Editorial

Búsqueda de editoriales

Se han encontrado 474 editoriales

El denominado cambio ha resultado un drama pesado

La calidad de vida ha sido una preocupación fundamental en el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), organización que estando en el Gobierno o en la oposición ha procurado siempre el bienestar y la inclusión social de toda la población.

En esa dirección el estado de salud de sus habitantes, la salubridad, es un factor primordial en nuestra organización que se fundamenta en los valores humanos.

Preocupa al PLD, como organización política con vínculos directos con la sociedad, el deterioro que empieza a observarse de los indicadores de salud, que ya de por sí crean una situación de alarma.

Ha primado la improvisación en el manejo de la pandemia Covid-19, ocultando datos estadísticos o manejados a su antojo, ofreciendo cifras preestablecidas o maquilladas.

El aumento del número de pobres en el último año y que el Estado dominicano haya abandonado o disminuido los programas sociales aumentan el riesgo de enfermarse a los más vulnerables.

Es inocultable el aumento de los casos de enfermedades infecciosas de las que se tenía controles, como la tuberculosis y recientemente la difteria.

Estamos ante la presencia de un brote de esta última: Durante el año 2019 se produjeron 7 casos de difteria y un solo fallecimiento, en tanto que durante las 52 semanas del año 2020 se registraron tres casos de la enfermedad y dos fallecimientos. En los primeros tres meses del año 2021 se han reportado siete casos de difteria con seis fallecimientos.

La situación alcanza la dimensión de alarma si le sumamos los brotes de malaria y dengue y la denuncia de que en mercados de expendio de productos agrícolas están pululando las ratas, que nos pueden llevar a otra epidemia, porque los roedores podrían contaminar frutos, carnes, víveres, hortalizas y cereales.

Es también un tema de salud, con ribetes sociales, la cantidad de fallecimientos por la ingesta de bebidas alcohólicas adulteradas, que en poco tiempo se calcula en más de 40 casos.

En medio de este panorama de por sí sombrío, estadísticas oficiales confirman un aumento de la mortalidad materna, que en los primeros tres meses de este año registró un aumento de un 48 por ciento

Se impone en el Ministerio de Salud rastrear barrios y campos para detectar la ocurrencia de enfermedades ya conocidas.

En la salud, como en todas las áreas nacionales, el pregonado cambio ha resultado un fiasco, una frustración para la sociedad que compró las promesas de cambio, las que han terminado en un drama pesado para el pueblo dominicano.

Por: Redacción | 12 Abr 2021 | En:  Editorial
Seguimos consternados

La atención a la conmemoración de la Semana Santa y el seguimiento al boletín del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), en los que se ocupa la población en estos tiempos, no desplazaron la indignación creada con la muerte de los esposos Elizabeth Muñoz Marte y Joel Díaz, en Villa Altagracia.

Un horrendo crimen que ha llenado de indignación a la ciudadanía por las circunstancias del suceso y por las calidades personales de los fallecidos.

Un joven matrimonio dedicado a servir a los demás desde la religión que profesaban, la que les unió en sana convivencia.

Lo que describieron los jóvenes que acompañaron a los hoy occisos, permite concluir que se trató de un acto indigno, que ha recibido el más absoluto repudio y reproche ciudadano.

La justicia tomará cartas, como ya lo hizo el superior gobierno adelantando la cancelación y sometimiento de la patrulla policial actuante, cuya sanción llegó al comandante de la demarcación.

De nuevo el debate sobre la reforma policial, la falta de entrenamiento de los agentes y lo inadecuada y desproporcionada de las respuestas que ofrecen a las situaciones que confrontan.

Se hace difícil entender cómo pueden ocurrir abusos tan deplorables, que no se subsanan con discursos o respuestas politiqueras o la manoseada frase de que la impunidad no prevalecerá.

El país está escandalizado, la desconfianza en los agentes policiales se ha desbordado, el miedo se ha apoderado de la población, cansada de ver estas actuaciones excesivas que se condenan en los momentos de vigencia noticiosa y luego se olvidan hasta el momento de la ocurrencia de la próxima.

La respuesta a hechos como el descrito está más allá de la condena judicial o del servicio policial. Se imponen soluciones de políticas públicas con la participación y disposición de todos los sectores.

Por: Redacción | 05 Abr 2021 | En:  Editorial
El abuso de los despidos en la administración pública

Los despidos injustificados de servidores de la administración pública va combinando la situación abusiva con la de drama, que lleva al Partido de la Liberación Dominicana a motivar a los cesanteados a reclamar sus derechos.

En ese sentido la dirección partidaria, por intermedio de los abogados y abogadas de la Secretaría de Asuntos Jurídicos, están orientando sobre la forma de reclamar esos derechos vulnerados.

Las cancelaciones o desvinculaciones, como técnicamente llama la ley a la separación de un servidor o funcionario público, se han realizado sin miramiento alguno, de forma atropellante.

No ha importado preparación, si el servidor es técnico o especialista, los años que tiene de servicio, simplemente que fue nombrado en las gestiones de gobierno del Partido de la Liberación Dominicana.

Es situación que ha generado un estancamiento en las oficinas públicas y un grado de inercia tal, que obligó a la Presidencia, en semanas anteriores, a rotar dos funcionarios porque desde una de esas dependencias se paralizó el Gobierno central

No se contradice el derecho de las nuevas autoridades a sustituir, cambiar o cesantear un empleado público, lo que se reclama es que se cumpla con la Ley y no se vulneren derechos conquistados con el tiempo y sustentados en leyes y normas.

Se han cancelado funcionarios y servidores que por su condición no pueden ser desvinculados, como empleados en licencia médica, mujeres embarazadas, entre otros casos de igual naturaleza en los que no procede el despido.

Es una afrenta a la institucionalidad, una vulneración a la ley y una indolencia, los despidos sin el debido respeto a la ley y a la dignidad

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) se mantendrá atento y continuará orientando y asistiendo a los miembros de la organización política que necesite asistencia hasta lograr que el Gobierno honre los derechos que han adquirido en la administración pública sirviendo con entrega y dedicación a sus labores.

Por: Redacción | 28 Mar 2021 | En:  Editorial
Cumplir con los objetivos de servicio y amor a la patria

Con un hermoso acto en el que predominó el orden, la solemnidad, mezclado con la alegría, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) concluyó su IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina.

Discursos y audiovisuales, mezclado con el himno nacional, el himno del PLD y la canción “Soy Peledeista” , con un ambiente decorado con los colores morado y amarillo, sellaron una actividad con la que se elevó por lo alto la bandera peledeísta y en la que se lanzó la clarinada hacia un rol opositor responsable , una oposición constructiva, pero firme y esperanzadora.

Como bien lo expresara nuestro presidente, Danilo Medina, el pueblo dominicano no necesita peleas políticas, ni luchas de poder, lo que si se necesita son soluciones a los problemas del día a día, como la salud de las personas, los precios de la canasta básica , la educación de sus hijos o la economía del hogar.

En el ejercicio de gobierno se tiene una experiencia acumulada que vamos a aportar desde el litoral partidario, para cumplir con los postulados de servicio que dieron origen a nuestra organización y que se manifiestan en el lema de Servir al Partido para Servir al Pueblo.

Las deliberaciones del IX Congreso llevan al PLD a una renovación que debe empujar a un regreso a los tiempos anteriores, y buscar lo mejor de nuestra esencia, diciendo no a los privilegios y a las prácticas grupales

Con la plenaria de clausura del Noveno Congreso y los solemnes momentos de la juramentación de nuestras autoridades, el PLD ha dejado demostrado que es un partido mucho más fuerte, vigoroso, unido y preparado para salir a las calles a trabajar en la defensa de los intereses del pueblo dominicano

El lienzo de color morado que significa orden, disciplina y la estrella amarilla que brilla en el firmamento dominicano, nos guía hacia la consecución de una meta de servicio y amor a la patria

Por: Redacción | 15 Mar 2021 | En:  Editorial
En el 177 aniversario de la proclama de la Independencia

A 177 años arribamos este 27 de febrero del disparo del trabuco en la Puerta de la Misericordia que envió la señal al país y al mundo de la independencia de República Dominicana.

Un pequeño grupo de jóvenes se concentró en aquel espacio citadino y luego de la detonación libertaria se trasladó en dirección norte hacia otra de las puertas de la muralla de la ciudad en la que, en un gesto heroico y desafiando la represión invasora, se izó por primera vez la bandera tricolor.

A partir de ese momento inició una larga e intensa lucha con batallas y escaramuzas que concluyeron sellando la independencia de República Dominicana y el surgimiento de un nuevo Estado.

El proceso libertario se inició con la fundación de la sociedad secreta La Trinitaria el 16 de julio de 1838, cuya meta fue la creación de una Patria libre e independiente de toda potencia extranjera, tal y como la concibió el ideólogo de la independencia y padre de la Patria , Juan Pablo Duarte.

Enfrentando dificultades en el devenir del tiempo el país ha podido mantener esa independencia que nos legaron los Padres de la Patria.

A pesar de complicados trances registrados en nuestra historia, 177 años después de aquel 27 de febrero de 1844 los dominicanos podemos proclamar con orgullo que tenemos una patria.

El amor a la Patria es uno de los grandes valores de la humanidad, que se aprovecha en estas fechas históricas para reafirmar el compromiso con nuestro lar nativo y respetar la valentía y el coraje de aquellos, mujeres y hombres, que adoptaron la valiente decisión de expresar al mundo que en este pedazo de isla caribeña se tiene un Estado libre e independiente: República Dominicana.

¡Loor a nuestros héroes y mártires! ¡Honores eternos a los Padres de la Patria!

El sáb., 27 de feb. de 2021 10:22 AM, Hector Olivo <holivo27@gmail.com> escribió:
En el 177 aniversario de la proclama de la Independencia

A 177 años arribamos este 27 de febrero del disparo del trabuco en la Puerta de la Misericordia que envió la señal al país y al mundo de la independencia de República Dominicana.

Un pequeño grupo de jóvenes se concentró en aquel espacio citadino y luego de la detonación se trasladó en dirección Norte hacia otra de las puertas de la muralla de la ciudad en la que en un gesto heroico y desafiando la represión invasora, se izó por primera vez la bandera tricolor.

A partir de ese momento inició una larga e intensa lucha con batallas y escaramuzas que concluyeron sellando la independencia de República Dominicana y el surgimiento de un nuevo Estado.

El proceso libertario se inició con la fundación de la sociedad secreta La Trinitaria el 16 de julio de 1838 cuya meta fue la creación de una Patria libre e independiente de toda potencia extranjera, tal y como la concibió el ideólogo de la independencia y padre de la Patria Juan Pablo Duarte.

Enfrentando dificultades en el devenir del tiempo el país ha podido mantener esa independencia que nos legaron los Padres de la Patria.

A pesar de complicados trances registrados en nuestra historia, 177 años después de aquel 27 de febrero de 1844, los dominicanos podemos proclamar con orgullo que tenemos una patria.

El amor a la Patria es uno de los grandes valores de la humanidad, que se aprovechan estos días históricos para reafirmar el compromiso con nuestro lar nativo y respetar la valentía y el coraje de aquellos, mujeres y hombres que adoptaron la valiente decisión de expresar al mundo que en este pedazo de isla caribeña se tiene un Estado libre e independiente: República Dominicana

Loor a nuestros héroes y mártires. Honores eternos a los Padres de la Patria

Por: Redacción | 01 Mar 2021 | En:  Editorial
En democracia nos preparamos para reconquistar la confianza del pueblo

Con actividades políticas nacionales en dos domingos consecutivos se recalca que en el Partido de la Liberación Dominicana no existen facciones ni divisiones. Es una etapa felizmente superada, que afectó al Partido y, ¿por qué no decirlo?, al camino de progreso, bienestar, tranquilidad y paz que llevaba el país.

Es el PLD una institución sólida, unificada, que avanza en un Congreso que ha traído consigo nuevos Estatutos y resoluciones que ponen la organización a la altura de los tiempos.

En esa tesitura el PLD abre las puertas a los relevos generacionales al tiempo de fortalecer la identidad partidaria que le sumó simpatías y adeptos entre los electores dominicanos.

La juventud está participando activamente porque tiene más oportunidad para implementar sus ideas conjugándose con la experiencia de militantes fraguados en la lucha política y en el ejercicio de Gobierno que permitió grandes transformaciones y realizaciones en el Estado dominicano.

El Día de San Valentín, por amor al PLD y al país, los dirigentes asistieron a los recintos y mesas habilitados por todo el territorio nacional para escoger los nuevos integrantes del Comité Central, que se suman a los ya ratificados por decisiones del Congreso Ordinario.

En el último domingo, sin rehuir al debate, se presentó una propuesta de reforma estatutaria para una nueva composición del Comité Político, que motivó voces a favor y contrapuestas, y como partido en donde se practica real y efectivamente la democracia, la minoría acogerá lo que decida la mayoría.

Concluida esta fase, el PLD se prepara para elegir a los miembros del Comité Político, al secretario (a) general y al presidente (a), lo que completará el objetivo transformador del Congreso y, entonces, a salir a las calles a reconquistar los corazones y la confianza del pueblo, con ímpetu, entusiasmo y energía y así cumplir con los designios de nuestro fundador y líder histórico, el Profesor Juan Bosch.

Por: Redacción | 22 Feb 2021 | En:  Editorial
Organismo en el más alto nivel del PLD

Con el tiempo en contra, en medio de una pandemia que ha causado estragos en miles de hogares dominicanos y en el marco de un partido necesitado de recomposición, la Comisión Organizadora del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina, del Partido de la Liberación Dominicana, fija el 14 de febrero como fecha para las votaciones internas en las que se escogerán 300 nuevos miembros del Comité Central.

Los días domingo siempre se han utilizado en el PLD para las votaciones internas, ya se trate de la elección de las autoridades internas o de sus candidatos o candidatas a posiciones electivas. En esta oportunidad se ha hecho esta selección que ha coincidido con la festividad de San Valentín.

Son varias las versiones sobre el rol del presbítero romano Valentín, considerado virtuoso y sabio que despertaba respeto entre los cristianos y paganos, un defensor de la fe cristiana y un luchador contra la persecución que sufrían los seguidores de esta fe. Precisamente, fue condenado a muerte al no renegar a su convicción.

Entonces, el ejemplo de San Valentín debe inspirar la elección de los nuevos dirigentes, quienes ocuparán 300 sillas en la principal instancia política partidaria entre un Congreso y otro.

Se requiere de militantes, dirigentes de convicciones, practicantes de la solidaridad y con vocación de servicio.

Al ingresar al Partido de la Liberación Dominicana se les exige aceptar y defender la teoría, principios, valores y objetivos partidarios, en cumplimiento de los Estatutos, programas, reglamentos y resoluciones.

Las exigencias de los compromisos de la organización a los miembros del Comité Central son mayores. Al formar parte de esta estructura de dirección asumen las responsabilidades de dirigentes con el encargo de orientar un segmento del pueblo con la asistencia de otros líderes.

En este sentido, las elecciones de este domingo son una gran oportunidad para volver a demostrar la fortaleza del Partido de la Liberación Dominicana.

Ha predominado en el desarrollo del Noveno Congreso del PLD un verdadero espíritu renovador, transformador, que conducirá a una organización vigorosa, con la fortaleza necesaria para enfrentar los retos y desafíos y vencer las adversidades en la ruta hacia la reconquista del poder en las próximas competencias electorales.

Se hace necesario recordar a los dirigentes autorizados a votar que lo hagan actuando acorde con los principios democráticos del PLD, cumpliendo con el reglamento y el instructivo y teniendo en cuenta que el participar en medio de una pandemia obliga a ejercer el derecho al voto y retirarse del recinto para contribuir al éxito de una jornada sobre la cual se cifran grandes expectativas.

El sáb., 13 de feb. de 2021 9:39 PM, Hector Olivo <holivo27@gmail.com> escribió:
Organismo en el más alto nivel del PLD

Con el tiempo en contra y una organización necesitada de recomposición, la Comisión Organizadora del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina del Partido de la Liberación Dominicana fija el 14 de febrero como fecha para realizar las votaciones internas en las que se escogerán 300 nuevos miembros del Comité Central.

Los días domingo, siempre se han usado en el PLD para las votaciones internas, ya se trate de la elección de las autoridades internas o de sus candidatos o candidatas a posiciones electivas. En esta oportunidad se ha hecho esta selección, que ha coincidido con la festividad de San Valentín.

Son varias las versiones sobre el rol del presbítero romano Valentín, considerado virtuoso y sabio que despertaba respeto entre los cristianos y paganos, un defensor de la fe cristiana y en contra la persecución que sufrían los seguidores de esta fe, quien fue condenado a muerte al no renegar a su convicción.

Entonces, el ejemplo de San Valentín debe inspirar la elección de los nuevos dirigentes, quienes ocuparán 300 sillas en la principal instancia política partidaria entre un Congreso y otro.

Se requiere de militantes, dirigentes de convicciones, practicante de la solidaridad y con vocación de servicio.

Al ingresar al Partido de la Liberación Dominicana se le exige aceptar y defender la teoría, principios, valores y objetivos partidarios, cumpliendo con los Estatutos, Programas, Reglamentos y Resoluciones.

Las exigencias con los compromisos de la organización con los miembros del Comité Central son mayores. Al formar parte de esta estructura de dirección asume las responsabilidades de dirigente con el encargo de dirigir un segmento del pueblo con la asistencia de otros líderes.

En este sentido las elecciones de este domingo son una gran oportunidad para volver a demostrar la fortaleza del Partido de la Liberación Dominicana.

Ha predominado en el desarrollo del Noveno Congreso del PLD un verdadero espíritu renovador, transformador que conducirá a una organización vigorosa, con la fortaleza necesaria para enfrentar los retos y desafíos y vencer las adversidades en la ruta hacia la reconquista del poder en las venideras competencias electorales.

Se hace preciso recordar a los dirigentes autorizados a votar , elegir acorde con los principios democráticos del PLD, cumplir con El Reglamento e Instructivo y que participar en medio de una pandemia obliga a ejercer el derecho al voto y retirarse del recinto para contribuir al éxito de una jornada sobre la cual se cifran grandes expectativas

Por: Redacción | 14 Feb 2021 | En:  Editorial
En el tramo final de un Congreso transformador

ntrando en el tramo final de la fase electoral del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), su Comisión Organizadora, que ha trabajado sin descanso, aprovechando el tiempo y adaptándose día a día a las circunstancias y retos de relanzar al Partido, ofrece una nueva muestra de transparencia, organización y disposición al trabajo.

Invitó a la representación de  medios de comunicación a la sede nacional del PLD para mostrarle el enorme taller informático en que se transformó su principal salón en donde se insertan las boletas y software para el voto de los electores el domingo 14 de febrero.

Se ha preparado un esquema técnico moderno, transparente, que garantiza el voto individual y secreto con un control  de calidad que certifica eficiencia y garantiza la sumatoria de los resultados totales y su transmisión  en tiempo prudente.

Mostrando lo que se hace al público, se presentaron también los números que describen el arduo trabajo que reafirman la democracia interna del PLD, colocándose nuevamente a la vanguardia del sistema de partidos.

En las elecciones de los nuevos 300 miembros estarán involucrados unos 6 mil miembros y dirigentes del PLD. Están convocados para ejercer el voto 164 mil 249 presidentes de Comités de Base, previa depuración de estos, entre los que se incluyen los miembros del Comité Central, los presidentes provinciales, municipales, de circunscripciones y de los Comités Intermedios, en todo el país.

Participarán 973 candidatos y candidatas por 110 plazas a nivel nacional y 190 a nivel local a la membresía del Comité Central.  Estarán habilitados 374 recintos electorales con 381 mesas para el voto electrónico.

Para las votaciones se ha previsto un protocolo sanitario y de distanciamiento que cumple a cabalidad con las disposiciones gubernamentales, razón por la cual no se permitirán más de 10 personas en cada mesa, en las que se dispondrá de materiales de desinfección para las manos, cumpliendo de esta forma con las medidas sanitarias correspondientes.

En medio de la tempestad que significa la pandemia Covid-19 y los virulentos ataques provenientes del Gobierno, del partido en el gobierno y de los grupos políticos de la oposición aliados al gobierno, se avanza al final de un Congreso transformador en el PLD, que pondrá a la principal fuerza política opositora  del país  en condición de enfrentar los desmanes e improvisación de una gestión que cada día se desdice de lo que prometió.

Resuena en los oídos de dominicanos y dominicanas el eco del cacareado “cambio”, que en verdad ha sido un recorrido   hacia atrás, en reversa, como dice el estribillo de la canción que alude la marcha de una guagua desvencijada y arruinada.

Por: Redacción | 08 Feb 2021 | En:  Editorial
El PLD es un partido mayoritario

El PLD es un partido mayoritario; quienes obtuvieron menos del 5 por ciento de los votos, no lo son.

Es a grandes rasgos las conclusiones de la decisión adoptada por la Junta Central Electoral al dar a conocer la Resolución 01-2021 sobre los criterios que serán tomados en cuenta para establecer el orden numérico en que los partidos deberán figurar en los documentos oficiales electorales y en los recuadros de las boletas y el Reglamento para la contribución económica del Estado.

Los criterios adoptados fueron en base a los votos válidos obtenidos de manera individual por cada partido político en los niveles presidencial, senatorial y de diputaciones en las elecciones del 5 de julio de 2020.

La declaratoria de mayoritarios a los partidos de la Liberación Dominicana (PLD) y Revolucionario Moderno (PRM) lleva consigo la asignación del 80% de la contribución económica del Estado, tras obtener de forma individual más de un 5% del total de los votos emitidos en las elecciones del pasado 5 de julio, tal y como lo ordena la Ley.

Es en ese aspecto que se presenta el absurdo del partido que, apenas alcanzando el 4.54 por ciento, pretende que se le reconozca como mayoritario, con los contradictorios argumentos del derrotado candidato presidencial, quien arguye inconstitucionalidad en la decisión de la JCE.

Se recuerda que una resolución anterior igual a la ahora adoptada, que favorecía a una de las agrupaciones que cargó su candidatura, la consideraba un triunfo de la razón y de la verdad, lo que a su juicio permitía que la boleta electoral fuera más plural.

La alianza de unos supuestos opositores con el Gobierno ha quedado desenmascarada, porque los números no mienten.

El mensaje está bastante claro son los números y la identificación de los electores que demuestran que el PLD sigue siendo una organización fuerte y que se consolida con la transformación que se impulsa en la amplia consulta que es su IX Congreso Ordinario.

Por: Redacción | 01 Feb 2021 | En:  Editorial
Un proceso democrático y participativo

Cumpliendo un riguroso cronograma, la Comisión Organizadora del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina del Partido de la Liberación Dominicana hizo pública la proclama de apertura del proceso electoral interno, se constituyó en Comisión Nacional Electoral, abrió las inscripciones para los aspirantes a miembros del Comité Central y en el fin de semana publicó de manera preliminar una lista de quienes se inscribieron para que los interesados puedan hacerle los reparos correspondientes.

Unos 946 dirigentes peledeístas se anotaron en principio para optar por una plaza en el Comité Central. El 24 por ciento de los inscritos son jóvenes y el 18 por ciento es de género femenino, una muestra de la confianza en un proceso transparente, democrático y participativo.

Un verdadero proceso transformador que adelanta el surgimiento de nuevos dirigentes, normas estatutarias acordes con los valores fundacionales del PLD, todo, al mismo tiempo, en consonancia con el contexto actual.

Una ardua labor de una Comisión Organizadora que ha trabajado sin descanso, aprovechando el tiempo y adaptándose día a día a las circunstancias y retos de relanzar al Partido en medio de la tempestad que significan la pandemia Covid-19 y los virulentos ataques provenientes del Gobierno, del partido en el Gobierno y de los grupos políticos de la oposición aliados al gobierno.

La transparencia se expresa en los resultados de un proceso ampliamente discutido, en el consenso mayoritario con que han sido adoptados y en que los dirigentes del PLD que compiten para pertenecer al Comité Central lo hacen en igualdad de condiciones.

Cada paso dado ha sido informado al Partido de manera oportuna, a los simpatizantes y a la ciudadanía para que fiscalicen el proceso en el que de manera directa o indirecta están involucrados, en razón de que el PLD es un patrimonio del pueblo.

Se vive en el PLD un momento trascendente en su historia en el que se ha demostrado un gran activismo, pese a los factores adversos, fortaleza, vigor y, lo más importante, unidad.

Por: Redacción | 25 Ene 2021 | En:  Editorial
Reinaldo: Un militante como lo ideó Juan Bosch

Las expresiones solidarias hacia Reinaldo Pared Pérez, secretario general del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), al describir su situación de salud y compartir las recomendaciones de los profesionales de la salud para que limite las actividades que le puedan generar estrés y tensión, demuestran la alta valoración que tiene en la sociedad.

La dirigencia nacional del PLD se pronunció, al igual que la dirigencia media y de base, lamentando la salida provisional de Reinaldo del ruedo partidario, quien informó que solo optará por una membresía pasiva en el Comité Central.

Cuánta sinceridad y franqueza en la comunicación enviada a sus compañeros y compañeras de organismo, el Comité Político del PLD, del cual es secretario general desde el 2001, con las sucesivas elecciones en los congresos VII y VIII.

Junto a su carrera a lo interno del Partido de la Liberación Dominicana, desarrolló con eficiencia funciones como regidor, diputado, senador de la República, presidente del Senado y como tal de la Asamblea Nacional.

La historia tiene el registro de la maestría y autoridad en el manejo y coordinación de la asamblea revisora de la Constitución que generó el texto constitucional de 2010, modificado posteriormente, teniendo de base un proyecto de su autoría.

Reinaldo, como humano al fin, tiene sus críticos; como político, sus adversarios, pero la ponderación a su actuación en la vida pública desde el ámbito partidario, opositor, profesional y del pueblo en general, que lo eligió con altísima votación su representante en el Congreso de la República, hablan de su bondad, espíritu solidario, hermandad, respeto y sobre todo de su compromiso.

Un fiel dirigente, disciplinado, preparado, democrático, participativo, honesto, afable, comprensivo, sincero, reflexivo, identificado con la armonía, cualidad a la que apeló contribuyendo así con la unidad partidaria, originaria de los triunfos electorales del PLD y su ejemplar obra de gobierno.

Reinaldo Pared Pérez, un militante como lo ideó Juan Bosch, se sinceriza y le dice al PLD que por ahora asume una militancia pasiva, como lo hizo en su momento el líder histórico del Partido, aunque nos esperanzamos de que el desarrollo de la ciencia de la salud y su voluntad y deseos de servirle a su pueblo generarán su pronta recuperación para contar con su experiencia y templanza en la necesaria preservación y consolidación de la principal obra política del maestro Juan Bosch: el Partido de la Liberación Dominicana”.

Reinaldo, te comprendemos, pero el país te necesita. Salud y pronta recuperación.

Por: Redacción | 18 Ene 2021 | En:  Editorial
La disciplina es un principio fundamental en el PLD

Desde su fundación, el Partido de la Liberación Dominicana ha sustentado su funcionamiento orgánico en principios, que de forma genérica se enumeran en sus Estatutos.

En las modificaciones estatutarias generadas en las deliberaciones del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina ese principio no ha sido la excepción, encontrando allí el detalle relativo al respeto a los métodos de trabajo y base teórica partidaria, el centralismo democrático, la unificación de criterios, a consulta a las bases y observar la disciplina partidaria, entre otros aspectos.

En la disciplina partidaria se garantiza que la minoría se subordina a la mayoría.

“El Partido reconoce y garantiza los derechos de todos sus miembros y de los organismos intermedios y de base a expresar sus posiciones a lo interno de la organización. Las decisiones democráticamente adoptadas por los organismos superiores son de obligatorio cumplimiento conforme al orden jerárquico”. Este principio ha sido ratificado en el Congreso en curso.

El concepto descrito se complementa habilitando el derecho a impugnar de acuerdo a la Constitución, las leyes adjetivas, los Estatutos, los reglamentos y las disposiciones disciplinarias.

En la disciplina está la base del principio esencial en que se sustenta el Partido de la Liberación Dominicana: La unidad, condición fundamental de su existencia.

Históricamente los procesos internos en el PLD han traído consigo transformaciones, mejoras, alternativas, relevos, pero también inconformidades y disgustos. Para unos y otros las decisiones adoptadas siempre se han acompañado de los mecanismos para encauzarse, como ha sucedido en el Noveno Congreso, coordinado y dirigido por una comisión organizadora que ha asumido el compromiso de la transparencia, la participación, la inclusión para dar paso a la anhelada transformación y fortalecimiento de la identidad partidaria.

Por: Redacción | 11 Ene 2021 | En:  Editorial
Principal compromiso para el 2021

El Partido de la Liberación Dominicana (PLD) cerró el traumático año 2020 informando al país de los resultados preliminares de la amplia consulta interna en el marco de su IX Congreso Ordinario, que lleva el ejemplar nombre de José Joaquín Bidó Medina, un íntegro dirigente, fundador de la organización.

Con las deliberaciones se ratificó la unidad del Partido como una condición fundamental de su existencia, la confirmación del boschismo como herramienta doctrinaria del peledeísmo, la reducción de diez a cinco años de militancia para aspirar al Comité Central, la limitación a dos períodos de cuatro años para los titulares de secretarías, la integración de los comités intermedios por recintos electorales, aunque habrá comités sectoriales y temáticos.

Para cualificar la militancia partidaria se decidió el Centro de Formación Política y Gestión de Gobierno, y con igual énfasis se determinó la creación de la Comisión de Justicia Electoral que actuará como tribunal interno.

Con el propósito de fortalecer la modernización de la organización ha quedado establecido que el PLD tendrá un formato de partido digital o electrónico, que permitirá realizar y gestionar en línea todos los procesos necesarios para la vida partidaria, estos puntos entre otras tantas resoluciones.

El camino emprendido en el PLD solo puede concluir en el progreso para todas las familias del país.

La transformación interna, que adelanta un impulso al desarrollo social y económico para cada dominicano y dominicana, tiene que ser asimilada por cada miembro, militante o dirigente y los compromisos asumidos deben llegar hasta las bases y el pueblo en general, de manera que también asuman los pasos dados y la renovación que se está gestando en el partido.

De lo que se trata es de que toda la ciudadanía perciba las transformaciones que cubre al PLD, garantía que tendrá el Partido para retomar las riendas del país. Es el principal compromiso de miembros y militantes para continuar siendo en este 2021 la principal fuerza opositora que levanta su voz crítica, defiende a las familias dominicanas de la violencia del Estado y promueve las garantías de derechos y bienestar ciudadano.

Por: Redacción | 03 Ene 2021 | En:  Editorial
Avances del PLD en la Navidad Covid

La Navidad, tiempo de celebración y encuentros, llega tras nueve meses de una pandemia que ha dejado y sigue dejando un duro impacto no solo en el ámbito de la salud sino también en lo social, económico y emocional.

Las celebraciones, con ligeras excepciones, se han organizado con prudencia, recordando al vecino, al amigo, al familiar cercano que perdimos.

Lo divertido de la época siempre ha ido de la mano de momentos reflexivos que nos presentan las oportunidades para aprender de nosotros mismos y crecer ante la adversidad.

Es lo que ha sucedido en las actuales navidades en el Partido de la Liberación Dominicana con el desarrollo de su IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina.

En dos meses y días la estructura partidaria se ha movilizado, sus organismos y órganos se han puesto en movimiento e introspección analizando en qué se ha fallado y los remedios correspondientes.

Los trece temas discutidos en los Comités Intermedios, en los Plenos Municipales, de Circunscripciones Electorales y Seccionales y en la Plenaria General Virtual han arrojado conclusiones que se asentarán en los Estatutos, nuevos Reglamentos y líneas políticas que marcarán la anhelada transformación y fortalecimiento de la identidad partidaria.

Reafirmar el boschismo como teoría oficial, ratificar la unidad de la organización como un principio fundamental, la apuesta del partido por la transparencia, garantizar que los directivos generales se dediquen a tiempo completo a las actividades partidarias y que acorde a los avances se asuma un formato de partido virtual, digital o electrónico, reafirman la identidad partidaria y quedan abiertas las puertas para la mejora y para confirmar la característica de organización moderna y progresista.

La entrega y dedicación de miembros y militantes, la certera conducción de una Comisión Organizadora equilibrada y representativa han hecho posible la reflexión autocrítica en el Partido de la Liberación Dominicana, que se encamina firme y seguro a retomar la ética y la mística, la formación en política de sus miembros, la disciplina y la consolidación de la democracia interna.

Por: Redacción | 28 Dic 2020 | En:  Editorial
Concluir la obra que inició Juan Pablo Duarte

Al igual que las 46 veces anteriores, el Partido de la Liberación Dominicana celebró con entusiasmo la fecha de su cumpleaño 47.

Diversas actividades se realizaron el 15 de diciembre pasado, en esta oportunidad respetando las disposiciones de las autoridades que procuran contener la propagación del coronavirus causante de la pandemia Covid-19, que azota el mundo.

Desde provincias y seccionales se reportaron actos conmemorativos de aquel momento en que se anunció el surgimiento de un nuevo Partido, teniendo al frente al profesor Juan Bosch, expresidente de la República.

En una asamblea de quienes pasaron a ser sus primeros dirigentes, la cual adoptó el carácter de Congreso Constitutivo, Juan Bosch trazó el objetivo fundamental de la organización política: “El PLD se propone terminar la obra que empezó́ Juan Pablo Duarte”.

Así ha sido. En el discurso pronunciado aquel domingo de diciembre de 1973, el Profesor Juan Bosch definió al PLD como instrumento, una herramienta para luchar por el desarrollo político y social de República Dominicana.

En el trayecto de 47 años, estando en la oposición o en el gobierno, el Partido de la Liberación Dominicana ha luchado por la libertad, por la justicia social, en procura del bienestar del pueblo dominicano.

Por igual en esos años de práctica política, junto al pueblo, hemos transitado por momentos difíciles, situaciones complicadas, teniendo siempre en cuenta el deber de luchar para hacer de República Dominicana un país donde predomine la justicia social y se haga realidad el lema partidario en el que predomina la vocación de servicio.

47 años cumplidos en medio de la gran calamidad que ha dejado la pandemia del Covid- 19, que ha dado la oportunidad a la población de reflexionar sobre la gran obra de los gobiernos del PLD en contraste con los desaciertos e improvisaciones de la presente gestión administrativa.

En el contexto de la celebración de este nuevo aniversario se realiza el IX Congreso Ordinario, con cuyo nombre honramos a José Joaquín Bidó Medina, uno de nuestros miembros fundadores.

El IX Congreso ha motivado una amplia y sincera consulta o revisión introspectiva que llevará al Partido a la transformación y la consolidación de su identidad que desde la misma formación trazara el profesor Juan Bosch al sostener que el PLD se construyó para terminar la tarea que dejaron el patricio y los demás trinitarios.

Las actividades del Congreso y las realizadas con motivo del 47 aniversario de la fundación del Partido de la Liberación Dominicana les dicen claramente al país y al resto del mundo que aquí estamos y aquí seguiremos, al servicio siempre de las mejores causas del pueblo.

Por: Redacción | 22 Dic 2020 | En:  Editorial
La desesperanza del cambio

Sin inmutarse el ministro de Educación respondió los miles de reclamos y quejas ciudadanas y de la opinión pública por las masivas cancelaciones de servidores del sistema educativo dominicano.

Son desvinculaciones rutinarias, algo que ocurre en todos los gobiernos, ha dicho el flamante ministro, tratando de restar impacto a lo que la Ley llama desvinculaciones, pero que en los casos denunciados son verdaderos abusos.

Las asociaciones de padres y amigos de la escuela, las centrales sindicales, los partidos políticos, las asociaciones de servidores públicos y las comunidades en general han coincidido en presentar la imprudencia y falta de humanidad de quitar el sustento a miles de vigilantes, secretarias, porteros, empleados de mantenimiento, conserjes, digitadores y otros.

En las redes sociales y medios de comunicación se presentan los casos de empleados separados en trámites de pensión, mujeres en estado de embarazo, enfermos, aislados o ingresados por el virus COVID-19, en fin una lista extensa de casos con limitaciones que el ministerio tilda de “botellas”, término peyorativo que se aplica en nuestro país a quien no trabaja.

En realidad la desvinculación de aproximadamente 22 mil servidores públicos de las escuelas, entre los meses de noviembre y diciembre, es un hecho que atenta contra la supervivencia de miles de familias que hoy no tienen cómo suplir sus necesidades básicas.

Resuena en los oídos de las dominicanas y de los dominicanos el compromiso del ahora jefe de Estado en campaña de que ningún empleado público que cumpliera con su trabajo, sin importar las banderías políticas, iba a ser cancelado. Todo lo contrario ha sucedido en el Ministerio de Educación.

De manera humillante los cesanteados son llamados en grupo para notificarles el despido, acción reprochable e indigna que se pretende justificar con descalificaciones a la persona o esgrimiendo que se trata movimientos rutinarios.

Estos hechos demuestran hacia dónde nos conduce el tan cacareado cambio: al irrespeto, el incumplimiento de los compromisos, a la intranquilidad, y a la desesperanza en momentos en que se vive una tragedia sanitaria y económica mundial.

Por: Redacción | 14 Dic 2020 | En:  Editorial
Irreparable pérdida

Es una pérdida irreparable para el Partido de la Liberación Dominicana y para el país el fallecimiento de César Prieto.

Un funcionario entregado, un defensor de las mejores causas, con una trayectoria de honestidad y laboriosidad a toda prueba.

Afable, sencillo, aunque firme y vehemente en la defensa de su causa, la del Partido de la Liberación Dominicana.

En vida confesó que su ingreso al PLD y el conocer al Profesor Juan Bosch dieron sentido a su vida.

Muy joven se abrazó al boschismo, teniendo el privilegio de recibir directamente las enseñanzas del gran maestro por la cercanía que tenía con él.

Su familia sentó raíces en el Partido de la Liberación Dominicana al que dedicó horas de sacrificio y trabajo constructivo que contribuyeron a la fortaleza partidaria, de la cual era un celoso centinela.

Pese al odio, el rencor, las infamias que propalaron algunos indolentes por las redes sociales con motivo de la acción que tomó César Prieto al dar fin a su vida, queda el recuerdo de un militante fiel, un joven entregado, que se hizo adulto cumpliendo con los postulados peledeístas de la solidaridad y el servicio a los demás.

El impacto de la noticia de la repentina muerte de César Prieto, la congoja en la población, la solidaridad mostrada en su velatorio y sepelio confirman la grandeza y nobleza de un ser humano honrado, íntegro, decente, comprometido con las mejores causas de su pueblo, buen amigo y excelente militante político.

Descansa en paz, compañero César.

Por: Redacción | 05 Dic 2020 | En:  Editorial
Vulnerando la Ley de Leyes

Al cumplirse los primeros cien días que tradicionalmente se otorga en nuestro país a los gobiernos, el Partido de la Liberación Dominicana rompió el silencio luego de soportar durante tres meses y algo acusaciones infundadas, insultos y provocaciones, presentando la cruda realidad que se vive en República Dominicana caracterizada por la indolencia de una gestión de inexpertos en la que las incoherencias son predominantes. Un gobierno elitista que se preocupa solo por los intereses del sector que, entiende, representa.

En rueda de prensa el Comité Político, junto a los congresistas peledeístas, fijó la posición de la dirección partidaria, con un claro mensaje de oposición responsable y crítica constructiva.

En ese sentido, la dirección del PLD advirtió sobre la rápida degradación de nuestras instituciones, lo que se manifiesta de distintas formas.

El gobierno, con la ayuda de cuestionadas alianzas, no duda en violar leyes, forzar procesos y degradar las instituciones, como muestra, el irrespeto a leyes y preceptos constitucionales.

El gobierno asestó un duro golpe a la democracia escogiendo de manera unilateral a la Junta Central Electoral, ignorando al primer partido opositor y a diferentes sectores que sugirieron el consenso para conformar el órgano de comicios.

Asimismo, en franca violación a la Constitución el Senado seleccionó a uno de sus integrantes como representante de la segunda mayoría política que no pertenece a un bloque de partidos diferente al del presidente del Senado, ni tampoco tiene la calidad de la representación de la segunda mayoría política, como se ordena en la Ley Sustantiva.

Se transgredió la Ley al designar en la administración de acueductos locales a profesionales del derecho, pese al mandato legal que dispone que deben ser ingenieros, tal y como lo ha denunciado el CODIA.

Al rosario de acciones que degradan instituciones y vulneran leyes, sumamos ahora la iniciativa de un presumido congresista, aprobada en el hemiciclo, de invitar al presidente de la Suprema Corte de Justicia y a los demás miembros del Consejo del Poder Judicial para que acudan a sesión.

Sin duda alguna es una vulneración de la Carta Magna porque se está ante una clara interferencia de una de las ramas del legislativo en el Poder Judicial, que como los demás poderes es independiente en el ejercicio de sus funciones.

Un olímpico irrespeto a las leyes y una progresiva degradación de las instituciones que indican con claridad que en ese aspecto de la vida nacional no se anda bien.

Por: Redacción | 01 Dic 2020 | En:  Editorial
Con experiencia para hacer frente a las mezquindades

Los primeros cien días de gobierno marcan el comportamiento de un nuevo proyecto político en la administración pública, lo que representa ante la población una primera impresión de lo que se pretende hacer y cómo funcionará el nuevo estilo de gestión.

Se ha hecho costumbre desde las primeras tres décadas del pasado siglo otorgar en los sistemas democráticos los primeros cien días para que las nuevas autoridades puedan presentar sin inconvenientes sus credenciales.

Mientras los gobiernos que se estrenan deben acogerse a un plan de acción que busque producir efectos políticos concretos y sintonía con la población que le respaldó en la consulta cívica en que obtuvo ganancia de causa, la oposición política, como ha procedido el Partido de la Liberación Dominicana en esos cien días, se torna reservada, quizás conservadora, para dar oportunidad de actuación a las nuevas autoridades.

Los objetivos de los primeros días de gestión deben asegurar el compromiso de transformación hacia los ciudadanos y comenzar a cumplir las promesas hechas en la campaña electoral.

Se vendió una propuesta de cambio del que aún no se ven señales mínimas; por el contrario, la improvisación ha predominado en las ejecutorias públicas, que denotan desconocimiento, impericia e incompetencia.

En ese sentido, son muchos los desatinos, descuidos y torpezas en que se ha incurrido desde las diferentes instancias del Gobierno, los cuales son temas de comentarios del día a día en los diferentes núcleos sociales y han generado el rechazo de la población y el retiro temprano de las adhesiones conseguidas en la campaña.

Precisamente, el rechazo a las iniciativas y las inconformidades expresadas por la ciudadanía son las que llevan a los mercadólogos al servicio del gobierno a recomendar, conjuntamente con el aliado que ha recibido los favores políticos, el ataque sistemático al Partido de la Liberación Dominicana en procura de disminuirlo.

Una estrategia de dos contra uno que el Partido de la Liberación Dominicana tiene la experiencia acumulada para enfrentar y derrotar, con fortaleza y determinación.

Ante los abusos y las mezquindades el Partido de la Liberación Dominicana responderá de lo simple a lo complejo, mientras se fortalece en el proceso introspectivo de su IX Congreso Ordinario, con una militancia activa que confía en su transformación.

Por: Redacción | 23 Nov 2020 | En:  Editorial
El Congreso fortalecerá la identidad del PLD

En la semana en curso avanzamos al segundo mes del desarrollo del IX Congreso Ordinario José Joaquín Bidó Medina, que celebró el 11 de octubre su Plenaria de Apertura con un majestuoso acto en el Pabellón de Voleibol del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte en el Distrito Nacional.

Desde antes, la Comisión Organizadora, estructurada por el Comité Central el 4 de octubre, reunida en sesión permanente organizó el acto de apertura, dirigió los trabajos de las comisiones temáticas y continúa en la semana en curso con la ejecución de un plan de asambleas regionales y provinciales con excelentes resultados.

Los comisionados han peinado el país con informaciones precisas sobre el evento. En cada lugar han recibido de los dirigentes municipales y provinciales del Partido el diagnóstico de la situación partidaria y el avance en las deliberaciones de los temas.

Encuentros interactivos entre la dirigencia del Partido, representada en la Comisión Organizadora y la dirigencia local en toda la geografía nacional.

El mensaje de la inclusión ha llegado al más alejado rincón de República Dominicana, como única organización con equipos en todo el país.

El llamado es reiterativo a que se toquen las puertas de los compañeros y las compañeras y que se escuche también la opinión de los amigos, de los relacionados y de las mujeres y hombres del pueblo con admiración hacia el PLD.

Al tocar puertas se averiguan las razones por las que un afiliado no pudo ir a una sesión de trabajo y se le invita a integrarse y hacer sus aportes, porque para transformar el Partido se requiere la opinión de todos y todas.

Las expectativas son favorables. Los debates en todas las comunidades, partiendo de propuestas temáticas, objetivas, bien elaboradas, consensuadas, ayudarán a que se cumplan los objetivos transformadores propuestos.

Asimismo se da como un hecho el fortalecimiento de la identidad del Partido de la Liberación Dominicana al finalizar el Congreso, pues somos partido político con ideología definida y claridad programática, teniendo de guía el Boschismo y el servicio y entrega al pueblo, al que nos debemos y agradecemos su respaldo.

Por: Redacción | 16 Nov 2020 | En:  Editorial