sol quema con la misma luz con que calienta. El sol tiene manchas. Los desagradecidos no hablan más que de las manchas. Los agradecidos hablan de la luz”.

Por: Redacción | 17 Ago 2020 | En:  Editorial
El orgullo del deber cumplido

Amparado por la Ley Sustantiva de la nación y los principios de la legalidad que rigen los actos del Estado, el Presidente de la República, Danilo Medina, ha desarrollado en los últimos días de su mandato una intensa labor a favor de la población, cumpliendo así los compromisos asumidos como jefe de Estado.

Junto al intenso trabajo de traspaso de mando, la lucha contra el coronavirus COVID-19, el Gobierno se ha mantenido entregando múltiples obras físicas que garantizarán mejores servicios públicos para la población.

Con la determinación de entregar lo construido o dejar en funcionamiento nuevos servicios gubernamentales, el mandatario demuestra que el bienestar ciudadano siempre ha estado en los objetivos fundamentales de su gestión desde 16 de agosto de 2012.

En el último mes se inauguraron escuelas, estancias infantiles, hospitales, carreteras, facilidades de almacenamiento de derivados del petróleo, generadores eléctricos, presas, terminales de autobuses junto a la realización de sus habituales Visitas Sorpresa en todo el territorio nacional.

Se despide Danilo Medina dejando una gran cantidad de obras de infraestructuras que desempeñan un papel de principalía en el impulso que demanda el país en su ruta al desarrollo y la consolidación de su crecimiento.

Con trabajo tan intenso, en lugar de acomodarse al echarse la paloma, como se expresa en buen dominicano, Danilo Medina da muestras del compromiso asumido al juramentarse de realizar un gobierno en beneficio de todos los sectores nacionales y habilitar obras que se traduzcan en calidad de vida y mayores oportunidades para los dominicanos y las dominicanas.

Con la frente en alto y el orgullo del deber cumplido concluye un presidente por el Partido de la Liberación Dominicana una gestión de gobierno caracterizada por la eficiencia, la modernización del Estado y el desarrollo del país cuya valoración corresponde ahora a sus conciudadanos y conciudadanas.

Por: Redacción | 10 Ago 2020 | En:  Editorial
De las atribuciones del Presidente de la República

“El Presidente y el Vicepresidente de la República elegidos en los comicios generales, prestarán juramento a sus cargos el día 16 de agosto siguiente a su elección, fecha en que termina el período de las autoridades salientes”.

La cita es del artículo 126 de la Constitución de la República que se completa con el 128, que detalla las atribuciones del presidente en su condición de jefe de Estado, entre las que se cita promulgar y hacer publicar las leyes y resoluciones del Congreso Nacional y cuidar de su fiel ejecución, expedir decretos, reglamentos e instrucciones cuando fuere necesario.

Como se aprecia, hasta el 16 de agosto, Danilo Medina es el presidente de la República y en tal virtud puede tomar todas las decisiones inherentes a su cargo, por lo que se aprecia como excesivas declaraciones de dirigentes políticos cuestionando las decisiones adoptadas apegadas a los mandatos legales.

El Gobierno tiene que seguir funcionando, sobre todo en una etapa tan delicada como la actual caracterizada por constreñimiento económico, limitaciones de mercado y una emergencia sanitaria.

Las medidas adoptadas por el Gobierno se enmarcan dentro de lo razonable, actuando con prudencia y moderación. Ha sido el Gobierno saliente el que primero designó una comisión de transición e invitó a las autoridades electas a hacer lo mismo. Han sido las autoridades vigentes las que abrieron las puertas del Palacio Nacional a las electas, donde fueron recibidas con los honores correspondientes a jefe de Estado, con lo que se manifiesta el apego a la democracia y la buena convivencia.

Las pasos dados por el Ejecutivo están amparados por la Ley Sustantiva y los principios de la legalidad que rigen los actos del Estado.

Tiene que entenderse que ya la campaña electoral pasó y que se transita por una situación delicada, que no ha surgido de actuaciones locales ni gubernamentales, sino originadas en un fenómeno biológico que ha estremecido el mundo y coloca en las agendas gubernamentales tareas urgentes en el campo de la salud y de la economía.

Por: Redacción | 02 Ago 2020 | En:  Editorial
Entender la emergencia

Es comprensible la atención que los dominicanos y las dominicanas han puesto a las acciones contra la pandemia del coronavirus en la etapa de transición del gobierno actual al que se instalará el próximo 16 de agosto, que origina comentarios y reacciones de políticos, medios de comunicación y los llamados hacedores de opinión.

Se entiende el papel que desempeñan asesores y especialistas en comunicación estratégica para ir posicionando a una gestión antes de su instalación, a los fines de que las nuevas autoridades puedan navegar en aguas tranquilas en sus inicios.

No obstante esa situación, comprensible desde esos ángulos, la sociedad no puede perder de vista la situación vivida con la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus (Covid-19), el cual aunque ha sido debidamente identificado, se desconoce cómo se multiplica, su tratamiento y fármaco preventivo.

Los datos de nuevos contagios y de fallecidos aumentan cada día y han llegado al nivel de la alarma, lo que motiva el que se asuma una postura responsable ante esta situación.

Cada 24 horas tenemos más personas infectadas, incluso ya contamos con amigos, relacionados, vecinos, parientes o personalidades que a diario se reportan contagiados y en algunos casos resultan incluidos en la lista de los decesos.

Como ha sido dispuesto por decreto, estamos en una situación de emergencia que debe imponer el compromiso de luchar contra el virus, unir criterios y voluntades de colaboración con las autoridades.

Independiente de su impacto económico, en principio la pandemia es una crisis sanitaria que impone el desempeño de los especialistas en salud para contener su propagación y evitar consecuencias mayores.

Por suerte la campaña electoral concluyó, lo que en principio evita la incidencia de la política en el tratamiento de tan delicado asunto, cuya existencia se puso en un momento en entredicho con la insinuación de que era un tema para atemorizar al electorado.

En realidad, con el Covid-19 están en juego la salud, la vida de millares de ciudadanos, el futuro de la economía del país y del mundo, lo que amerita que la situación se aprecie en su justa dimensión y que cada quien colabore con un correcto comportamiento y la disposición de dejarse orientar por los profesionales preparados para enfrentar enfermedades y crisis como las que abaten al país y al resto de las naciones en este momento.

Por: Redacción | 25 Jul 2020 | En:  Editorial
Rebrote demuestra que pandemia no es un relajo

En la semana en curso República Dominicana inicia el tránsito de un nuevo periodo en estado de emergencia, decretado por el Poder Ejecutivo, luego de la aprobación otorgada por el Congreso Nacional.

Es el tiempo más prolongado en las declaratorias de emergencia, recordando que en una primera ocasión fue de 25 días; la segunda y la tercera de 17, la siguiente de 15 días, luego de 12 y finalmente de 17 de nuevo. En esta oportunidad es por 45 días, justificados porque las circunstancias así lo imponen.

El sábado último República Dominicana registró un nuevo récord de fallecimientos por causa de COVID-19 en un día, contabilizándose 29 muertes en 24 horas. Los casos de contagios se han elevado al promedio de un mil por día.

El Covid-19 tiene de rodillas al mundo. En nuestro país se ha registrado un rebrote, surgido a partir de la reapertura económica, el proceso electoral que concluyó el pasado 5 de julio y la indisciplina social.

Son abundantes los reportes periodísticos con denuncia de aglomeraciones humanas, en desobediencia del recomendado distanciamiento y el uso de mascarillas, que son las acciones preventivas que evitan el contagio, mientras se avanza en la obtención de la vacuna.

Ante esta situación el gobierno decidió solicitar de nuevo al Congreso de la República el estado de emergencia, en procura de detener la propagación del virus.

El resurgimiento de los efectos catastróficos ocasionados por el poder patógeno del nuevo coronavirus (Covid-19) representa una seria amenaza a la capacidad del sistema hospitalario, público y privado, para dar respuestas a la demanda de atención médica a los afectados, lo que ha motivado que el presidente Danilo Medina haya solicitado, de manera responsable, la declaración de emergencia pese a hallarse en los días finales de su mandato.

Es una situación complicada y delicada la que se vive en República Dominicana por la rápida multiplicación de los contagios, razonó el mandatario en el acto inaugural de un hospital en Bonao, Monseñor Nouel.

Enfrentar la emergencia sanitaria es la principal prioridad. Si no se contiene el contagio no habrá manera de propiciar la recuperación económica, que es una necesidad para el país.

Desde el Congreso Nacional, desde el Ejecutivo y su Dirección Política, el Partido de la Liberación Dominicana respalda las acciones adoptadas para enfrentar como prioridad la crisis sanitaria. Exhorta, además, a sus dirigentes, miembros y al pueblo en general a que se asuma con seriedad la situación generada por la pandemia, porque como ha quedado demostrado, el Covid.19 no es un relajo.

Por: Redacción | 20 Jul 2020 | En:  Editorial